Tiempo en Capital Federal

13° Max 6° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 57%
Viento: Suroeste 21km/h
  • Sábado 31 de Julio
    Cubierto  13°
  • Domingo 1 de Agosto
    Despejado  13°
  • Lunes 2 de Agosto
    Despejado  13°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

El barrio sin su plaza

La plaza Intendente Casares, al lado del Botánico, permanece cerrada desde hace un año por reformas.

Por Raisa Giussi
Email This Page

La plaza Intendente Casares, en Santa Fe y República Árabe Siria, al lado del Jardín Bo­tánico, permanece cerrada des­de hace un año por refacciones y aún hoy no tiene fecha de in­auguración.

Hace ya muchos años que este espacio verde se consolidó como uno de los más concurri­dos del barrio. La plaza contaba con mesas de ajedrez, juegos para niños, bancos para tomar sol o disfrutar de la sombra de algún árbol e incluso una can­cha de bochas que fue el cen­tro de reunión de muchos jubi­lados de Palermo.

El Gobierno de la Ciudad en el marco del plan Obras Compromiso, empezó a traba­jar hace un año en el lugar. Ese plan se disponía a reformar 17 lugares «emblemáticos» que constituían reclamos históri­cos de los barrios. En el caso de la plaza Casares, el objetivo de las obras era remodelar el paisaje de acuerdo con el dise­ño original pensado por el his­tórico paisajista Carlos Thays, además de renovar el mobilia­rio de la plaza y cercarla, como se ha hecho con la mayoría de los espacios verdes en la Ciu­dad. Hoy, la plaza sigue cerra­da por las obras.

Las personas que antes concurrían a la plaza y que vi­ven en los alrededores, espe­cialmente los jubilados, ahora van a la plaza Las Heras, pero como explica Horacio «hay que cruzar la avenida y eso ya es un peligro para nosotros». Horacio vive en el barrio hace 50 años y cuenta que los jubilados «se lle­vaban su propia baraja o domi­nó y se pasaban las tardes en la plaza jugando». La nueva plaza no tiene más la cancha de bo­chas que los habitantes del ba­rrio disfrutaban y las mesas de ajedrez son sólo seis.

Además la fecha de inau­guración todavía es incierta. pesar de que a simple viste la plaza parece terminada, to­davía falta la iluminación, que puede llevar alrededor de dos meses.

Carlos trabaja de encarga­do en un edificio de la zona, y cuenta que «los trabajadores perdieron su hora de descanso al aire libre desde que está ce­rrado este espacio; además, no me parece bien que esté cerca­da, creo que hay que hacer algo para mejorar la seguridad, no cercar las plazas».

Las nuevas rejas, relucien­tes, hoy no encierran nada más que un espacio vacío.

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario