Tiempo en Capital Federal

22° Max 16° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 89%
Viento: Nordeste 26km/h
  • Lunes 29 de Noviembre
    Cubierto con lluvias17°   25°
  • Martes 30 de Noviembre
    Parcialmente nuboso16°   26°
  • Miércoles 1 de Diciembre
    Cubierto con lluvias17°   22°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 28/11/2021 17:14:11
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Edgardo Form: ‘No es justo que la República subsidie a la Ciudad’

El legislador de Nuevo Encuentro opina que las políticas del PRO aumentan la brecha social.

Por Romina Calderaro
Email This Page

Edgardo Form, legislador porteño de Nuevo Encuentro, es técnico en cooperativas y docente. En diálogo con Diario Z, Form analizó la coyuntura política de la Ciudad y reconoció que el menú que le permite ganar elecciones al jefe de Gobierno Mauricio Macri incluye un ingrediente aportado por la oposición: su imposibilidad de seducir con éxito al 30 por ciento del electorado que no tiene preferencias ideológicas pero no se siente convocado por el progresismo.

Usted presentó un proyecto para que el Banco Ciudad reoriente su política crediticia hacia los ciudadanos comunes. ¿Por qué?
Presenté ese proyecto pero, lamentablemente no prosperó. Considero que el banco debe plantearse como objetivo financiar a las empresas micro, pequeñas y medianas radicadas en la ciudad y sobre todo ofrecer créditos hipotecarios. Pero de acuerdo con informaciones que suministra el Banco Central para la República Argentina, observamos que entre los cien principales deudores del banco hay empresas de gran magnitud, algunas de las cuales ni siquiera están radicadas en la ciudad. Hay casos como el de Peugeot, por ejemplo, con créditos por arriba de los noventa millones de pesos, o el Grupo Grobocopatel, que recientemente abrió una fábrica de fideos en Chivilcoy y recibió quince millones de pesos. Y como éstos son los cien principales deudores. Pero además la operación más detallada de la operatoria del Banco Ciudad indica que cerca de cinco mil millones de pesos -digamos casi el 33% de la cartera total de créditos- están orientados a empresas de grandes dimensiones. Por eso, nosotros dijimos que habría que reorientarla en función de atender las prioridades que establece la Carta Orgánica del Banco de la Ciudad de Buenos Aires con lo cual se podría multiplicar en un ciento por ciento la cantidad de créditos hipotecarios y en una cifra aún mayor el financiamiento para micro, pequeñas y medianas empresas. El Banco Ciudad podría mantener la misma rentabilidad que tiene actualmente.

A pesar de esas políticas, el macrismo conserva un respaldo significativo.
Al gran mentor de Mauricio, Jaime Durán Barba, una vez le preguntaron en quién pensaba cuando definía una estrategia comunicacional. Respondió que piensa en un vendedor de choripanes de Mataderos. Está pensando en el sentido común de un segmento muy permeable a determinados mensajes, a los que reciben la influencia de eslóganes supersintéticos. Entonces decir «nosotros trabajamos para la felicidad», como sostiene Mauricio Macri y de pronto hay un corte de luz que deja de iluminar el Obelisco, ese vendedor de choripanes de Mataderos piensa que lo que dice Mauricio es cierto y no que la ciudad de Buenos Aires no pagó a la empresa proveedora la factura de luz. Y que tampoco es justo que el conjunto de la República Argentina subsidie a la ciudad que tiene el mayor producto bruto interno per cápita de la Argentina.

Pero la composición del voto de Macri también incluye a gente de clase alta, no sólo al vendedor de choripanes.
Por lo menos cuatro de cada diez porteños están en esa sintonía. Una ciudad donde no haya bolivianos, donde no haya peruanos, donde no haya cabecitas negras, donde no haya villas, en fin una ciudad para gente rubia de ojos azules de un determinado estándar de vida y ¿esto cómo se traduce después en políticas públicas? Se traduce con subejecución de presupuesto para el hospital público, subejecución de presupuesto para la escuela pública, privilegio de bicisendas, aunque es evidente su escasa utilidad, alcanza con pararse en una esquina con bicisenda y registrar con un cronómetro cuántos ciclistas pasan. Sería muy deseable que Buenos Aires fuera como Copenhague o Ámsterdam pero acá hay un tema cultural que va a llevar mucho tiempo modificar. Es sólo un ejemplo de un montón de medidas que no promueven la igualdad entre el sur y el norte de la ciudad. Recientemente se publicó un informe pormenorizado acerca de la brecha entre el norte y el sur. Es una brecha que al ritmo que va la construcción con el boom inmobiliario, va a requerir, según los analistas, no menos de un cuarto de siglo para cerrarla, en la medida en que se invierta en la zona sur al ritmo que se viene haciendo en la zona norte. Macri privilegia a los ricos por sobre los pobres.

¿Cuál es la prueba más contundente de ese privilegio?
Yo creo que la imagen de la sub-ejecución presupuestaria en educación es un dato clave, porque en definitiva la escuela pública ha sido concebida como igualadora, como democratizadora, la práctica del guardapolvo blanco era para evitar las diferencias, para que todos se sintieran pares, y la tendencia hace ya un tiempo es el privilegio a la escuela privada y la escuela privada apunta a un segmento que tiene recursos y lo que hace es consolidar o cristalizar esas diferencias en lugar de tender a igualar. Me parece que el tema de la educación es una de las claves.

Usted pertenece a Nuevo Encuentro, cuyo referente principal es Martín Sabbatella. ¿No se ha desdibujado su imagen?
Nuevo Encuentro es un frente que integran distintas fuerzas. Yo particularmente pertenezco al Partido Solidario cuyo referente es Carlos Heller que, como se sabe, acaba de presentar un nuevo proyecto de Ley de Servicios Financieros y obviamente es el referente nacional con más potencialidad. Nuevo Encuentro ha tenido la virtud de reunir a un conjunto de sectores políticos que están buscando nuevas alternativas, que comulgan con los grandes postulados del kirchnerismo, el respeto al acompañamiento y al liderazgo de Cristina pero también plantean la necesidad de revisar aspectos de la práctica política, de la construcción, de la acumulación política, la democratización de las fuerzas políticas. Nuevo Encuentro es joven porque es una fuerza frentista que tiene pocos años, pero que ya tiene representación parlamentaria a nivel nacional, en Catamarca, en Tierra del Fuego, en la Legislatura porteña. Vamos por más y veremos el escenario que se plantea el año próximo, yo creo que uno de los desafíos de Nuevo Encuentro es crecer, hay que pensar en la migración de quienes están militando en otras fuerzas para que se sumen a la nuestra, en la incorporación de sectores independientes, aunque tengan sus tradiciones, y por supuesto la capacidad de generar referentes. Porque la política se construye con propuestas, con ideologías pero también con personas de carne y hueso que encarnan esas aspiraciones con capacidad de liderazgo, de manera que yo veo un futuro promisorio, en algún momento va a haber una síntesis de los que pensamos muy parecido.

¿Hermes Binner, por ejemplo?
No, lamentablemente creo que no. Nosotros durante un tiempo -y cuando digo nosotros me refiero a Carlos Heller y a otros compañeros de distintas fuerzas, por ejemplo Jorge Rivas, Oscar González-, constituimos lo que se llamó el Encuentro Popular por la Soberanía Nacional, llamado Encuentro de Rosario, ahí estaba Binner, era otro momento donde no estaba claro todavía el rumbo de nuestro país. Pero a partir de fines de 2005 cuando el gobierno de Néstor Kirchner, el de Chávez y el de Evo Morales dicen «no al ALCA» y asumen una postura claramente de defensa de lo nacional, de lo popular, de inserción en el mundo a partir de un proyecto propio, comienza a haber una diferenciación. De hecho Binner está en una fuerza que confronta con el gobierno nacional y a veces con argumentos que lamentablemente recogen los eslóganes de la derecha.

DZ/km

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario