Tiempo en Capital Federal

31° Max 24° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 49%
Viento: Nordeste 27km/h
  • Viernes 29 de Enero
    Cubierto20°   28°
  • Sábado 30 de Enero
    Cubierto con lluvias20°   26°
  • Domingo 31 de Enero
    Cubierto con lluvias20°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

El Ministerio de Gobierno para un armador peronista de pura cepa

Macri necesita alcanzar rango nacional para el 2015 y Monzó tiene experiencia en arrimar voluntades.

Por Franco Spinetta
Email This Page

Política y armado electoral. La gestión del peronista Emilio Monzó será absolutamente estratégica. Mauricio Macri delega la construcción electoral de su partido en un hombre que supo hacer buenas migas con lo más variado del peronismo. Intendente bajo la bandera del PJ, diputado bonaerense por el kirchnerismo, funcionario del gobernador Daniel Scioli, armador de Francisco de Narváez. El derrotero de un peronista que no deja casillero sin marcar.

Antes de sumarse al PRO, Monzó fue intendente de la localidad bonaerense de Carlos Tejedor entre 2003 y 2007. Ese año obtuvo una banca de diputado provincial como miembro del Frente para la Victoria. En 2008, luego del conflicto con el campo, Scioli lo designó al frente del Ministerio de Asuntos Agrarios, cargo que abandonó en septiembre de 2009 luego de afirmar que los Kirchner tienen «un proyecto de concentración económica que perjudica al interior».

En aquel entonces, como muchos miembros del oficialismo, pasó a engrosar las filas legislativas de Francisco de Narváez en Unión PRO, donde también se desempeñó como coordinador y armador del partido. La relación terminó muy mal con el «Colorado», luego de que éste lo dejara plantado en Bahía Blanca con cientos de dirigentes bonaerenses para sacarse una foto con Julio Cobos en Trenque Lauquen. La desintegración de Unión PRO lo condujo naturalmente al espacio macrista.

¿Cómo construir sin el peronismo opositor? Macri parece haber encontrado en Monzó una respuesta a esta pregunta que lo desveló hasta el 23 de octubre, cuando Cristina Kirchner hizo añicos las aspiraciones de un peronismo que se denominaba Federal. Ahora, Monzó se encargará de reordenar las relaciones con las estructuras del interior y deberá ganarse la confianza de dirigentes de distinto signo que estén dispuestos a pegar el salto hacia las filas macristas. Referentes del PJ en las provincias, intendentes y concejales enfrentados a la cúpula de la UCR, desencantados de la Coalición Cívica e independientes están en la mira del PRO.

La pantalla, claro, será el flamante Ministerio de Gobierno, en el que trabajará rodeado de funcionarios que responden a Mauricio Macri, como el ex presidente de la Comisión de Presupuesto de la Legislatura, Álvaro González, quien se desempeñará en la Subsecretaría de Gobierno. Su principal función será la relación del Ejecutivo con la Legislatura. En tanto, Marcelo Daletto -que acompañó a Monzó en Asuntos Agrarios- ocupará la Subsecretaría de Asuntos Federales, que se encargará del vínculo de la Ciudad con provincias y municipios.

El Ministerio contará además con una Subsecretaría de Asuntos Políticos, que se ocupará de la reforma política y electoral de la capital (ley electoral, voto electrónico) y de la relación con la Nación y el área Metropolitana. El encargado será Nicolás Ducoté, que hasta hace poco coordinaba los equipos de De Narváez. En su agenda figuran también el traspaso a Ciudad de las tierras del Onabe y la creación de un ente tripartito, compartido por Nación, Ciudad y la Provincia, donde discutir temas pendientes entre las tres jurisdicciones: seguridad, transporte, salud y basura. Una función de alto voltaje político.
El PRO apuesta a las fluidas relaciones de Monzó, quien -además de cenar una vez por semana en La Stampa con algunos miembros del gabinete de Scioli- asegura tener diálogo con dirigentes de primera línea del gobierno nacional, como Amado Boudou (compartieron militancia en la Ucedé), Diego Bossio y Florencio Randazzo.

En el Ministerio funcionará una escuela de gobierno, dirigida por el legislador Ezequiel Fernández Langan, hombre de Marcos Peña. «El objetivo es formar dirigentes, cuadros políticos y líderes comunitarios; habrá investigaciones sobre políticas públicas y estará abierta al público y a todos los espacios políticos», asegura una fuente.

 

DZ/sc

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario