Tiempo en Capital Federal

21° Max 15° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 55%
Viento: Suroeste 25km/h
  • Martes 27 de Octubre
    Despejado15°   21°
  • Miércoles 28 de Octubre
    Cubierto con lluvias14°   17°
  • Jueves 29 de Octubre
    Parcialmente nuboso10°   15°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Absentha: el elixir del teatro porteño

La obra de Alejandro Acobino es una apuesta al humor delirante y mordaz. 

Email This Page
foto 7

En el foco de la obra de Alejandro Acobino está el “tallerismo” de Buenos Aires: “Rajá de acá, resaca del Rojas”, le dice un aprendiz de poeta al otro, en un cruce verbal que refiere al famoso centro cultural. Absentha es una obra con un humor delirante y mordaz y actuaciones excelentes que se repone una vez más como desde 2009.

El docente es un poeta alcohólico, cínico y fracasado, que no publica desde hace un tiempo. Los alumnos eran cuatro, pero un traidor abandonó y quedan solamente tres. El primero cultiva “una poética de lo simple”, el segundo es literal y oportunista y el tercero es vanguardista, fan de las palabras “pus” y “sangre”. Los sucesivos encuentros arman y los ejercicios y devoluciones –“el mecanismo típico del tallerismo”, dirá el profesor– van armando una erie de situaciones que llevan siempre a la carcajada. La intensidad y el delirio van creciendo a medida que avanza la obra. El docente los increpa y desprecia. Los alumnos comienzan a desgranar los motivos para sostener un espacio que consideran sagrado, aunque todo el entorno sea vil. Las actuaciones son excelentes; los cuerpos de los alumnos son terreno de vulnerabilidad ante cada devolución del profesor y de pelea ante las observaciones de los compañeros. El uso del espacio escénico, el diseño sonoro y la dirección también son impecables. “Buenos Aires es la capital de los artes menores: el tanguito, el matecito y el teatrito”, dice el docente etílico que encarga con exquisitez Fernando Migueles. El elenco se completa con
José Meherez, Rodolfo Demarco y Germán Rodríguez. 

Prohibida durante muchos años, la absentha era la bebida alcohólica de los poetas simbolistas. Con la excusa de hablar del tallerismo en Buenos Aires, de la poesía y de nuestros fracasos, Acobino hizo una gran obra, un elixir exquisito de los que ofrece la cartelera porteña. Fue la última obra que escribió antes de su suicidio en 2011. La puesta es un homenaje a su autor. Absentha. Viernes, a las 23.30, Teatro del Abasto (Humahuaca 3549). Reservas: 4865-0014.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario