Tiempo en Capital Federal

29° Max 21° Min
Muy nuboso
Muy nuboso

Humedad: 44%
Viento: Nordeste 26km/h
  • Domingo 15 de Diciembre
    Cubierto con lluvias20°   24°
  • Lunes 16 de Diciembre
    Cubierto con lluvias20°   26°
  • Martes 17 de Diciembre
    Nubes dispersas20°   28°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

El Obelisco cumple 80 años

La obra de Alberto Prebisch se inauguró el 23 de mayo de 1936 en el lugar donde se había izado por primera vez la bandera nacional

Por Juan Pablo Csipka
Email This Page
Buenos_Aires_-_San_Nicolás_-_Construcción_del_Obelisco

En los años 20 del siglo pasado, la ciudad atravesó un fuerte recambio urbanístico, cuyo epicentro fue la ampliación de la avenida Corrientes. Casi al mismo tiempo se comenzó a construir la avenida 9 de Julio. En el cruce de esa nueva Corrientes se hallaba la iglesia de San Nicolás de Bari, que fue demolida para poder facilitar la obra de 9 de Julio. En la torre de esa iglesia se había izado por primera vez de forma oficial, en 1812, la bandera nacional. ¿Con qué reemplazar esa iglesia en un lugar histórico?

Así comenzó la discusión que derivó en la construcción del Obelisco, uno de los símbolos más representativos de Buenos Aires. La obra, que generó numeroso rechazos en un principio, fue una iniciativa del intendente porteño Mariano de Vedia y Mitre, durante la presidencia de Agustín P. Justo. El responsable de la obra sería Alberto Prebisch, diseñador  del teatro Gran Rex y uno de los mayores exponentes de la arquitectura modernista.

157 obreros contratados por la Compañía General de Obras Públicas tardaron 31 días en erigir el monumento de 67 metros. El 20 de marzo de 1936 comenzaron las obras: la ciudad que se pretendía la París de América del Sur se vio emparentada con la París original medio siglo después de la polémica por la construcción de la Torre Eiffel, otro símbolo irremplazable.

Al tiempo que se construía el Obelisco, también se desarrollaba la línea B de subterráneo. La coincidencia favoreció la construcción del Obelisco. Fue más accesible la colocación de los cimientos sobre los túneles formándose la base de hormigón de 20 metros de lado y 1,50 metros de altura sobre vigas de 1,80 metros de alto apoyadas en los costados sobre zapatas del mismo material.

Durante los 31 días que duró la obra, hubo que lamentar una tragedia: José Cosentino, un obrero de origen italiano, cayó en una de las bóvedas del cimiento y murió.

Así se llegó al 23 de mayo de 1936, cuando el intendente De Vedia inauguró el Obelisco en la actual Plaza de la República.

Con todo, aun faltaría para que el Obelisco se asentara en el sentimiento de los porteños. La noche del 20 de junio de 1938, luego de un acto al que concurrió el presidente Roberto Ortiz, hubo desprendimientos en los revestimientos de piedra, que cayeron allí donde horas antes había estado parado un grupo de escolares por el Día de la Bandera. Así fue como se dio el debate en el Concejo Deliberante un año más tarde: por 23 votos contra 3 se aprobó la demolición del Obelisco. Arturo Goyeneche, el intendente de aquel momento, vetó la ordenanza y nunca más hubo intentos por quitar el Obelisco de su emplazamiento

Allí sigue, con las inscripciones en sus cuatro frentes, recordando las dos fundaciones de Buenos Aires, el izamiento de la bandera en 1812 y la ley de federalización de 1880, que convirtió a la ciudad en capital de la República. Pasaron las décadas y es una postal de Buenos Aires. Siempre que hay un festejo, allí va la gente.Y es el lugar elegido para actos políticos, como en los multitudinarios cierres de campaña de 1983. Es un punto de encuentro en pleno centro porteño. Ningún turista pierde la oportunidad de sacarse una foto con el Obelisco de fondo. No es posible imaginar una postal de Buenos Aires sin su imagen en el cruce de la avenida que nunca duerme con la avenida más ancha del mundo.

DZ/JPC

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario