Tiempo en Capital Federal

11° Max 8° Min
Parcialmente nuboso
Parcialmente nuboso

Humedad: 43%
Viento: Suroeste 24km/h
  • Martes 14 de Julio
    Despejado  11°
  • Miércoles 15 de Julio
    Despejado  12°
  • Jueves 16 de Julio
    Muy nuboso  11°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

El gobierno porteño ratificó la cesantía de Raquel Papalardo

La directora volvió, ovacionada por la escuela, porque Educación le depositó el sueldo de julio. Pero el Ministerio le ordenó a ella que se retire del Mariano Acosta y al vicerrector que borronee el Libro de Firmas.

Email This Page
papala

El Ministerio de Educación mantiene su política de provocaciones contra la comunidad educativa del Normal Mariano Acosta, que ha expresado de todas las maneras posibles su respaldo a Raquel Papalardo. La profesora ha ejercido décadas en la institución y es rectora desde hace diez años.

Esta mañana, los docentes se vieron sorprendidos por la falta de documentación en Rectoría y Secretaría. Segín el vicerrector Daniel Altamiranda -en una decisión propia de 1984, el célebre libro de Orwell-, el Ministerio le ordenó tomar posesión de los libros de actas, del sello de la rectora y adulterar el Libro de Firmas, para borrar la de Papalardo el día anterior.

Un comunicado de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) se señala que como Altamiranda «no presentó ninguna documentación ni orden escrita que avalara sus dichos. En virtud de esta ausencia de actos administrativos que modifiquen su relación laboral que es reconocida en términos salariales por el gobierno porteño y con un gran apoyo de familias y estudiantes, Raquel Papalardo denunció los impedimentos generados por la gestión macrista en un acta firmada por padres, madres y docentes y continuó son sus tareas pedagógicas al frente de la institución».

El comunicado de UTE, firmado por Eduardo López y Mario Denegris, agrega: «En la tarde de hoy se realizará una asamblea del Consejo de Convivencia Escolar solicitada por las familias del nivel medio. El Consejo Directivo, órgano de cogobierno del Nivel Terciario del día de ayer reconoció a Papalardo como máxima autoridad de la escuela hasta que su jubilación que, como para todos los docentes, se hace efectiva al momento de percibir el primer haber jubilatorio. La Comunidad Educativa considera estos obstáculos a la tarea educativa una provocación más del Gobierno de la Ciudad en el marco de la persecución política desatada contra la Rectora del Normal 2».

Antecedentes del conflicto 

Tras recibir su salario de julio, Raquel Papalardo, asesorada por los abogados reasumió el 1 de agosto sus funciones. Fue ovacionada por alumnos, familiares y docentes en el patio de la escuela de Balvanera. «Se analizó la situación con los abogados y evaluaron esto como una clara manifestación de que hay continuidad laboral con el empleador», dijo Sabrina Antik, abogada y miembro de la cooperadora de la escuela, al diario La Nación.

Por la tarde, personal del Ministerio de Educación porteño desconoció su autoridad e informó que la persona a cargo de la escuela es el vicerrector Daniel Altamiranda.

El conflicto entre el Mariano Acosta, una escuela tradicionalmente combativa y defensora de la educación pública, que se sostiene sobre un prestigio centenario, y la gestión del PRO en la Ciudad es de larga data. Pero el 20 de abril alcanzó un pico cuando enviaron policías armados a la escuela para ¿controlar? una charla en defensa de la educación pública en la que participaban familiares de los alumnos, el centro de estudiantes y docentes.

Papalardo les cerró el paso y después apoyó la presentación de una ley –elaborada por centros de estudiantes, sindicatos y legisladores de la oposición- que impida la presencia policial en las escuelas.  El 30 de junio el ministerio que encabeza Soledad Acuña ordenó la cesantía, lo que fue entendido como una represalia y un acto de persecución política.

Ayer a la mañana  Papalardo se presentó en la escuela con un escribano y firmó un acta donde costa que reasumía sus funciones. Estaban presentes todas las autoridades del colegio, docentes, familias, miembros de la cooperadora y Angélica Graciano, secretaria de Educación de UTE/Ctera. Nadie se opuso. En un acto al comenzar el turno tarde, Papalardo explicó que su intención era “poder cerrar una etapa, terminar algunos proyectos que habían quedado en suspenso y poder concluir en forma ordenada su gestión”.

Al rato, llegó a la escuela personal de la Dirección de Legales del Ministerio de Educación porteño con un escribano público y le dijeron que debía retirarse del Acosta. Fuentes del Ministerio arguyeron que el pago de sueldo «es lo mismo que se hace con cualquier docente que se va a jubilar: se le paga hasta que pueda empezar a cobrar su jubilación».

El centro de estudiantes convocó a una asamblea de toda la comunidad. El Consejo directivo del nivel terciario, órgano de cogobierno, la reconoció como máxima autoridad de la escuela.

«Ella va a seguir trabajando hasta el 31 de agosto», dijo Graciano. Según es tradición, el último día de trabajo de un docente la persona arría la Bandera acompañada por la comunidad educativa. «Es lo que pretendemos», indicó.

 

Fuente Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario