Tiempo en Capital Federal

21° Max 14° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 72%
Viento: Sureste 28km/h
  • Domingo 24 de Octubre
    Despejado11°   23°
  • Lunes 25 de Octubre
    Parcialmente nuboso16°   29°
  • Martes 26 de Octubre
    Despejado20°   30°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

El arte de usar las manos para dar placer

Tips para hacer masajes eróticos. 

Por Paola Kullock
Email This Page
masaje

Mi versión del masaje erótico (que seguramente no coincide con los grandes manuales, pero está pensado y armada de acuerdo con los gustos de miles de hombres que pasaron por mis manos). Antes que nada: estoy en contra de la franela encubierta. Para mí, ¡está mal!
¿Qué es la franela encubierta? ¿Viste cuando vas en el colectivo y un señor te apoya de tal forma que te incomoda, pero no es evidente y pensás: “¿Me pareció o fue real?” O el peluquero que te apoya su miembro viril en el hombro o el ginecólogo que te toca de una forma rara, es la sensación de “¿es él que se está zafando, o soy yo que ando calentita por la vida?” Una percepción molesta, sobre todo porque esa duda no te deja reaccionar.
O más claro: cuando tu pareja te ofrece masajes fuertes en la espalda y termina estirando las manos para tocarte las lolas desde atrás, y vos pensás “¡Eh! Yo quería en la espalda!”
Todo lo que pensamos se traslada a las manos. Por eso tenés que ser coherente con lo que prometés. Si prometés un masaje descontracturante, tenés la obligación moral de hacer eso y si prometés uno erótico, eso exactamente es lo que harás.
¿Por qué no mezclar? Porque estamos imposibilitados de sentir dos cosas al mismo tiempo. O nos relajamos o nos excitamos.
Pensá en el 69. Si vos lo hacés muy bien, él o deja de hacer lo que hacía y disfruta o deja de sentir para hacértelo mejor a vos. Una cosa primero, otra después y todos felices.
Si prometés un masaje fuerte y hacés uno erótico, sos una prostituta. Si prometés un erótico y hacés un descontracturante, ¡sos una pava! Si tenés experiencia en masajes relajantes y le sumás antes o después, él te va a adorar.
LAS CARICIAS
Las mujeres acariciamos a los hombres como nos gusta a nosotras y ellos nos acarician como les gusta a ellos. Resultado: todos nos acariciamos mal.
Nosotras hacemos movimientos largos y suaves con la punta de los dedos y ellos se duermen. Y ellos nos aprietan y nos amasan, y eso no nos excita ni un poquito.
Lo más difícil de aprender: los movimientos de las manos. Una mano hace una cosa y la otra mano hace otra cosa. Los movimientos nunca son rítmicos, porque lo que es rítmico relaja pero nunca excita. Los movimientos son circulares, chiquitos y con intención. También vas a “amasar”, como los gatos hacen con sus patitas. Trabajás con la yema de los dedos, la palma, el talón, el dorso y el antebrazo. Las uñas se pasan del revés.
Tres maneras de practicar:
1) Últimos cinco minutos de la ducha, jabón líquido y esponja. Te lavás tipo publicidad de jabón, exageradamente, con sensualidad. Con esto creás lo que se llama “conciencia corporal” y es muy útil a la hora de tocar.
2) Si usás crema en el cuerpo, en una pierna la pasás como siempre, en la otra intentás pasar cada mano de distinta forma, usando las diferentes partes de las manos y variadas velocidades. Tratá de que tus movimientos “salgan del hombro”. Que sean exagerados.
3) Doblá lo brazos, de tal forma que te quede el antebrazo hacia arriba. Acariciate los brazos aflojando las muñecas. Tratá de sentir las diferentes texturas de tus brazos, tus muñecas, tus dedos.
Así se empieza:
Le pedís que se acueste boca abajo, en la cama o en el suelo (sobre una toalla). Bajás las luces y ponés música sensual. Te acomodás arrodillada a su lado, a la altura de sus caderas.
Empezás a acariciarlo del tobillo hacia arriba, con movimientos circulares, no rìtmicos. Los pies no, porque puede tener cosquillas. Si querés, movete al ritmo de la música, eso les dará una cadencia especial a tus movimientos, y aunque él no te ve, sentirá tu ritmo. 

Fuente Especial para Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario

Columnistas
Diario Z
Asesora en juegos eróticos. Me nutro de historias. Creo en el humor como elemento esencial ante las dificultades.