Tiempo en Capital Federal

18° Max 11° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 37%
Viento: Oeste 20km/h
  • Sábado 21 de Septiembre
    Despejado12°   20°
  • Domingo 22 de Septiembre
    Despejado13°   16°
  • Lunes 23 de Septiembre
    Cubierto11°   16°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Discapacitados Emocionales: Solo te quiero como amigo

DiscapacitadosEmocionales.com

Por Nicolás Zabo Zamorano
Email This Page

El celular suena. Vos ya sabés quién es y también qué es lo que quiere. Es esa persona a la que atendés apresuradamente a pesar de que odiás hablar por teléfono. Te sigue llamando porque se dio cuenta, hace tiempo, de que recibe trato especial. Tiene una cintita VIP con la que se pasea por tu vida.

Atendés el celular y te dice lo de siempre: que está mal. A veces te preguntás cómo puede ser que una persona siempre esté mal, pero lo que en realidad pasa es que sólo te llama cuando está así. Te necesita cuando su mundo se derrumba sin importarle que con su llamado termine derrumbando el tuyo.
Está en camino. Te ponés a revisar tu casa. Buscás eliminar cualquier rastro de abandono personal. No es necesario que vea como todo sigue exactamente igual al día del último episodio. Aquella vez intentaste hacerle creer que había tanta basura porque estabas averiguando formas de reciclarla, pero era mentira. Si había basura acumulada era porque te habías olvidado de sacarla. Hace tiempo te venís olvidando cosas. Hasta te olvidaste que se iban a olvidar.
Se retrasó pero eso no te sorprende. Cuando llegue sabés que va a intentar inventar una nueva excusa. Casi siempre usa las mismas: o dice que se le cortó la luz y tuvo que bajar las escaleras despacio porque no se activaron las luces de emergencias o que esperó durante tres horas el bondi y que como no venía se terminó tomando un taxi que iba a 20 kilómetros por hora y que encima el tachero no paraba de hacer comentarios fachos. En el fondo sabemos que en realidad se enganchó con algo que vio en la tele minutos antes de cruzar la puerta.
Está abajo. Te preguntás por qué no sube hasta que recordás que ya no tiene la llave. Lo único que tiene tuyo es tu atención constante. Probablemente sea por eso que después de saludarte con un abrazo eterno se deje caer sobre el sillón como quien espera un masaje en los pies. Te cuenta que tiene problemas amorosos. Pero no con vos, claro, sino con otro, con el de turno. Ese que no se merece el lugar que le tocó.
«Cómo me gustaría poder tener con otro esto que tengo con vos.» Lo dice como si nada, como si no fuese hiriente el comentario. Encima lo dice de manera tan inocente que te resulta imposible creer que lo hizo a propósito. Que lo hizo buscando dañarte… Pero lo hizo. Quiere que todo lo que decís se lo diga otro, quiere que todo lo que hacés lo haga otro. Te tiene en el banco de suplentes, pero no piensa hacerte entrar aunque los otros once jugadores sufran una fractura expuesta.
¿Qué va a pasar cuando finalmente aparezca ese «otro»? Probablemente termines transformándote en esa persona que no es de la familia pero que igual sus hijos llaman «tío». Pero, si sos más inteligente y recuperás tu dignidad, podés convertirte en aquel gran amor del que les hablará a sus hijos. Ese que se le escapó por haber sido tan imbécil de buscar en otro lado algo que ya tenía.

DZ/LR

 

Email This Page
Comentarios (1)
  • Facu Barba Azul

    lunes 2, diciembre, 2013

    Buenisimooo

Deja tu comentario