Tiempo en Capital Federal

26° Max 20° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 66%
Viento: Sureste 29km/h
  • Domingo 28 de Noviembre
    Cubierto con lluvias17°   23°
  • Lunes 29 de Noviembre
    Nubes dispersas17°   28°
  • Martes 30 de Noviembre
    Despejado18°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 27/11/2021 08:19:21
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

El Jardín de los Cerezos: El encanto de la decadencia

Una propuesta arriesgada para el clásico de Chéjov, con excelentes actuaciones y buena música.

Por Paula Sabates
Email This Page
El_jardín_de_los_cerezos

De la mano de un elenco numeroso que encabezan Rita Terranova y Héctor Giovine, el joven Nicolás Pérez Costa, emblema del teatro musical argentino, se animó a hacerle frente a un clásico tantas veces representado como El jardín de los cerezos, del escritor y dramaturgo ruso Anton Chéjov. Todo un desafío, dada la cantidad de miradas puestas sobre un estreno semejante. Con un estilo propio y un arduo trabajo que se evidencia en el escenario, el director logró algunos aciertos, aunque la pieza también presenta algunas dificultades.

La obra, escrita en 1904, cuenta la historia de una familia de la aristocracia rusa que debe afrontar el comienzo de su decadencia a fines del siglo XIX. La nueva situación pone en peligro uno de sus bienes más preciados, el jardín de los cerezos, un paraíso que se encuentra detrás de la gran casa familiar y donde han sucedido prácticamente todos los acontecimientos importantes de la familia, incluso la muerte de un hijo. Quienes deben hacerse cargo de esa situación son los hermanos Liubov (Terranova) y Gaiev (Giovine), quienes sin embargo parecen no preocuparse mucho por salvar la hacienda. En cambio, el joven Lopajin, un hijo de esclavos que ha ascendido de posición, se perfila como el más interesado en resolver el problema.

Si bien las actuaciones son buenas (se destaca Terranova, quien ya había hecho el mismo papel hace casi diez años, que le valió el Premio Trinidad Guevara a Mejor Actriz), la obra por momentos resulta un tanto difícil de llevar. Si bien es uno de los textos más ricos de Chejov, los parlamentos son extensos e intrincados. A eso se suma la duración de la pieza, no apta para los espectadores acostumbrados a las obras cortas y más dinámicas.
De todos modos, el director logra levantar, con la estética de la puesta, uno de sus mayores logros. Pérez Costa planteó un escenario casi onírico, con mucho blanco en el vestuario (de Fernando Crisci) y en la escenografía, hecha por el reconocido René Diviú, que colabora en crear cierta atmósfera que se relaciona con el clima social aristocrático de la época. También es un gran acierto la música en vivo a cargo de la pianista Nazarena Mastronardi, que es la primera en entrar a escena y que permanecerá allí durante todo el espectáculo.

Sábados y domingos a las 17 en el teatro El Cubo, Zelaya 3053

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario