Tiempo en Capital Federal

15° Max 10° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 39%
Viento: Sur 26km/h
  • Domingo 20 de Septiembre
    Despejado10°   18°
  • Lunes 21 de Septiembre
    Nubes dispersas11°   16°
  • Martes 22 de Septiembre
    Cubierto12°   18°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

El e-mail de ruptura que es una obra de arte

Un centenar de mujeres interpreta el correo electrónico final del amante de la artista francesa. Con esas respuestas, ella armó la muestra Cuídese mucho, que se puede ver en el CCK.

Por Julia Villaro
Email This Page

Un hombre decide terminar la relación con su amante a través de un e-mail. “Me hubiese gustado que las cosas fuesen de otro modo. Cuídese mucho”, pide el que anuncia que se va.

Sólo que su amante no es cualquier amante sino la francesa Sophie Calle y entonces ese mensaje se convierte en el motor de una experiencia de trabajo singular y colectiva, en la que 107 mujeres dan su particular interpretación de la carta. De eso trata Cuídese mucho, la muestra de la artista que llegó a Buenos Aires a través de la Primera Bienal de Performance. A Sophie le encantan los bordes. Aquellos que separan las diferentes disciplinas artísticas –su carrera incluye obras fotográficas, fílmicas, teatrales–; también los que escinden lo público de lo privado. Lejos del acecho banal de la intimidad que experimentamos hoy en nuestra vida cotidiana –en la que, a través de las redes sociales, todos sabemos todo de todos– las obras de Calle expanden las fronteras de lo íntimo, haciéndonos partícipes de su experiencia.

Dice Sophie Calle, de 61 años, que dar a otras mujeres la carta fue su forma de darse tiempo para contar. Empezó por lo obvio: la lectura de la madre y las amigas. Después comenzó a hacer círculos cada vez más grandes: hay interpretaciones cantadas de la carta, como las que hacen Camille y Feist; actuadas, como la de la comediante italiana Luciana Littizetto, y bailadas. Hay mujeres que se conmueven con el texto hasta las lágrimas, otras que se indignan. “Este hombre está mal”, comenta incómoda la actriz francesa Jeanne Moreau; y la cantante portuguesa Misia no ve forma de interpretación posible: “Lo siento, esta carta no tiene poesía ni espiritualidad, no se puede hacer un fado con esto”. La carta se hizo tango, se hizo ópera, se hizo teatro de marionetas. Laurie Anderson tiene su interpretación de la carta y también Victoria Abril.

Pero las versiones performáticas no son las únicas. Calle convocó a psicólogas, abogadas, semiólogas. Hay estudios grafológicos y criminológicos. En las enormes y hermosas salas del CCK, que, habiendo sido alguna vez el edificio central de la oficina de correos, guarda cierto parentesco con el asunto de la muestra, las interpretaciones proyectadas en sendos monitores han sido separadas de las teóricas. Mientras que en el espacio de las primeras se superponen voces cantando, gritando o llorando que generan una textura sonora propia, las versiones de corte “teórico” cuelgan silenciosas de la pared. Es el espectador quien debe darse el tiempo para leerlas.

Como en cualquier duelo amoroso, se trata de distintas fases de comprensión. En la versión argentina hay por primera vez voces masculinas: las de Hugo Mujica, Edgardo Cozarinsky y Emilio García Wehbi, entre otros. Las palabras, como las de cualquier amado en el recuerdo de su amante, se siguen repitiendo. Cuando ya no digan nada, éstas serán, todavía, obra de arte.

Cuídese mucho. En el CCK, Sarmiento 151. Gratis.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario