Tiempo en Capital Federal

22° Max 17° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 65%
Viento: Sureste 25km/h
  • Jueves 2 de Diciembre
    Despejado18°   24°
  • Viernes 3 de Diciembre
    Muy nuboso18°   25°
  • Sábado 4 de Diciembre
    Cubierto19°   24°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 01/12/2021 03:28:58
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Diario Z en el Dakar: la mina San José, un lugar mítico

El lugar está cerrado y es visitado por turistas de todo el mundo.

Por leandro-balasini-enviado-especial
Email This Page

El día amaneció nublado en Copiapó. El trayecto hacia la mina, donde los 33 mineros permanecieron a 700 metros bajo tierra por casi setenta días, está a sólo 42 km del vivac instalado en esta ciudad. Al lugar se accede por la Ruta de los Japoneses. Ellos fueron los primeros en sacar el hierro de esta zona y llevarlo a Caldera, muy cerca de aquí. El trazado, entre montañas y piedras, está impecable. Cerca del arribo, hay un cartel escrito a mano que indica: «Mina San José. Fuerza». La «camanchaca», como llaman por estas tierras a la niebla, hizo difícil un camino esperado por todos. Sin embargo, minutos más tarde, allí arriba el sol aparecía en todo su esplendor.

«Sólo se puede acceder hasta aquí», avisa, de entrada, el carabinero, Claudio Cornejo, señalando la barrera baja que incluso impide el paso de otros integrantes de la fuerza de seguridad que se acercan para tomar alguna foto. El puesto de control donde este joven trabaja durante siete días seguidos, fue construido luego del derrumbe. Antes no estaba, pero con la explosión mediática que surgió tras el salvataje fue necesario un guardia de seguridad para prohibir el paso más allá de lo permitido.

Desde esa vieja barrera que impide el paso, se observa una estructura metálica sobre la base del cerro donde fueron rescatados los mineros, «Quisieron hacer de este lugar un paisaje turístico. Pero fue imposible porque la mina tiene peligro de derrumbe. Por ese motivo, la gente de Geología prohibió el ingreso. Además, es propiedad privada y hay mucho oro y cobre por explotar», explica uno de los trabajadores que no quiere dar a conocer su nombre por temor a represalias por parte de la gerencia.

A pesar de eso, parece que las ganas y la necesidad de contar son más fuertes que la prohibición. «Hace algunos días hubo un evento (movimiento telúrico). No sucedió nada, pero puede suceder algo en cualquier momento. Ante eso, sería un homicidio habilitarlo para que la gente lo conozca», advierte el minero. También detalla que el túnel por donde bajó y subió el Fenix, fue tapado con un bloque de cemento por precaución, luego de que un funcionario se presentara y quisiera mirar hacia abajo. Se le negó el pedido y, finalmente, fue cerrada para nunca más abrirse.

Llama la atención encontrar a esta mina de oro y cobre completamente despoblada, tan diferente a como el mundo la conoció por televisión. Antes del derrumbe, empleaba a 452 trabajadores; hoy, a casi tres meses de aquel tristemente célebre episodio, apenas cumplen funciones 16 personas, que cubren turnos de a dos. La labor se reduce a custodiar oficinas y vigilar, atentos, el paso de los turistas. Es que ahora en verano, los curiosos se multiplican. De hecho, en las piedras donde los familiares y amigos expusieron sus plegarias durante aquellas sesenta y nueve interminables noches, se pueden leer mensajes de todas partes del mundo, como Alemania o Austria.

No falta mucho para que este lugar, mítico para algunos, tortuosos para otros, se transforme en polvo. «Para que vuelva a funcionar debería convertirse en una mina a cielo abierto», señala el minero. Antes de partir en la camioneta junto a su compañero, dice que «en febrero se sabrá si la mina se vende o se cierra o si se puede volver a trabajar para seguir explotando los minerales que aquí abundan».

Abajo, en la montaña lindera al cerro, los nombres de los 33 formados con piedras blancas son el fiel testimonio de que ellos, los verdaderos protagonistas de esta historia, permanecerán allí pase lo que pase.

DZ/km

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario