Tiempo en Capital Federal

23° Max 18° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 74%
Viento: Nordeste 10km/h
  • Sábado 17 de Abril
    Cubierto19°   22°
  • Domingo 18 de Abril
    Cubierto18°   22°
  • Lunes 19 de Abril
    Muy nuboso18°   22°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Diego Frenkel, semillas de lucidez

Tras la disolución de La Portuaria, el músico habla desde sí mismo en ‘El día después’.

Por Diego Oscar Ramos
Email This Page

La soledad de su estudio casero, sus guitarras, la computadora, una ventana rectangular alta que da a un jardín y un año de trabajo intenso fueron los que dieron nacimiento a El día después, el disco que Diego Frenkel publicó este año luego de la disolución en 2010 de La Portuaria, la banda con la que por dos décadas supo unir pulso danzante con una poesía muy personal, atenta tanto a las emociones internas como a las cuestiones sociales. «Me encontré un poco solo, tuve que poner mi propio marco, me sentí parecido a un pintor o a un escritor y, aunque no estaba acostumbrado, me gustó este modo de trabajo porque me dio oportunidad de profundizar mucho», dice el músico, que toca el 14 de octubre en Boris Club de Jazz (Gorriti 5568) acompañado por Florencio Finkel (voz y bajo), Lucy Patané (guitarra y voz), Pedro Bulgakov (bateria, percusión y tablas) y Victoria Carambat (voces).

¿Cómo fuiste llegando a este sonido de guitarras acústicas y armonías vocales?
Empecé trabajando con mi guitarra acústica en mi estudio hogareño, que tiene una ventana desde donde veo un árbol que va cambiando los colores según la luz del día y las estaciones. Fue un señalador del tiempo dentro del estudio, donde entro en otra dimensión. Y en base a hurgar en nuevas formas para armar una canción, por un año guardé bocetos sin letra, eran como pequeños ángeles que aparecían para decirme algo, semillas que traían momentos de inspiración o lucidez. Sabía que tenía que hacerlas crecer a fuerza de labor.

La presencia de las cuerdas le dio todo un carácter.
Las cuerdas le dieron un entorno muy cinematográfico.

¿Cómo vivís el sostener una carrera bajo tu nombre?
Me siento muy cómodo, muy relajado y fluido, me gusta estar explayando mi mundo artístico, hablando desde mí mismo. Fueron muchos años con una banda muy querida, pero estoy poblado internamente como para poder estar solo. Forma parte de un crecimiento personal. Y en vivo toco con una banda que son divinos compañeros, muchos de ellos gente más joven.

Hace poco estuviste en la presentación de un libro de David Byrne que tenía como tema sus viajes en bicicleta. ¿Cuáles son hoy tus rituales de circulación?
El libro de David me identifica por el hecho de andar la Ciudad, siempre me gustó observar el modo de vida de la gente y estar próximo a los lugares. Hoy sigue siendo un ritual sabroso caminar hasta un café y sentarme a leer. Buenos Aires todavía lo permite, aunque hay cada vez más restaurantes y menos bares. Suelo pasear en bicicleta o caminando por bordes de vías, la costa del río. Me gustan los lugares donde hay una fusión entre la Ciudad, lo ordenado, y el desorden o lo indeterminado de la naturaleza.

DZ/km

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario