Tiempo en Capital Federal

26° Max 17° Min
Muy nuboso
Muy nuboso

Humedad: 61%
Viento: Nordeste 25km/h
  • Miércoles 2 de Diciembre
    Cubierto con llovizna21°   28°
  • Jueves 3 de Diciembre
    Nubes dispersas19°   27°
  • Viernes 4 de Diciembre
    Muy nuboso con lluvia18°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Muestras de la Bienal Sur en el Museo de la Inmigración

El Museo de la Inmigración es el km 0 de la Bienal de Arte Contemporáneo de América del Sur (Bienalsur). Desde allí se desarrollan acciones en los cinco continentes.

Email This Page
bienal
Destacados artistas de todo el mundo tomaron con sus obras el porteño Museo de la Inmigración, donde la Bienal de Arte Contemporáneo de América del Sur (Bienalsur) estableció el kilómetro cero de una serie de acciones que desarrolla en los cinco continentes, y exponen hasta diciembre una quincena de muestras que pueden recorrerse en forma gratuita y reúnen a autores diversos, desde León Ferrari hasta el checo Harun Farocki.
“Arte para pensar la nueva razón del mundo”, un crítica al neoliberalismo realizada con obras de la colección de arte contemporáneo del Museo Reina Sofía de Madrid, es la propuesta mayor de Bienalsur en el antiguo Hotel de inmigrantes, y reúne obras que van desde los estadounidenses Zoe Leonard y Allan Sekula, pasando por los españoles María Ruido, Pedro Romero y Joaquim Jordá; hasta la australiana Inés Djoujak.
Curada por Manuel Borja-Villel, Cristina Cámara, Beatriz Herráez, Lola Hinojosa y Rosario Peiró la la exposición «reflexiona sobre el neoliberalismo como una racionalidad que supera lo económico y afecta la vida personal, un territorio autónomo que marca nuestra vidas basado en la competencia y trasciende geografías», explicó a Télam Cámara.
Esta exhibición «es una especie de extracto de una muestra mayor presentada en 2016 en el Reina Sofía -agregó Hinojosa-. Los artistas seleccionados cuestionan la contemporaneidad en los últimos 20 años, un periodo lo suficientemente amplio para vislumbrar qué procesos político-sociales se han producido y cómo los artistas reaccionan y funcionan ante esas realidades».
«La muestra original tenía nueve ejes de los que seleccionamos tres: globalización; crisis del Estado nación o ficciones políticas; y modernidad y colonialismo», puntualizó Cámara, lo cual se hizo «teniendo en cuenta el contexto argentino, el valor simbólico del antiguo Hotel de Inmigrantes y sus vistas: por un lado el río y por el otro el centro financiero».
Los curadores trabajaron sobre las situaciones narradas por los artistas y las situaciones vividas en Argentina desde finales de los 90 a la actualidad, como la crisis socio-económica de 2001 o las reflexiones surgidas en el marco de los 500 años de la conquista española en América.
«Quisimos marcar hitos históricos y 2001 fue una fecha clave debido a acontecimientos de carácter aparentemente local, como pudieron ser el 11-S o la crisis argentina, que tuvieron su correlato en la crisis financiera internacional de 2008 y que nosotros leímos como un laboratorio de ideas sobre el neoliberalismo», señaló Hinojosa.
En este contexto, la muestra que reúne a una veintena de artistas incluye los trabajos del «Taller popular de serigrafía», un colectivo argentino que tomó la calle en el contexto de asambleas y movimientos populares espontáneos.
Así como «1492-1992. V centenario de la conquista», la obra de León Ferrari que formó parte de una muestra en el Reina Sofía titulada «Principio Potosí», en la que el argentino «invitaba a artistas contemporáneos a enfrentarse a pinturas coloniales para cuestionar cómo en los procesos de colonización es en donde se fundamenta la modernidad y la idea de acumulación de la riqueza», explicó Hinojosa.
A lo cual se suman los alemanes Alice Creischer y Andreas Siekmann, que trabajaron en 2004 con obreras de la fábrica textil recuperada Brukman: «Es muy interesante ver cómo -a través de la costura de retazos de las telas con las que trabajaban- logran vincular, de forma muy premonitoria a mi entender, lo ocurrido en Argentina con lo que ocurriría luego en los mercados europeos y asiáticos», concluyó Hijnojosa.
El escenario que se vislumbra en avenida Antártida Argentina 1355 es diverso y se reconfigura en cada nivel del edifico, desde la reproducción gigantesca de una batata que el colombiano Iván Argote en la planta baja; hasta la videoinstalación de la alemana Hito Steyerl que en el antiguo salón donde merendaba los inmigrantes reflexiona respecto a si la producción masiva de arte tiene la misma capacidad de cambiar el mudo que la producción masiva de armas.
En el camino, las “Ventanas” del binomio suizo-brasileño Riedweg-Dias funden el paisaje exterior de esa zona portuaria con los interiores del antiguo Hotel de Inmigrantes, construido a principios de siglo pasado para recibir y orientar a los migrantes venidos desde el otro lado del Atlántico; y en los jardines una placa donde se lee «Dios es inmigrante» corona un monumento de mástiles y cruces realizado por la rosarina Mariana Tellería.
«Esto que parecía posible lo hicimos gracias a que haber crecido y militado en este país nos dio una idea del mundo y de lo que tiene que ser Argentina en el mundo», dijo Aníbal Jozami, director de Bienalsur y rector de Universidad Nacional de Tres de Febrero (Untref), que organiza el inédito proyecto, al inaugurar el capítulo del hotel de los Inmigrantes.
En tanto que Marlise Ilhesa, asesora general de la bienal que se desarrolla hasta diciembre en forma simultánea en 36 ciudades, desde Buenos Aires a Tokio, remarcó el valor del emblemático espacio, que puede visitarse de martes a domingos de 11 a 19, «como un símbolo de inclusión cultural» y «reconocimiento de la diversidad y de la diferencia».
Bienal Sur. Hasta diciembre. Museo de la Inmigración. Retiro, entre la Dirección Nacional de Migraciones y Buquebus. Tel: 011 4893-0322
Fuente Télam
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario