Tiempo en Capital Federal

14° Max 9° Min
Nubes dispersas
Nubes dispersas

Humedad: 48%
Viento: Sureste 20km/h
  • Martes 22 de Septiembre
    Cubierto10°   17°
  • Miércoles 23 de Septiembre
    Cubierto13°   18°
  • Jueves 24 de Septiembre
    Cubierto14°   19°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Tachas y letras: Cátedra de heavy metal en la UBA

Evitando el Ablande es un seminario sobre cultura metalera que organizó la Facultad de Filosofía y Letras y fue dictado por docentes del palo. Hubo invitados como Iorio y discusiones pasionales.

Por Juan Relmucao
Email This Page
Heavy UBA

Los muchachos que van a vernos ven personas de la edad de su papá que tienen a sus muchachitos que son más chiquitos que ellos”, dijo Ricardo Iorio en una de sus interpelaciones hacia la joven marea que hace de Almafuerte la nave nodriza del metal criollo. Hoy, a través del Grupo de Investigación Interdisciplinaria del Heavy Metal Argentino, el género tiene un espacio para ser debatido: Evitando el Ablande, un seminario  dictado por docentes del palo.

Ya desde el título la cursada cava sus trincheras epistemológicas: Evitando es un disco emblemático de una banda emblemática: Hermética. Por si no bastara, el tótem alrededor del cual se arma el seminario es el factótum de ese disco y líder de Almafuerte, Ricardo Iorio.

Ya sea como fundador de V8, primer grupo metalero de la Argentina, hacedor de Hermética, la expresión más contundente del heavy nacional o actual cantante del grupo pesado más popular del país, la vida de Ricardo I es también la vida del metal. O al menos así lo sostiene el coordinador del curso, Emiliano Scaricacciotolli, rotundo metalero docente de Teoría Literaria III: “La referencia más importante siempre va a ser Iorio –cauteriza–. Por todo lo que hizo en la fundación del género con V8 y en el estado actual del heavy metal con Almafuerte, es el Alfa y el Omega. Después hay grandes autores, como Gustavo Zabala (Tren Loco), Osvaldo Civile (V8, Horcas), Beto Zamarbide (V8, Logos) y un montón de grupos, como Arpón o Serpentor. Pero para entender lo que pasa en el heavy hay que empezar con Iorio. Su figura es insoslayable”.

Un trompa extranjero

¿En qué aristas se puso el foco? “Hay patrones temáticos en el metal que tiene que ver con el género, la subcultura y la territorialidad –destaca Emiliano. Trabajar las letras es trabajar una poética. Nos interesa ver qué sujetos sociales aparecen. La enfermedad es otro tópico dentro de las letras, la crisis, las palabras trabajador, obrero; se remite a sujetos sociales y se los recategoriza”. El corpus teórico eran versos como  “a ganarse un hueso como changarín / de un trompa extranjero que compra el país / y lo derrite después / haciendo al pibe que estibe” (“El pibe tigre”, Almafuerte, Iorio) o “llegaron pateando tiraban tiros/ infierno cercano se lo vio venir / buchones comprados por policías / brigadas adictas al gobernador” (“Judas de oficio”, Malón; O’ Connor).

Entre otros highlights, la cursada contó con la participación de Gustavo Zabala (Tren Loco) y Miguel Oropeza (Kamikaze), invitados para enriquecer una discusión que a veces –cosas del heavy– se ponía áspera. “Lo que pasó desbordó nuestras expectativas. Tengo clases de materias regulares en las que no se discute con la pasión con la que se debatía en este seminario”, aseguró el coautor de Las letras de rock en Argentina (Colihue). Para Scaricacciotolli “del otro lado surgió un deseo de intervenir muy fuerte y se generaron clases súper dinámicas”.

Ayudó la modalidad de la clase: rondas de debate, horizontalidad, discusiones que podían traer cualquiera de los 40 inscriptos, universitarios o no.

Con la primera edición del seminario concluida y la seguridad de repetirlo en 2016, el Grupo de Investigación del Heavy no descansa. Quienes deseen  incorporarse a sus actividades pueden hacerlo vía Facebook. Todo sirve para garantizar que la música nacida clandestina y hecha con color y temática propia de cada región donde se asentó perdure. O para que, como pide el Alfa y el Omega en una de sus estrofas, el “sentimiento criollo no se eche a perder en las inmensidades”.

Desde Dragonauta, banda con 15 años en la ruta, saludaron el curso y remarcaron que es gran oportunidad para “poder desenterrar muchísimas bandas de los 80 que grabaron algún casete y nunca fueron reeditadas”. El guitarrista de “Drago”, Alejandro Gómez, hizo una salvedad que aporta a la reivindicación de la condición outsider del género: “Cuando éramos chicos, el metal estaba debajo de las piedras; conseguir alguna novedad era una hazaña. Tenía que ver con lo prohibido: el pelo largo, los cintos de balas, las tachas, buscar lo más extremo, un mundo de fantasía con el que te sentías identificado porque eras un outsider: odiabas a tus compañeros, a la TV, a todo. Tenías 14 años y tenías que rebelarte ante lo que se paraba enfrente. Si todo esto hubiese sido aceptado y debatido en la escuela, Iglesia o la TV, yo hubiese terminado escuchando a John Cage”.

DZ/dp

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
Comentarios (1)

Deja tu comentario