Tiempo en Capital Federal

31° Max 23° Min
Nubes dispersas
Nubes dispersas

Humedad: 40%
Viento: Nordeste 21km/h
  • Miércoles 20 de Enero
    Despejado24°   30°
  • Jueves 21 de Enero
    Despejado23°   30°
  • Viernes 22 de Enero
    Despejado21°   28°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Diario de Moscú, amor de entreguerras

Basada en textos de Walter Benjamin, Damián Dreizik interpreta al célebre filósofo y ensayista alemán.

Por Néstor Rivas
Email This Page
DIARIO DE MOSCU web

Año 1927. Walter Benjamin (Damián Drei­zik) atraviesa las grandes estepas para cruzar de Berlín a Moscú. El motivo formal de su viaje es conocer de manera directa la situa­ción de la Unión Soviética. A esa altura, Benja­min ya tenía hecho todo un recorrido intelec­tual y se encuentra meditando la posibilidad de afiliarse al Partido Comunista alemán, para lo cual quiere conocer de cerca los progresos de la “patria socialista”.

Pero en su corazón oculta una segunda razón: reencontrarse con la actriz y directo­ra teatral letona Asia Lascis (Anita Gutiérrez), con la que mantuvo una relación una década antes y de la que sigue enamorado.

Tras dos días de travesía lo recibe su amigo Bernard Reich (Ramiro Agüero). Con amargu­ra descubre que Asia y Bernhard son pareja. En su diario de viaje se mezclan sus cavilacio­nes en torno a la suerte de la revolución rusa en los primeros años del stalinismo y también sobre su íntimo desencanto amoroso.

Dreizik y Alfredo Allende son los respon­sables de esta adaptación teatral del Diario de Moscú del filósofo alemán. El resultado es una pieza melancólica, por momentos risue­ña, siempre rigurosa. La consolidación de la burocracia, la “despolitización” dentro de la revolución, el destierro y asesinato de León Trotsky se alternan con el rechazo de Asia ha­cia Benjamin, la desazón, el arrepentimiento por no haber consumado la relación en su de­bido momento.

El elenco logra un ensamble preciso, en el que Dreizik se destaca por expresividad y carisma. A ellos se suma el piano de Marcelo Katz sobre el escenario, de espaldas al públi­co, interpretando en vivo la banda musical de la obra. La escenografía –de estética cuidado­samente despojada– remite a las vanguardias artísticas que cobraron impulso durante los primeros años de la revolución, cuando el sta­linismo todavía no había entronizado al “rea­lismo socialista” como modelo excluyente. Un proyector arroja imágenes de El hombre de la cámara (Dziga Vertov) y de El acorazado Po­temkin (Sergei Einsenstein) para acompañar varias escenas.

Era el principio del fin de la ilusión. Co­menzaban a desplegarse las fuerzas que con­ducirían a la II Guerra Mundial.

 

Diario de Moscú. Sábados a las 21 y domingo a las 20, en el C. C. San Martín, Sarmiento1551. Entradas $90. Hasta el 14 de junio.

 

DZ/nr

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario