Tiempo en Capital Federal

18° Max 14° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 72%
Viento: Este 24km/h
  • Viernes 25 de Septiembre
    Cubierto con lluvias15°   19°
  • Sábado 26 de Septiembre
    Cubierto con lluvias16°   18°
  • Domingo 27 de Septiembre
    Cubierto13°   17°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

“El chocolate con churros es un invento moderno”

Después del de Bellas Artes, el Museo del Cabildo es el más visitado de la Ciudad. Su director desarma mitos con sus muestras, y en esta charla.

Email This Page
Gabriel Di Meglio

“Después del de Bellas Artes, el Museo del Cabildo es el más visitado de la Ciudad”, aseguraba el historiador Gabriel Di Meglio a Diario Z el año pasado, cuando también se avecinaba la Semana de Mayo, repleta de actividades. Esta vez, también hay propuestas y van por el lado de desarmar, o deconstruir, ciertas leyendas sobre la gesta de la Argentina, por ejemplo con la muestra Cabildo Imaginando el 25 de Mayo. La construcción de un mito.

Ya avanzado el siglo XXI, todavía muchos creen que el 25 de mayo de 1810 una multitud se congregó en la plaza, guarecida bajo cientos de paraguas. La postal típica en las mentes argentinas, que se imprimió en la infancia a fuerza de estampitas de Billiken y Anteojito, no existe. Es otra. Los paraguas se inventaron más de una década después. El Cabildo, además, no era tan popular como se supone. Estudiar historia es lo más similar a viajar en el tiempo, y una charla con Di Meglio, junto a una visita al Museo del Cabildo, que dirige desde 2014, también.

¿De dónde sale lo del chocolate con churros?
No había churros hace 200 años que yo sepa y nunca vi un documento en el que figurara que existían. Sí se comían pastelitos, tortas fritas y buñuelos, pero no es que fueran algo típico durante la semana de mayo de 1810. Chocolate caliente sí había, pero era muy lujoso. Se tomaba, aunque más que nada la gente de dinero; era muy respetado durante la monarquía española. Así que el chocolate con churros es un invento moderno. Son cosas que se van haciendo tradición, aunque no sean características del momento.

¿Qué otras cosas se quedaron en el imaginario popular y no fueron así?
Lo mismo que el paraguas, que recién se inventó en Escocia en 1821, así que no estaba la gente congregada del modo que recordamos por las postales de Billiken. Muchas cosas que se perciben muy típicas no eran así. Por ejemplo, esa dama antigua de miriñaque y peinetón de los actos escolares es mentira, ya que en esa época se usaba el vestido Imperio, que era recto, más libre para el cuerpo femenino y sin corset.

¿Cuál es el público del Museo del Cabildo?
El público es variadísimo. Están las escuelas primarias, que son un clásico, pero lo que más vienen son familias los fines de semana. En la semana está desde el que hace tiempo en Plaza de Mayo y entra hasta el que sabe que hay un museo y quiere recorrerlo. Están viniendo más extranjeros porque ahora agregamos los textos también en inglés. Y se acercan muchos turistas de las provincias, el Cabildo es su visita casi obligada cuando llegan a Buenos Aires.

¿Cuál es tu parte favorita?
A mí me gusta mucho la última sala, que armamos el año pasado. Ahí se muestra lo que va de 1810 a 1820. Ese período antes no estaba incluido y es muy lindo ver qué pasa después de 1810, porque la Revolución de Mayo no termina en 1810, si no que ahí empieza, y eso es lo verdaderamente revolucionario.

¿Existe hoy un lugar que cumpla la función que hace 200 años cumplía el Cabildo?
El Cabildo era una suerte de municipalidad colonial, pero tenía muchas más atribuciones que las que actualmente tiene un municipio porque se ocupaba de todo. En esa época era el único órgano de gobierno que elegían los vecinos, pero hay que recordar que no todos votaban, sólo un pequeño sector de varones propietarios, esos que se llamaban “gente decente”, que en realidad eran los grupos más poderosos de la Ciudad. Después ya ni hubo elecciones, y los que se iban designaban a sus sucesores.

¿Entonces por qué está la idea de que era popular y participativo?
Era poca gente la que votaba, pero el Cabildo era respetado porque se encargaba de que los precios no subieran, ponían abogados defensores para pobres y esclavos y trataba de regular todos los conflictos que iban surgiendo en la vida cotidiana. El Cabildo como institución tenía legitimidad, no necesariamente los que lo integraban.

 

Fuente Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario