Tiempo en Capital Federal

20° Max 13° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 58%
Viento: Nordeste 20km/h
  • Domingo 25 de Septiembre
    Cubierto14°   18°
  • Lunes 26 de Septiembre
    Cubierto14°   21°
  • Martes 27 de Septiembre
    Parcialmente nuboso con lluvias15°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 24/09/2022 15:49:59
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

El Mamba: desafío a las pupilas

El Museo de Arte Moderno inauguró nuevas muestras que proponen distintas maneras de pensar la percepción.

Por Julia Villaro
Email This Page
Hasper mamba

Unas pupilas bien activas necesitará el espectador que se acerque al Museo de Arte Moderno de Buenos Aires para visitar las muestras e instalaciones que inauguró hace unas semanas el museo y que –de diferentes modos– proponen distintas maneras de pensar la percepción.

Desde la mismísima puerta de entrada, Contacto, la estructura de caños y maderas realizada por Luciana Lamothe y situada en el centro de la recepción, nos pone en jaque. Suerte de andamio de una construcción inexistente, la instalación desorienta al visitante que –acostumbrado a esquivar las mismas monstruosas estructuras en la calle– la vislumbra desde la vereda.

Obturando el espacio amplio del ingreso, lo que Lamothe modifica es la actitud misma del visitante. Bien sabe que el contacto establecido entre las obras y el espectador, emerge siempre del contacto planteado previamente con el espacio que las contiene.
Gramática del color se llama la muestra panorámica de Graciela Hasper que está en la planta baja y que establece un recorrido de veinte años de producción de la artista: un camino de tonalidades brillantes y estridentes en las que el color es el protagonista y las formas –sinuosas pero perfectas, orgánicas pero mesuradas– su modo de pensarlo: para Hasper el color es la otra ruta, la secundaria, la de la intuición que habita por debajo de cualquier pensamiento racional que la estructure.

Acaso sea esa la razón por la cual los rojos secos y carentes de forma de sus esmaltes sobre placas de vidrio, funcionan casi como un revés de la euforia tonal del resto de las obras. Si como plantea la misma Hasper “todo artista abstracto tiene un tema con el pensamiento místico, lo absoluto y la nada” es entre esas placas de vidrio que, como en una ascesis, la artista intenta atrapar al color puro. La muestra se puede ver hasta el 20 de enero.

Preocupaciones similares pero resoluciones bien diferentes plantea Karina Peisajovich con su instalación El aire tomará esta forma. Y es que si bien sus puntos de partida -“percibir el color en su absoluta desnudez”- resisten relaciones, su propuesta no es material sino ambiental: en una sala casi desnuda, Peisajovich baja las luces de la sala casi por completo y el espectador entra en un espacio en el que no percibe visualmente ni siquiera su propio cuerpo.

En un mundo aturdido por la omnipresencia de las pantallas, donde la oscuridad se parece tanto a la soledad del alma, la artista nos invita a transitar ambas, dándole a una pupila exhausta tiempo de que se abra –como una flor– a los cambios sutiles de las luces de la sala. Buscando hacer visible lo invisible –el color sin materia–, Peisajovich muestra al más esquivo de los espectros de la vida contemporánea: la espera, que demanda tiempo, para que las cosas sucedan naturalmente. Se puede visitar hasta el 12 de enero.

¡A recorrer!

Dónde: 

Mamba: Av. San Juan 350. Tel 4342 – 3001. Martes a viernes de 11 a 19. Sábados, domingos y feriados de 11 a 20. Lunes cerrado. Entrada $5. Martes gratis.

DZ / fs

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario