Tiempo en Capital Federal

15° Max 11° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 75%
Viento: Este 25km/h
  • Jueves 23 de Septiembre
    Cubierto con lluvias13°   16°
  • Viernes 24 de Septiembre
    Despejado11°   17°
  • Sábado 25 de Septiembre
    Despejado12°   18°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Dietrich: Los colectivos dejarán de pasar por Maipú

El Subsecretario de Transporte habla de la remodelación de los centros de trasbordo de Constitución y Retiro, de la peatonalización de las calles del microcentro y del metrobús.

Email This Page
dietrich2

El misterio será develado algún día del mes próximo, cuando se inaugure formalmente el metrobús de la 9 de Julio. Entonces, cuando las líneas de colectivos que hoy circulan por las calles aledañas a la avenida más ancha del mundo lo hagan por carriles exclusivos, se sabrá si tanto cambio en la foto de la ciudad de Buenos Aires fue en vano o si consiguió aliviar el tránsito de un modo considerable. Guillermo Dietrich, secretario de Transporte de la Ciudad, es optimista: dice que en el desarrollo del proyecto no hay nada librado al azar y que “el riesgo de que salga mal es cero”.

¿Por qué decidieron seguir adelante con el metrobús en la 9 de Julio, a pesar de todas las críticas?
Porque nosotros, como Gobierno de la Ciudad, apostamos al transporte público y ecológico. Esa es nuestra política y es nuestra visión de la movilidad nacional. El metrobús es un elemento fundamental en esta estrategia.

¿Por qué no ampliar la red de subterráneos? En el mundo, la tendencia es ésa.
No, no es así. En los últimos diez años, lo que más se han hecho en el mundo son metrobuses. Podemos poner como referencia a Río de Janeiro: para el Mundial, se están construyendo 140 kilómetros de metrobús y cuarenta de subte. No tiene que ser una cosa o la otra, pero se hacen mucho más metrobuses que subtes en el mundo. En Sudáfrica, para el Mundial del 2010, también se construyeron más metrobuses. Hay que mejorar el subte, claramente, pero hay que hacer muchísimos metrobuses. Es un sistema de transporte muy nuevo. El primer subte es de Londres, se hizo en 1863, y el primer metrobús se hizo en Curitiba en los años 70. El metrobús es un subte en superficie: todavía no se entiende que es una fusión entre un colectivo y un subte. Tiene las ventajas del subte, porque está aislado de la congestión, tiene estaciones, tiene información para el pasajero. Y, como el colectivo, tiene la ventaja de que está sobre superficie. Claramente es mucho mejor viajar en la superficie que debajo de la tierra. La realidad es que el subte avanzó mucho desde la lógica de que las calles eran para los autos, y el metrobús creció mucho en el mundo, en cambio, porque las ciudades se plantearon cambiar el paradigma de movilidad: las calles ya no son exclusivas para los autos. El nuevo paradigma viene de la mano de una nueva visión del rol de la bicicleta en la ciudad, una nueva visión del peatón en la ciudad y una nueva visión de lo que es el transporte público en superficie.

¿Qué se está haciendo en Retiro y en Constitución en materia de transporte?
Se están remodelando totalmente los dos centros de trasbordos, que son los más importantes que hay en la Argentina, y estamos haciendo toda la parte externa totalmente nueva, con un reordenamiento de flujos de tránsito de colectivos, de autos, reordenamiento de paradas, mejoras de movilidad urbana, mejora de la superficie peatonal, liberación del espacio que estaba invadido por manteros, porque es un espacio público para todos. En Retiro, estamos poniendo dos cintas transbordadoras para la gente que camina con valijas, que es mucha.

¿Y qué son los túneles para colectivos en Constitución?
Ésos son dos proyectos que se plantean para una segunda etapa y que apuntan a mejorar en el futuro la conectividad del metrobús con Constitución, por un lado, y por el otro, con la salida a Libertador y la llegada a Retiro.

La Secretaría de Transporte viene impulsando una política de peatonalización de varias calles. ¿Cuál es el fin?
Dentro de estos cambios de paradigma de la movilidad, la primera forma de movilidad es caminar cuando las distancias son cortas. La movilidad incluye al peatón, pasando por el ciclista, colectivo, subte, tren, todo lo que son transportes no contaminantes o mucho menos contaminantes, y mucho más efectivos en el uso del espacio público. Las ciudades, en general, no están pensadas para el peatón. De hecho, ciudades como Dubái están pensadas para el automovilista, a una escala gigante, con grandes avenidas. También es el caso de Orlando, Florida, que es una ciudad relativamente nueva y está totalmente pensada para el automovilista. Sin auto, es imposible moverse, porque las distancias de un lugar a otro son muy grandes. En el otro extremo, en una ciudad como Venecia, la gente se moviliza a todas partes caminando. Nosotros nos planteamos el desafío de ir reconvirtiendo nuestras ciudades para que sean mucho más pensadas para el peatón, para esto tenemos que incentivarlo a que camine, y para incentivarlo a que camine, las calles tienen que ser más seguras, cómodas y amigables. Cuando se camina por la calle Maipú, por una vereda de un metro y pico de ancho, repleta de gente, y te pasan los colectivos por al lado, cruzar la esquina… todo se vuelve muy incómodo. Dentro de dos meses, no va a haber más colectivos en esas calles; y dentro de un año y pico, el 70 por ciento de la calle va a ser para el peatón y el 30, para los vehículos. Hoy es al revés. Esto cambia totalmente la lógica de quién tiene la prioridad de ese espacio público y abre toda una discusión sobre si este espacio público es para los vehículos o para las personas. De la misma forma que ensanchamos las esquinas en Palermo Viejo o las veredas en Corrientes, hacemos estas intervenciones peatonales, de las cuales ya tenemos cinco en la ciudad. Reconfiguramos este espacio público donde, acotamos el espacio para los vehículos dándole más espacio al peatón.

¿Cuánto va a costar finalmente el metrobús de la avenida 9 de Julio?
Alrededor de 115 millones de pesos.

¿Y por qué definieron esta obra como prioridad?
Porque en la 9 de Julio y en el centro es donde más gente se encuentra de todo nuestro país, es un lugar donde se usa mucho el transporte público, la gente pasa muchas horas dentro de los colectivos y lo que hacemos es replantear la dinámica del área central de la ciudad. Para replantear la movilidad de una forma profunda y para siempre, el metrobús es un eslabón fundamental, porque la movilidad la determinan en gran parte los miles de colectivos que circulan durante el día. Había que darle otro cauce a ese recorrido.

Los recursos siempre son limitados. ¿Qué obras tuvieron que dejar de lado para hacer el metrobús?
Claramente, al hacer el metrobús en la 9 de Julio, no lo hicimos en otro lugar… Es decir, dejamos de lado un montón de otros lugares para hacerlo. Te diría que fue una decisión muy valiente de Macri establecer que, en un lugar emblemático de la Ciudad, el transporte público tuviera prioridad y los autos, menos espacio. Tal vez haya sido la decisión más difícil desde el punto de vista de la política, por la resistencia que generó. Hay gente que lo entiende y gente que no, pero generalmente la gente que anda en transporte público tiene menos voz que el automovilista. Esto es un paso fundamental, porque deja insertado el mensaje de que en Buenos Aires, lo más importante es el transporte público, de la misma forma que fue el proceso de las ciclovías. De hecho, en pocas las ciudades se hicieron 100 km de ciclovías protegidas, y muchísimas menos, las que las hicieron en el corto lapso de tres años.

Pero la apuesta que hicieron es muy grande: recibieron muchas críticas por haber cambiado la foto de la 9 de Julio, por haber cambiado de lugar un montón de árboles. Si el metrobús no produce una mejora realmente notable, van a ser criticados nuevamente.
Acá hay un equipo muy profesional de gente, muchísima gente, un equipo de 100 personas trabajando en el transporte llamado metrobús. Acá hay cero improvisación, todo lo que se hace se estudia. Desde diciembre del año pasado, tenemos una reunión semanal. El riesgo de que esto salga mal es cero, nosotros sabemos que la gente va a tardar mucho menos viajando. Hay cierta discusión que es positiva, pero a veces la que proviene de la política es negativa, sobre todo cuando es maliciosa y se hace desde la ignorancia y sin información. Ahí es cuando no se agrega nada, cuando alguien dice: “tendrían que hacerse tranvías con ruedas”. Eso termina siendo un colectivo y hay supuestos expertos que se atrevieron a sugerirlo. Cuando se hacen cosas, se toman riesgos, eso es inevitable. Los riesgos son menores cuando menos se improvisa, y aquí hubo un equipo muy grande del gobierno trabajando. El Ministerio de Espacio Público que conduce Diego Santilli está muy comprometido con este proyecto en lo que respecta a veredas, pavimentación de espacios verdes, arbolado, iluminación, desagües; hay un equipo de obras ad hoc que se hizo para este proyecto, todo el equipo de tránsito y transporte, etcétera.

¿Y para qué día de julio está prevista la inauguración?
Para julio. No sabemos todavía para qué día.

DZ/km

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario