Tiempo en Capital Federal

21° Max 14° Min
Muy nuboso
Muy nuboso

Humedad: 74%
Viento: Nordeste 14km/h
  • Lunes 27 de Septiembre
    Cubierto con lluvias14°   17°
  • Martes 28 de Septiembre
    Cubierto con lluvias14°   17°
  • Miércoles 29 de Septiembre
    Parcialmente nuboso15°   19°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

El libro de pases y la histeria Macri-Massa

Los últimos movimientos en el Frente Renovador y el PRO dan cuenta de un acuerdo que lleva más de dos meses de vida y que no es novedad.

Por Laura Mendoza
Email This Page
macri_massa

 

La nueva estrella del firmamento electoral, el duhaldista Sergio Massa, no lo admite públicamente, pero la verdad es que el “voto útil” antikirchnerista al que se aferra Mauricio Macri para justificar su estrategia en la provincia de Buenos Aires, llevó al jefe de Gobierno a sellar un acuerdo no escrito, no institucional, pero de conveniencia mutua, con el exitoso intendente de Tigre. Un acuerdo que lleva más de dos meses de vida y que no es novedad.

Basta con echar un vistazo a las listas y a los últimos movimientos del Frente Renovador y del Pro. Los más obvios han sido los apoyos a Massa de dos intendentes que venían jugando dentro del corralito de alianzas febrilmente trabajadas desde el partido amarillo: Jesús Cariglino y Gustavo Posse. El tercero en este triángulo, el primo Jorge, de Vicente López, resultó ser el más osado: se fue con Massa y hasta llegó a proponer una interna abierta en los intendentes de la Ciudad y de El Tigre para 2015, la meta más largamente acariciada por el ingeniero, iniciativa a la que el propio ingeniero apenas le puso cara de nada.

En medio de este panorama de pases a veces escandalosos, como el del ex árbitro Javier Castrilli quien desde la lista de De Narváez saltó a la nada, pero al cobijo de Massa, los hechos y no las versiones comienzan a delinear un bloque en común. A saber: el acuerdo entre ambas fuerzas se consagró primero en las listas del FR atestadas de candidatos PRO; y ahora quedó cristalizada con la unificación del bloque de legisladores en la provincia de Buenos Aires. Un paso más y bien concreto.

Aunque ya a esta altura es curiosa la actitud de Massa. Decididos a hacer la plancha sin que demasiadas olas lo perturben y a no responder sobre alianzas, sigue acumulando legisladores en sus bloques y candidatos. Por ejemplo, en quince distritos los referentes del PRO encabezan listas del Frente Renovador, y eso sucede mientras Macri comienza a mirar con desconfianza algunos movimientos al parecer incontrolados de su propia fuerza. Tal vez por eso, y a pesar de la buena onda pública del jefe porteño, el ingeniero pasó al estado de alerta. Le preocupan dos de sus alfiles: uno, el candidato a senador Diego Santilli, y es por su adn peronista. Como lo explicó Lilita Carrió con saña, el Colorado podría ser captado en el Senado –si logra entrar- solo por los vasos comunicantes y la memoria emocional peronista de la que hace alarde. Aunque el enojo abierto, y que no ocultó entre su propia tropa, fue y es con el presidente de Boca, Daniel Angelici, apurado como pocos para acercarle a Massa apoyos empresarios. El histeriqueo de Angelici sufrió una represalia, sin embargo, que le complicó la llegada de Martín Ocampo al Ministerio Público Fiscal de la Ciudad, una jugada del boquense que Macri frenó de cuajo. Habrá que esperar al 28 de octubre para tener una idea cabal sobre lealtades y acuerdos. Por ahora, tanto Massa como Macri pretenden clavar la bandera de la hegemonía política en cada uno de sus distritos en torno del 40 o 45 por ciento de los votos. Dos distritos que suman la mitad del electorado del país.

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario