Tiempo en Capital Federal

21° Max 15° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 69%
Viento: Nordeste 12km/h
  • Miércoles 14 de Abril
    Despejado17°   21°
  • Jueves 15 de Abril
    Despejado18°   22°
  • Viernes 16 de Abril
    Despejado18°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Durán Barba: a la derecha de todos

El ecuatoriano asesora a Federico Franco, el ex vice paraguayo que desplazó a Fernando Lugo.

Por Franco Spinetta
Email This Page

Jaime Durán Barba atraviesa su peor momento desde que desembarcó en la Argentina para construirle un perfil de líder moderno a Mauricio Macri. Procesado como presunto responsable de manipular encuestas telefónicas y organizar una campaña sucia contra el senador del Frente para la Victoria Daniel Filmus, y cada vez más alejado del círculo de influencia del jefe de gobierno porteño, Durán Barba comenzó a buscar otros horizontes y mercados en América Latina. Sin embargo, los clientes elegidos por el consultor ecuatoriano lo volvieron a exponer como un asesor ligado a las derechas latinoamericanas.

«Jaime Durán es un lujo, un prestigioso ganador, un conocedor que nos va a ayudar a ensanchar el conocimiento sobre la política moderna.» Así presentaba al consultor estrella del PRO, a fines de 2011, el actual presidente de Paraguay, Federico Franco, el hombre que orquestó la destitución de Fernando Lugo, Franco, en aquel entonces vicepresidente de Lugo, estaba inmiscuido en una feroz interna, que finalmente perdió, del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) y requirió los servicios de Durán Barba para construir su camino hacia la presidencia. Así y todo, el cliente del gurú terminó alcanzando el objetivo, aunque lo hizo a través de una acción que el Congreso Nacional argentino consideró -por unanimidad- como una «ruptura del orden democrático y de la voluntad popular».
Según los medios de prensa paraguayos, la influencia de Durán Barba sobre Franco fue extendiéndose desde la oratoria y lo ideológico (la idea de no confrontar como estandarte) hasta lo físico, ya que -al igual que Macri- el cliente del consultor terminó afeitándose el bigote. Los consejos que vertió en diversas exposiciones no resultaron muy disímiles a los preceptos que divulga el jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma. Durante una de sus alocuciones, Durán Barba remarcó que la «gente dice que está cansada de la política y no cree en los políticos porque los políticos quedan mucho en el pasado y la sociedad evoluciona demasiado».

Durán Barba y Federico Franco se conocieron por intermedio de Mauricio Macri, en el marco de las reuniones organizadas por el ex presidente del Partido Popular español José María Aznar en la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), un think tank de la derecha internacional, en el que participan figuras como Mario Vargas Llosa.

Franco visitó la Legislatura porteña el 5 de mayo de 2011, diez días antes del Bicentenario de la Independencia del Paraguay, y fue recibido con honores por el jefe de Gobierno, quien se salteó todos los pasos protocolares que se deben cumplir cuando se produce una visita institucional. En aquella oportunidad, Macri le regaló una camiseta de Boca Juniors y Franco retribuyó el gesto con una de la selección paraguaya.

Fuentes consultadas por Diario Z señalaron que Franco quedó «deslumbrado» por el trabajo del ecuatoriano al frente de la campaña PRO para jefe de Gobierno, que estaba comenzando a delinearse. Charlaron de política, de América Latina y también del proyecto del PLRA para suceder a Fernando Lugo. Y allí mismo lo tentó con una oferta para contratar sus servicios como consultor. Unos meses después, Durán Barba comenzó a viajar asiduamente a Asunción, la capital paraguaya, para impartir sus conocimientos y ayudar al vicepresidente a forjarse un perfil de líder moderado, moderno y propositivo.

Franco es un médico cirujano vinculado al Opus Dei, que se consagró como vicepresidente en el 2008 gracias a una coalición con Lugo, conformada por varios partidos, movimientos y sectores sociales, denominada Alianza Patriótica para el Cambio. Enseguida, se distanciaron por diferencias ideológicas. La relación con Lugo fue difícil desde los primeros meses del gobierno, y entre 2009 y 2010 prácticamente se rompió. «Yo estoy preparado para ser presidente», dijo Franco más de una vez.

Con destino México

El retiro paulatino de Jaime Durán Barba del círculo áulico de Mauricio Macri comenzó hace unos meses, cuando el jefe de Gobierno empezó a escuchar a otros dirigentes con más peso político y no tan abocados al marketing. «Se le cayó la careta con lo pueril de la campaña sucia, sumado al mal manejo de la coyuntura y al hecho de que hoy está probado que Macri debería haber sido contendiente en 2011 para tener una masa crítica inicial», señaló a Diario Z un ex colaborador del gurú.

Sin embargo, Durán Barba continúa utilizando ciertas estrategias que le dieron rédito a la hora de conseguir clientes. Durante una presentación en compañía de Federico Franco, que puede verse en YouTube, el consultor ecuatoriano proyectó como propio un spot de la candidata brasileña Marina Silva.

Diario Z, en su edición del viernes 15 de julio de 2011, había desenmascarado al asesor del PRO. En declaraciones a este medio, la cabeza de la campaña de Silva, que forzó una segunda vuelta entre la candidata de Luiz Inácio «Lula» Da Silva, Dilma Rousseff, y el hombre del Partido Social Demócrata Brasileño, José Serra, Paulo de Tarso, director de la agencia brasileña Matisee, había señalado que «Durán Barba vino a Brasil en dos oportunidades como asesor externo al equipo, pero todo lo que trajo son ideas comunes que ya habíamos escuchado. Hizo críticas imbéciles, no tenía noción de lo que pasa aquí y luego nos enteramos de que en cada lugar que lo convocan dice lo mismo. Cuando el león está muerto, aparecen 20 cazadores para la foto».

En la actualidad, a pesar de haber filtrado que se estaba ocupando en la campaña presidencial en México -información que publicaron diversos medios-, Durán Barba está asesorando a un oscuro personaje, involucrado en graves denuncias de corrupción y nexos con las mafias, que aspira a una diputación. Se trata de René Bejarano, ex operador y mano derecha de Manuel López Obrador, cuando éste era alcalde de México DF por el Partido de la Revolución Democrático (PRD).

El 3 de marzo de 2004, la televisión mexicana emitió un video donde se lo veía a Bejarano -en ese momento coordinador del PRD en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal- recibiendo una coima de 45 mil dólares por parte de Carlos Ahumada Kurtz, un empresario argentino -al que en México llaman «El señor de los sobornos»- que está ligado al negocio del fútbol y el gerenciamiento de clubes y que supo tener estrechos vínculos con la dirigencia de Boca Juniors, sobre todo con Carlos Granero, un ex gerente del ese club cuando era presidido por Mauricio Macri.

Bejarano estuvo detenido bajo acusaciones de fraude, corrupción y lavado de dinero, aunque estuvo en prisión menos de un año a cambio del pago de una caución.

Los principios

El inicio del derrotero político de Durán Barba se dio en su país de origen, Ecuador, y no fue muy promisorio. Entre 1998 y 2000 fue jefe de Gabinete del gobierno de Jamil Mahuad, quien está prófugo de la Justicia de ese país. Según se supo luego, Durán Barba fue uno de los ideólogos e impulsores de la dolarización de la economía ecuatoriana y que uno de sus hombres de consulta fue el ex ministro de Economía Domingo Cavallo.

Mahuad cayó tras el llamado «Feriado Bancario», en el que quebraron 20 bancos y se congelaron las cuentas, una medida muy parecida al corralito. El presidente fue perdiendo poder y tras una rebelión indígena, huyó -al igual que Fernando de la Rúa- en un helicóptero desde la Casa de Gobierno.

Luego, Durán Barba fue asesor en la campaña para diputado del ex presidente Febres Cordero y del alcalde de Guayaquil Jaime Nebot. Ambos dirigentes, según la Asamblea Permanente de Derechos Humanos (APDH) de Ecuador, pertenecen a «un partido de extrema derecha en cuyo régimen (1984-1988) se cometieron las más graves violaciones a los derechos humanos y civiles que se recuerde en todo el siglo XX en el Ecuador». Alexis Ponce, vocero de la APDH, denunció que en ese período «se institucionalizó la tortura, la ejecución extrajudicial, la desaparición forzada de personas».

DZ/km

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario