Tiempo en Capital Federal

18° Max 14° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 71%
Viento: Este 24km/h
  • Viernes 25 de Septiembre
    Cubierto16°   18°
  • Sábado 26 de Septiembre
    Cubierto con lluvias16°   18°
  • Domingo 27 de Septiembre
    Cubierto13°   18°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

El estrés y el dolor de espalda: una relación íntima

El cansancio mental  provocado por la exigencia de un rendimiento muy superior al normal, suele provocar diversos trastornos físicos.

Email This Page
exhausted-man-computer-problems-desk-hacking-hackers-malware-frustration-1200x630-c

Por Gabriela Suárez
El estrés aumenta el riesgo de padecer dolor de espalda, principalmente porque facilita la aparición de contracturas musculares, pero además porque disminuye el umbral del dolor, explica el doctor Francisco M. Kovacs, médico generalista, director de la Red Española de Investigadores en Dolencias de Espalda (REIDE).

Además, el especialista asegura que “lo ideal en estos casos es resolver la situación que provoca el estrés, pero también se pueden contrarrestar sus efectos realizando alguna actividad y siguiendo las normas de higiene postural”.

-¿Cuáles son los factores que aumentan el riesgo de dolor de espalda en las personas estresadas?
-Aunque los estudios realizados para medir este efecto han tenido resultados contradictorios, se acepta que el estrés altera el estado de los nervios que controlan el funcionamiento de los músculos, por lo cual facilitan su contractura. En esa situación, la contractura muscular puede aparecer ante esfuerzos musculares muy pequeños, o incluso espontáneamente, y desencadenar episodios dolorosos.

-¿Qué otros problemas musculares puede traer el estrés?
-El estrés también podría interferir en la coordinación de los distintos grupos de musculaturas que participan en el funcionamiento de la espalda. En condiciones normales, los abdominales y la musculatura paravertebral se coordinan entre sí para mantener una postura o conservar el equilibrio durante el movimiento. Esta coordinación depende de reflejos nerviosos. El estrés podría afectar a la coordinación de estos reflejos y provocar que la musculatura se contraiga inadecuadamente o a destiempo, lo que facilitaría su contractura.

¿Hay más factores que lleven al dolor de espalda?
– Las estructuras nerviosas se activan cuando hay estrés, de modo que éste también puede disminuir el umbral del dolor y hacer que su intensidad se perciba como mayor de la que realmente es.  El estrés puede facilitar una actitud ante el dolor que aumenta el riesgo de que éste surja o persista durante más tiempo. Esta actitud se caracteriza por una disposición negativa ante el dolor del dolor, al asumir que va a persistir y va a limitar la capacidad y calidad de vida de forma permanente. También con miedo al dolor y educción de la actividad, así como abuso de la medicación.

-¿Hay algunas medidas para reducir el impacto?
-Evidentemente, lo primero que se debe tratar es el propio estrés, resolviendo las situaciones que lo provocan cuando es viable, o aprendiendo a vivir con él de la forma más sana cuando no lo es. Con ese fin, existen técnicas psicológicas eficaces. Cuando las situaciones estresantes son pasajeras también se puede valorar el uso transitorio de algunos psicofármacos, como los ansiolíticos bajo supervisión médica. Desde luego, si se está frecuentemente estresado conviene consultar a su médico, psicólogo o psiquiatra.

Algunos consejos prácticos:

 *Mantener el mayor grado posible de actividad física. Además de ser eficaz para prevenir el dolor de espalda, contribuye a controlar el estrés y reducir su impacto. Puede ser tan sencillo como acostumbrarse a evitar un medio de transporte y caminar, o subir cada día algunos pisos a pie, en vez de usar siempre el ascensor. Si es posible, es todavía mejor practicar algunos deportes aeróbicos, como correr o nadar.

*Conocer y cumplir con las normas de higiene postural. Las posturas y movimientos propios de la vida cotidiana deben ser los correctos, de forma que la carga para la columna vertebral y su musculatura sea menor y se reduzca el riesgo de contracturas.

*Mantener y desarrollar la musculatura de la espalda. El entrenamiento de la musculatura implicada en el funcionamiento de la espalda disminuye el riesgo de que se contracture. Si se practican correcta y asiduamente algunos ejercicios aeróbicos como la natación pueden ser suficientes para mantener en buen estado la musculatura de la espalda y el estado físico general.

Fuente Télam
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario