Tiempo en Capital Federal

14° Max 10° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 71%
Viento: Noroeste 27km/h
  • Sábado 11 de Julio
    Cubierto  13°
  • Domingo 12 de Julio
    Cubierto10°   12°
  • Lunes 13 de Julio
    Despejado  10°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Robots nacionales: El futuro ya llegó

Cada vez más escuelas y universidades contemplan la robótica en sus planes de estudios. Los autómatas fascinan a grandes y chicos. Cómo será el futuro.

Por Ayelén Iñigo
Email This Page
IMGP9955 MI ELEGIDA
Anterior Siguiente

¿A quién no le gustaría tener un tierno robotito como Wall-e para que ayude con los quehaceres domésticos? ¿O un Robocop que nos salve de cualquier peligro? Aunque todavía falta para eso (tampoco tanto), los robots ya son parte de nuestra vida diaria, pero de maneras mucho más sencillas. Microondas, lavarropas con sensores, vehículos autónomos y hasta ascensores, todos esos artefactos, son robots y cada día tienen un papel más importante. Los especialistas auguran que dentro de 40 años la robótica será quizás el área con mayor desarrollo. ¿Qué nos depara ese futuro rodeado de máquinas?

11536031_980421131978548_2072940590491853782_n

Taller de robótica en la UBA.

Yo, robot

“La robótica ya tiene un impacto grande en nuestra vida diaria y va a ser cada vez mayor”, explica Gonzalo Zabala, licenciado en Ciencias de la Computación y maestro, investigador de la Universidad Abierta Interamericana y fundador de la empresa Playbots, dedicada a la investigación en robótica. “Para el año 2050, el 95 por ciento de la producción va a ser automatizada”, augura. “Eso tendrá gran impacto en la mano de obra: habrá que pensar dónde reubicar a la gente y van a surgir nuevas profesiones”.

Otro frente de gran avance es el de la salud. Hoy en día ya se implantan corazones robóticos y se crearon sistemas quirúrgicos como el Da Vinci, que permite que médicos realicen operaciones a distancia con gran precisión a través de una consola-robot. “Hay prótesis artificiales, brazos robóticos y hasta exoesqueletos que permiten que una persona cuadripléjica pueda moverse”, agrega Zabala.

Robocup

Para estimular el desarrollo de la robótica, desde 1997 se realiza la Robocup (más conocida como el “Mundial de robots”), un proyecto internacional para promover la investigación sobre inteligencia artificial. Países de todo el mundo llevan sus más avanzados robots para competir: hay partidos de fútbol robótico, tareas de rescate y ciertos desafíos domésticos, como abrir una canilla o subir una escalera. La edición 2015 se realizó en China y Gonzalo Zabala participó junto a otros investigadores acompañando a un grupo de ocho jóvenes de la provincia de San Luis, alumnos de los talleres de robótica de la Universidad de La Punta, que le mostraron al mundo el potencial argentino.

“La Argentina está trabajando fuertemente en materia de robótica educativa y hemos estado a la altura de los desafíos que se plantean en la Robocup”, afirma Víctor David Romero, profesor de robótica de la Universidad de La Punta. “Ya hace 4 años que nos presentamos en el Mundial y vamos mejorando año a año, no sólo en los materiales y la ingeniería, sino en la calidad de chicos que vamos llevando”. Romero nos cuenta que en China “los chicos nuestros siempre estaban saltando, gritando, cantando canciones de cancha… Se acercó uno de los organizadores del comité internacional de Australia a preguntarles por qué hacían tanto lío, si habían ganado algo; a lo que los chicos le respondieron que no, pero que los argentinos somos gente muy alegre. Y los hicieron pasar al escenario y estuvieron ahí haciendo pogo.”

Argentina robot

Aunque no somos uno de los países líderes en robótica (China lleva más de 75 años investigando el tema mientras nosotros tan sólo 15), tenemos méritos para sacarnos lustre. Por caso, la Universidad de Buenos Aires tiene un laboratorio dedicado específicamente a la robótica, donde se realizan desarrollos constantes.

Facundo Pessacg –licenciado en física e investigador dentro del laboratorio– cuenta que, entre otras tareas, están abocados a crear drones capaces de mapear un ambiente. “Le enseñamos al dron dónde está y hacia dónde tiene que ir, logrando que construya mapas del entorno”, explica. Este desarrollo permitirá, por ejemplo, hacer rescates en edificios en llamas, encontrar defectos en las líneas eléctricas de alta tensión o hacer muestreos de bosques nativos de difícil acceso, como los del Chaco.

Por su parte, desde la Universidad Abierta Interamericana, están llevando la robótica a las aulas en las escuelas de la ciudad. “Trabajar con robots es muy útil, porque permite colaborar en equipo y al mismo tiempo fascina a los chicos. Hay que programar, discutir, armar un informe. Permite desarrollar un montón de capacidades de comunicación y didáctica”, detalla Gonzalo Zabala, quien forma parte del proyecto. Participan de la Roboliga, una institución creada en el año 2000 que realiza encuentros anuales con todas las escuelas del país que tienen robótica en su currícula para intercambiar saberes y experiencias.

Por el mismo lado viene el proyecto Liber.ar, organizado por el Ministerio de Educación. Hace un mes celebró en Tecnópolis el Festival de Escuelas que Programan, en la que participaron 300 escuelas del país que están experimentando con robótica y programación.

Para los niños y los jóvenes de Capital Federal, hay muchísimas oportunidades de introducirse en la robótica (ver recuadro). Desde talleres de la UBA o de la Fundación Telefónica hasta actividades específicas en el Planetario y espacios culturales, como el Centro Cultural San Martín o el Museo de Arte de Buenos Aires (Mamba). “Hicimos un taller especial en las vacaciones de invierno y los chicos estaban muy sorprendidos. Los automatismos y los robots generan una cosa medio mágica, de fantasía, de darle vida a algo. Lo vamos a repetir”, contó Celeste Simonac, una de las organizadoras del Mamba.

equipo mundial de robots 3 DSC_9039

Representantes argentinos en el «Mundial de robots» que se celebró en China.

¿Tomarán el control?

Pero vayamos a lo importante (y que a muchos les avergüenza preguntar): en un futuro no muy lejano, ¿los robots podrán controlar la humanidad? Desde Terminator hasta el adorable David de Inteligencia artificial, la literatura y el cine siempre agitaron el fantasma del control de las máquinas. ¿Cuánto hay de cierto en todo eso?

“Yo creo que va a haber robots de todo tipo. El humanoide tiene sentido porque es más fácil y amigable vincularse al tener forma humana. Por ejemplo, para tareas de enfermería, dentro de un supermercado o para darles indicaciones a turistas. Vamos a convivir con un montón y su inteligencia va a ir mejorando. En 30 o 40 años vamos a convivir con robots como algo natural, como un compañero de la fábrica o de la oficina”, explica Gonzalo Zabala.

Con respecto a la inteligencia de estas máquinas, el experto tiene la idea de que “el cerebro humano es simplemente una máquina muy tecnificada. Creo que los robots van a tener características nuestras. Sentimientos, rasgos de la personalidad, autoconciencia. Cuando podamos producir ese nivel de circuitos y de conexiones y ciertas cuestiones que van más allá de lo binario, creo que vamos a tender a tener robots con estas características. Conviviremos. No creo que lleguemos a una imagen apocalíptica”.

Más allá de esta fantasía, lo cierto es que el desarrollo de robots cada vez más inteligentes y autónomos abrirá todo un nuevo universo: ¿surgirá la necesidad de establecer una legislación para contemplar tanto derechos como obligaciones? Pero no nos apresuremos, que eso todavía lo podemos dejar en las manos de Hollywood por unos cuantos años más.

Fotos: Gabriel Palmioli

DZ/JPC

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario