Tiempo en Capital Federal

20° Max 13° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 48%
Viento: Este 16km/h
  • Domingo 1 de Noviembre
    Nubes dispersas15°   21°
  • Lunes 2 de Noviembre
    Despejado16°   20°
  • Martes 3 de Noviembre
    Cubierto16°   21°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Construir con represión

Ocupar los talleres fue sólo el principio. Para Mauricio Macri y su ministro de Desarrollo Urbano, Daniel Chain, la clave es garantizar desarrollos inmobiliarios de alta gama, apuntalados con dineros públicos y exenciones impositivas.

Email This Page
borda_festival Télam Buenos Aires 28/04/2013 El Frente de Artistas del Hospital Borda orgtanizó un festival en repudio a la represión producida el viernes último en las instalación de ese nosocomio. Foto: Analía Garelli/Télam/ef

Detrás de la represión de la Policía Metropolitana en el hospital José Tiburcio Borda, en Barracas, se esconde un plan más ambicioso que la ocupación de los Talleres Protegidos: la estabilización en la zona sur de un clima de negocios favorable para desarrollos inmobiliarios de alta gama que se vienen instalando hace más de una década. Una “limpieza” capaz de dejar libre de “feos, sucios y malos” a un distrito largamente codiciado por la inversión inmobiliaria.

Este objetivo no es precisamente un secreto de Estado. El jefe de Gobierno Mauricio Macri le adjudica tanta importancia como para incluirlo en su discurso de apertura de las sesiones legislativas en marzo último: “En estos cinco años –se jactó– redujimos la diferencia de valor de la tierra entre el norte y el sur de tres veces, a casi dos. Esto es el resultado de la inversión pública, la planificación del Estado y el empuje de los vecinos del sur que volvieron a revitalizar barrios enteros”.

Suena lindo, pero es controversial que la valorización de la tierra favorezca a los “vecinos del sur”, los más pobres de la ciudad. Los urbanistas coinciden en que la “puesta en valor” de un barrio se acompaña con subas del costo de vida y de los alquileres. Los desarrollos de lujo encarecen el barrio y los humildes son desplazados hacia zonas más pobres o externas de la ciudad, por gente de mayor poder adquisitivo que puede pagar el nivel de los nuevos emprendimientos.

El traslado de la nueva sede de las oficinas gubernamentales a parte del hospital Borda se basa –según Macri– en que es una “obra a favor de la gente, del barrio, del sur, de los trabajadores, de todos”. Está claro que el Centro Cívico siglo XXI es la nave insignia del modelo de desarrollo del “centro sur” para la gestión macrista. El proyecto que ganó el estudio de Egozcue-Vidal + Pastorino-Pozzolo propone construir 50.000 m2 de edificios de oficinas y 5.000 m2 de cocheras subterráneas.

La obra, adjudicada a las empresas Teximco, EMA y Dal Construcciones, exige una inversión de 400 millones de pesos, que serían costeados con la venta del edificio del ex Mercado del Plata. El responsable es el área del Ministerio de Desarrollo Urbano, que dirige Daniel Chain. Desde allí se llamó al concurso que definió el proyecto junto con la Sociedad Central de Arquitectos. Chain está citado el 7 de mayo a la Comisión de Planeamiento de la Legislatura. Su compañero, el ministro de Seguridad Guillermo Montenegro, aseguró que la orden de desalojo de los talleres partió de este hombre.

Soledad, la de Barracas

El barrio fue, en la Colonia, zona de almacenes de cuero, carne salada y hombres esclavos. En la época de Rosas se afincaron las familias más poderosas. La epidemia de fiebre amarilla se llevó a los ricos hacia el norte y el barrio adquirió desde principios del siglo XX el perfil obrero, con inmigrantes gallegos, judíos, italianos. Si hacia 1980 las autopistas del brigadier Cacciatore arrasaron con muchas viejas mansiones, la desindustrialización vació las fábricas y las convirtió en galpones abandonados.
Con el boom inmobiliario llegaron inversores que compraron a precio vil viejas construcciones. Se instalaron conglomerados de oficinas, como las del Central Park, que agrupa unas 130 empresas. Están ubicadas en Iriarte y Vieytes, donde produjo por un siglo la gráfica Fabril Financiera.

Otro ejemplo es la vieja chocolatería Águila, donde actualmente hay un hipermercado de alimentos y otro de artículos para el hogar. En la planta de Bagley se construyeron las viviendas MOCA: lofts que funcionan como un barrio cerrado, con microcine y jardín. En la textil Piccaluga (Lanín e Icalma) está el Condominio Barracas Central, 70 unidades con cochera a nivel, un zócalo de locales comerciales sobre Lanín, servicios, amenities y terrazas.

La predilección por Barracas se explica porque tiene ventajas imbatibles: está cerca del microcentro, de Puerto Madero y de San Telmo, se llega rápido por la autopista 9 de julio Sur y los terrenos siguen siendo relativamente baratos. El aporte estatal es “la puesta en valor del espacio público”. En 2009, el gobierno local destinó 52 millones de pesos a la remodelación de la avenida Patricios: fue nivelado toda la superficie de la avenida desde Parque Lezama hasta el Riachuelo, se emparejaron las veredas y se cambiaron las luminarias. Cuando inauguró las obras, Macri dijo que “con la puesta en valor de la avenida, la zona recobrará su esplendor”.

El deseo de erradicar los neuropsiquiátricos –el Borda, el Moyano y el Tobar García ocupan 37,7 hectáreas– fue alguna vez expresado por el jefe de Gobierno. Son un paisaje incompatible con el universo de los brokers inmobiliarios.
Hay ejemplos paradigmáticos de intervención estatal para “poner en valor” el sur sin construir viviendas sociales, hospitales o escuelas.

En Parque Patricios, Macri suele destacar al Distrito Tecnológico como experiencia “exitosa”. Las empresas que lo integran reciben exenciones en Ingresos Brutos y ABL por 15 años, impuesto a los Sellos y el no pago del derecho de Delineación y Construcciones por 10 años. También líneas de crédito preferenciales del Banco Ciudad y subsidios para tramitar certificados de calidad. Según cifras oficiales, desde 2008 se radicaron más de cien empresas que emplean a unos cuatro mil trabajadores. Otro puntal es la sede central del Banco Ciudad, que ocupará 20 mil m2 en la manzana comprendida entre Uspallata, Los Patos, Atuel e Iguazú. El costo será de casi 200 millones de pesos.

Así las cosas, en los últimos dos años subió un 35 por ciento el valor de la tierra, que rompió la barrera de los mil dólares el m2, un techo histórico para la zona sur. Hoy alcanza los 1.400 dólares. El promedio de aumento en la ciudad fue de 23 por ciento.
Las constructoras hacen su agosto: AG3 invirtió cinco millones de dólares para construir un “hotel de industrias tecnológicas”, un edificio inteligente de 10.000 m2 con 8 plantas libres, 65 cocheras, gimnasio. El Grupo Copelle construye oficinas con una inversión de 3,5 millones de dólares. Y hay más.

En Barracas, el primer paso fue el Centro Metropolitano de Diseño, inaugurado en 2003. Ocupa el ex Mercado de Abastecimiento de Pescado, en Algarrobo 1041. Estaba abandonado desde 1983. La gestión de Aníbal Ibarra lo reacondicionó manteniendo la apariencia exterior en una obra de 14 mil m2 y una inversión de 60 millones de pesos. El CMD fue sede de Casa Foa, que congrega la crema del mercado del diseño, la arquitectura, el urbanismo y la decoración. El macrismo tiene en carpeta una ley que crea el Distrito de Diseño.

En 2011, la Comuna 4 (Barracas, Parque Patricios, La Boca y Nueva Pompeya) recibió el primer destacamento de la Policía Metropolitana en la zona Sur, en Pedro Chutro y Zavaleta.

La Boca también conoce estas iniciativas: a fines de 2012, la Legislatura aprobó la creación del Distrito de las Artes, orientado a desarrolladores inmobiliarios vinculados a las industrias culturales. Quienes elijan ese barrio podrán descontar el 25 por ciento de sus ingresos brutos, entre otros beneficios. Que se harán extensibles a las actividades artísticas de la empresa en cualquier parte de la ciudad.

El año pasado también se inauguró en La Boca la Usina del Arte, ubicada en Pedro de Mendoza y Benito Pérez Galdós. En la construcción, característica por su torre y su reloj, inspirada en el Palacio Sforza, de Milán, funcionaba una de la Compañía Ítalo Argentina de Electricidad. Estaba en desuso desde 1987. El proyecto data de 2004, y puede considerarse la avanzada de lo que sería el Distrito de las Artes.

En la fábrica Alpargatas (en la manzana delimitada por la avenida Regimiento de Patricios, Olavarría, Hernandarias y Lamadrid), por ejemplo, se está construyendo Molina Ciudad, un proyecto de viviendas a cargo del arquitecto Fernando Barenboim. ”Se construirán 315 lofts de 200 m2, más de 400 cocheras, oficinas y locales comerciales. Se conservarán todos los rasgos distintivos del edificio: su estructura principal, la chimenea, modulación, pilastras y los ornamentos”, dice Orihuela.

El proceso que convierte un barrio pobre en un barrio cool a partir de inversiones inmobiliarias de alta gama que se ven beneficiadas por la intervención estatal tiene un nombre para los especialistas: gentrificación. “En la ciudad, la gentrificación viene precedida por intervenciones estatales –políticas públicas– que crean las condiciones iniciales para que se desarrolle el proceso”, explica la socióloga Hilda Herzer, especialista en procesos urbanos. “En los barrios de la zona sur, si bien no puede ignorarse el rol que vienen jugando los inversores privados, uno de los mayores desarrolladores es el propio gobierno local”, añade.

El arquitecto y urbanista Gustavo Cañaveral, del blog Proyecto Riachuelo, cuestiona la visión de muchos de sus propios colegas: “El 90 por ciento no quiere discutir un modelo de ciudad que tenga en cuenta, por ejemplo, una discusión con los médicos y los trabajadores. Sólo están pensando en el desarrollo inmobiliario y ven a los terrenos vacíos como escenario para los negocios. La gentrificación también es un negocio y Macri está al servicio, esta vez poniendo la fuerza pública para reprimir”, afirma.

El riesgo es que en nombre del desarrollo y el progreso, de la modernización y la “puesta en valor”, se agranden las desigualdades.

DZ/km

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario