Tiempo en Capital Federal

15° Max 12° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 84%
Viento: Sureste 26km/h
  • Sábado 6 de Junio
    Cubierto con lluvias14°   16°
  • Domingo 7 de Junio
    Cubierto15°   17°
  • Lunes 8 de Junio
    Parcialmente nuboso14°   18°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Disfunciones masculinas: cómo ayudar a la pareja

Quienes consultan por su sexualidad lo hacen impulsados por sus compañeras, tras una paciente tarea de apoyo.

Por Juan Carlos Kusnetzoff
Email This Page
8936684-hombre_sentado_sexo.JPG

Cada vez es más frecuente que, entre las consultas habituales de los hombres con problemas sexuales, se encuentre una mujer –esposa, amiga, amante– que ha motivado la visita al médico. Cuando el especialista empieza a indagar acerca de cómo llega el paciente a hacer la consulta, siempre aparece en el relato una mujer impulsando esa acción.

El abanico de consultas es muy variado: hombres con problemas de erección, de eyaculación precoz o con falta de deseo sexual, entre otras problemáticas. Sin embargo, hay algo que es común a todos ellos: se resistieron durante mucho tiempo a consultar al médico por su problema, pese a la crónica insistencia de su compañera.

Esas mujeres que impulsan a sus hombres a consultar al especialista suelen presentar dos tipos de motivaciones.

En primer lugar, se encuentran muy preocupadas por el estado de ánimo de sus compañeros: tienen insomnio, depresión y malhumor. Esas emociones dominan el panorama de las disfunciones sexuales. En segundo lugar, porque los problemas sexuales y el humor de sus compañeros influyen directamente en sus propias funcionalidades genito-sexuales.

A este complejo panorama deberemos agregar la inversión de energía y de tiempo para convencer a consultar con profesionales a quienes comparten la cama con ellas, desde hace mucho tiempo, en la mayoría de los casos.

Esa tarea, paciente y persistente, que no pocas veces genera acaloradas discusiones, provoca un enorme desgaste en la pareja, que se incrementa cada vez más a medida que va pasando el tiempo y la consulta se va dilatando.

Al final, el panorama cambia. La tranquilidad y la alegría de la pareja suelen dominar en el 90 por ciento de los casos, cuando luego de algunos meses –a veces también bastante más que meses– la disfunción mejora, y eso hace cambiar el humor y la convivencia general de la pareja.

Ese logro, además, hace sentir a la mujer que el esfuerzo que realizó no fue en vano, y que otra vez la pareja resulta un espacio de placer, de armonía y de felicidad.

 

DZ/al

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario

Columnistas
Diario Z
Médico sexólogo clínico. Director del Programa de Sexología Clínica del Hospital de Clínicas. Jefe de Cátedra Libre Sexología Clínica.