Tiempo en Capital Federal

24° Max 18° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 64%
Viento: Sureste 27km/h
  • Sábado 4 de Diciembre
    Cubierto con lluvias19°   23°
  • Domingo 5 de Diciembre
    Parcialmente nuboso con lluvias19°   22°
  • Lunes 6 de Diciembre
    Nubes dispersas18°   24°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 07/12/2021 22:16:13
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Educación pública: honestidad brutal en medio de los escombros

El inicio de clases para los chicos está en riesgo en al menos 20 establecimiento de la Ciudad.

Por Franco Spinetta
Email This Page

A seis meses del estu­diantazo porteño y a días del comienzo de las clases, el Gobierno continúa en deuda con el sector educativo: al menos 20 escuelas registran graves problemas edili­cios y los gremios docentes no acepta­ron aún la propuesta salarial ofrecida por el Ejecutivo. Como un baldazo de nafta en medio del incendio, Carlos Pirovano, subsecretario de Inversiones de la Ciudad, se since­ró en Twitter: «Y si asumimos que la educación pública está muerta y con esa plata les pagamos a los chicos una escuela privada?».

De tomas y promesas

A principios de septiembre de 2010, más de 40 colegios fueron tomados por los alumnos para re­clamar por el grave déficit en infra­estructura que aqueja a las escue­las y colegios de la Ciudad desde hace años, en lo que significó la mayor protesta estudiantil desde el regreso de la democracia.

La situación edilicia se vio agravada durante la gestión ma­crista que no logró ejecutar el to­tal del presupuesto educativo des­de que Mauricio Macri es jefe de Gobierno. Sin ir más lejos, según datos de la propia Dirección General de Contaduría del Gobierno de la Ciudad, durante el año pasa­do sólo se ejecutó el 33,6% de la masa presupuestaria disponible. El Ministerio de Educación pareció tomar nota de lo sucedido y tras la finalización del ciclo lectivo del año pasado encaró un plan de obras de infraestructura con la fi­nalidad de evitar que las protestas se repitan este año. Luego de es­tudiar cada uno de los reclamos realizados por los estudiantes, el titular de la cartera educativa, Es­teban Bullrich, autorizó que se rea­licen 282 obras en complemento de las más de mil previstas desde agosto del año pasado. Funciona­rios del Ministerio explicaron que las intervenciones edilicias se re­parten entre 43 establecimientos e incluyen desde la construcción de aulas hasta la restauración de frentes deteriorados.

Sin embargo, según pudo rele­var Diario Z, al menos 20 escuelas detentan problemas en sus estruc­turas, desde baños clausurados, vi­drios y puertas rotas hasta plagas y obras inconclusas. Desde el Minis­terio de Educación reconocieron la demora. «Es verdad que en al­gunos colegios tenemos un atraso de dos o tres semanas», admitió el subsecretario de Gestión Económi­ca, Financiera y Administrativa de Recursos, Mario Terzano.

En varios de esos colegios contactados por este diario, las autoridades advirtieron que no están en condiciones de comen­zar con las clases. El legislador del Encuentro Popular para la Victo­ria, Francisco «Tito» Nenna, advir­tió que el ciclo lectivo no empeza­rá en «escuelas sin final de obra a la vista».

En el sur de la Ciudad, la situa­ción es crítica. Los polos educati­vos de Barracas y la Boca conti­núan esperando la finalización de las obras. Se trata de la zona don­de la falta de vacantes castiga más fuerte, dado el nivel de sobrepo­blación que existe en las aulas.

En el Polo Educativo de la Boca faltan las rejas perimetrales y sólo está en funcionamiento el jardín. «Allí debería funcionar una escue­la infantil y una de enseñanza me­dia pero, por el momento, sólo está abierto el nivel inicial, donde ya se inscribieron 200 niños y fal­tan vacantes para 240 más», ex­plicó el diputado Nenna.

Por su parte, el Polo Educati­vo de Barracas aún aguarda la con­clusión de la Escuela de Enseñanza Media. La fecha de finalización es el 28 de este mes, aunque fuentes de la empresa Rol Ingeniería SA, que tiene a cargo la obra, aseguraron que la construcción estuvo frenada durante un año y que «ni trabajan­do 24 horas por día se puede termi­nar para esa fecha». En la escuela Hipólito Vieytes, del distrito esco­lar 7, tampoco concluirían las obras. Personal que trabaja en el lugar re­conoció que recién cumplirán con la entrega en mayo o junio, a pesar de que tendría que haber sido ter­minado en diciembre de 2010.

Otro de los establecimien­tos que no iniciarían el ciclo lecti­vo es el Normal 9. Durante una re­corrida realizada por Diario Z, las maestras se quejaron por las con­diciones laborales: «Trabajamos en un contexto de hacinamiento, en aulitas de madera y chapa donde si el aire acondicionado funciona, nos congelamos; si no, nos cocina­mos». En similares circunstancias se encuentrala Escuela Nº 3 del Distri­to 13. Como las obras no culminan, se estima que las refacciones dura­rán dos años y medio. Los docen­tes denunciaron que con el diseño de las obras les sacaron un patio de recreos.

En tanto, un video fechado el 18 de febrero que circula por la co­munidad educativa evidencia el es­tado de la escuela 10 «Antonio Zac­cagnni», ubicada en el distrito 13, barrio de Mataderos. Allí se ven re­facciones a medio terminar, puertas y vidrios fuera de lugar, andamios y escombros en el patio. Liliana, una docente que trabaja en ese esta­blecimiento, aseguró se viven «mo­mentos difíciles en la institución». «Es probable que no comiencen las clases», añadió. Por otra parte, la cooperadora del Normal 7 denun­ció que no están dadas las condi­ciones para arrancar las clases en el nuevo edificio sobre la calle Huma­huaca. «No se realizó ninguna de las pruebas que hay que hacer de luz, gas y agua y las ventanas ex­ternas y del patio interno no tienen protección», contó Pablo Cesaro­ni, integrante de la cooperadora de ese establecimiento. El director ge­neral de Infraestructura del Ministe­rio de Educación porteño, Claudio Viola, afirmó a Diario Z que las cla­ses comenzarán con total normali­dad en ese colegio, aunque admitió que existen demoras en la habilita­ción de los ascensores.

Palermo no escapa a la cri­sis edilicia. En el Avellaneda «hay grietas en el segundo piso luego de las fuertes lluvias y la salida de emergencia está bloqueada», afir­mó Melisa Ortega, miembro del centro de estudiantes de esa escuela. Orte­ga aseveró que lue­go de la toma ocu­rrida en septiembre del año pasado, las autoridades del Mi­nisterio de Educa­ción prometieron la puesta en marcha de la construcción de un edificio anexo sobre la calle Hum­boldt. «Sin embar­go sólo tiraron una pared abajo y des­pués abandonaron la obra», comentó.

Las dificultades alcanzan también al nivel inicial. Es el caso de la Escuela Nº 6 de Li­niers. Se trata de un estable­cimiento para discapacitados que tiene sus aulas en el primer piso. Si bien no se registran allí problemas edilicios, el ascensor no funciona y deben trasladar a los niños por la escalera.

«Para Macri, Educación y Vivienda pasaron de largo», disparó el legislador de Igual­dad Social, Martín Hourest, quien realizó una investigación basada en el último informe de la Dirección General de Conta­duría, que arroja índices alar­mantes de subejecución. «No es posible que, mientras se so­breejecuta un 150% en ba­cheo y plazas y un 142% en publicidad y propaganda, la ejecu­ción anual en infraestructura para Educación fue del 33,6%».

«Estamos preocupados porque ya no se trata de ineficiencia sino de una política deliberada», agregó el diputado de la Coalición Cívica, Sergio Abrevaya.

Los alumnos que forman par­te de la Coordinadora Unificada de Estudiantes Secundarios (CUES), se reunirán los próximos días para ana­lizar la situación edilicia de los co­legios. Desde la FUBA destacaron que la toma de establecimientos permitió que el reclamo se hiciera visible. «El Gobierno reconoció que teníamos razón», indicó Matías Bo­tana, presidente del Centro de Es­tudiantes del Manuel Belgrano.

DZ/km

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario