Tiempo en Capital Federal

21° Max 13° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 65%
Viento: Este 14km/h
  • Domingo 2 de Octubre
    Cubierto14°   23°
  • Lunes 3 de Octubre
    Parcialmente nuboso14°   18°
  • Martes 4 de Octubre
    Nubes dispersas12°   20°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 01/10/2022 11:06:15
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

“El colapso es más por la gente que viene a trabajar que por quienes viven”

A cargo de la coordinación del Plan Estratégico, Giudici debe encauzar la discusión sobre cómo densificar el tejido urbano en el sur.

Por Franco Spinetta
Email This Page
silvina_giudici Silvina Giudici

Integrante de la UCR, ex diputada y ex candidata a jefa de Gobierno, Silvana Giudice fue convocada por Macri a fines de 2012 para cubrir la Subsecretaría de Coordinación del Plan Estratégico con la tarea de ordenar y encauzar las discusiones de dos ejes centrales: qué hacer con el puerto y cómo densificar –aumentar la población– de la Ciudad.

¿Por qué la población de la Ciudad se mantiene estable desde hace 50 años?
No ha crecido mientras el área metropolitana se fue consolidando. Si no media la intervención del Estado, directa y sostenidamente a largo plazo, la tendencia es a que se deprima cada vez más en lugares como el sur y a no integrarse al cordón metropolitano. Se repite una fragmentación.

¿Vivimos en una ciudad colapsada?
Esa sensación de colapso se da en algunos barrios, pero hacia el oeste y el sur, la cuestión es diferente. Hay frentes de 500 metros de terrenos vacíos, instalaciones industriales inexistentes. ¿Por qué estos lugares se deprimen y el resto está intensamente poblado? El déficit de infraestructura lleva muchos años.

La cifra impacta.

La idea es revertir la tendencia. Hogares unifamiliares, muchos departamentos de un ambiente. Si vos ponés 6 millones de personas en departamentos de un ambiente, claro que no alcanza la Ciudad. Pero si rompés esa tendencia, está la solución.

¿Cómo se rompe una tendencia?
No es una solución mágica. Es un estudio que cruza la situación urbana, inmobiliaria, social, demográfica, la condición de vida y los comportamientos. La ciudad tiende a envejecer en el estilo europeo. ¿Cómo fomentamos políticas que vayan cortando esta tendencia? La demanda de quien quiere vivir solo está de la mano de la existencia de esos departamentos a un precio más barato. Tal vez habría que pensar incentivos para construir departamentos más grandes. Nos equivocamos si abordamos esto sólo desde la infraestructura.

¿El transporte no colapsaría?
Hay que entenderlo en perspectiva. Lo que hay está bien, pero no alcanza. Hay que coordinar con el área metropolitana, algo que intentó Randazzo pero fracasó. No hay una tendencia a optimizar recursos entre los municipios, la provincia y la Ciudad. Una ciudad con 6 millones es sustentable económicamente, pero es una sola mirada. Por eso hay que planificar y se le ha encargado al Plan Estratégico desarrollar la cuestión y analizar si ese número es viable. Si Buenos Aires perdió población, partimos sobre la base de que podemos ser más. Hay grandes superficies inhabitadas. Sólo ocupando homogéneamente el sur, podemos ser unos millones más.

¿Eso no impermeabilizará más el suelo?
Hay que mejorar la infraestructura para prevenir inundaciones. Existe un mito o prejuicio que dice que la ciudad no puede crecer porque no hay infraestructura de cloacas, energía, pero ni siquiera tiene las herramientas porque no es completamente autónoma. Por eso está la discusión por el puerto (que debe ser de la Ciudad), que nos afecta sobre todo en materia de tránsito con la enorme cantidad de camiones que ingresan por día.

¿Por qué surge esta iniciativa?
Buenos Aires creció hacia arriba y hacia el río; el resto quedó de lado, frente a la inacción del Estado. Este gobierno ha hecho inversión en el sur, pero son muchos años de abandono y es difícil que la zona se recupere espontáneamente. Por eso proponemos el mecanismo de asociación público-privada para operar prioritariamente en el sur.

En definitiva, ¿la idea es poblar las zonas que están menos pobladas?
Hay que generar incentivos en las zonas deprimidas, proyectos que integren lo social con lo comercial y el desarrollo, siempre desde el punto de vista sustentable. Con los Juegos Olímpicos de la Juventud va a despertarse el interés del mercado y el proyecto que se está manejando para la Comuna 8 puede ir en ese sentido: allí no hay estímulo natural para la inversión, entonces hay que provocarla.

¿Cómo hacer para que la gente vuelva?
Cuando la gente emigró hacia los barrios cerrados, parecía una buena alternativa. Ahora creo que no lo es tanto, sobre todo por el transporte y el acceso a la Ciudad. Esto es una propuesta integral; hay que involucrar no sólo a la infraestructura, sino también a los accesos, la movilidad, las escuelas, los negocios. Hay modelos de ciudades extendidas, pero para nosotros es imposible porque tenemos dos limitantes: el río y la General Paz. Y hay modelos de ciudades más densas, que crecen en altura y demandan mayor infraestructura.

¿Y los que fueron expulsados por la suba de los alquileres y el costo de vida?
Las políticas están focalizadas en ese sector. El Metrobús, por ejemplo. La visión es integrar y generar las mismas oportunidades para todos, pero es difícil si no hay, insisto, una visión metropolitana. Para los municipios es fácil decir “bueno, tengo esta situación demográfica y que los servicios los vayan a buscar a Buenos Aires”. No, esto no es así. Tenemos que hacer el esfuerzo de integrar, mejorar la infraestructura y ponernos de acuerdo con las políticas de movilidad. La crisis y el colapso tienen que ver más con la gente que ingresa a trabajar que con los que viven acá. Si los Estados no nos ponemos de acuerdo con que la falta de planificación que ha sufrido por décadas el área metropolitana (donde vive el 70% de la población del país) nos lleva a un colapso inmediato, no entendemos el fenómeno. Hay ciudades que lo hicieron y avanzaron con resultados concretos. A eso apuntamos.

¿Habrá inversiones medulares en educación, salud, cloacas?
El crecimiento siempre es un desafío. Buenos Aires era una aldea y llegó a ser lo que es. Si dejamos que el fenómeno de la densificación se dé solo, terminaremos siendo Caracas. Hay que encauzarlo entre todos y hacer una ciudad mejor. Donde hay ciudades sin planificación crece la informalidad, el hacinamiento y la falta de servicios. Nadie puede estar contento con que la Villa 31 haya crecido tanto. Lo que tiene que crecer es la ciudad, con infraestructura, transporte… y para eso debe haber consenso. En el Consejo convivimos todos los partidos políticos, las cámaras empresarias, los sindicatos, las universidades. Todos con su mirada sectorial. Ahora estamos abocados a la densificación; sabemos que es bien polémico, que genera distintas opiniones, para que a fines de este año tengamos un diagnóstico y un plan concreto.

¿Qué lugar ocupan las villas?
Muy importante. Hay que urbanizar y generar ciudad donde no la hay. Si no se hace rápido, cada vez es más difícil. La Villa 31 es un caso distinto. Ahí ya está operando el mercado inmobiliario, hay casas de 3 pisos, en riesgo, que alquilan habitaciones. Es un fenómeno similar a Caracas: una ciudad dual, con una parte formal y otra informal. Para evitar esto, que sólo conviene a unos pocos que manejan el mercado inmobiliario en la 31, hay que generar consenso. Lo mejor que le puede pasar a la gente de la villa es que deje de ser una villa.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
Comentarios (1)

Deja tu comentario