Tiempo en Capital Federal

20° Max 14° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 63%
Viento: Sur 21km/h
  • Miércoles 30 de Septiembre
    Despejado15°   21°
  • Jueves 1 de Octubre
    Muy nuboso13°   19°
  • Viernes 2 de Octubre
    Nubes dispersas  13°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Diana Bellesi: palabras de una andariega

Ni distinciones ni homenajes velan la mirada, amorosa e implacable, de la poeta.

Por nahuel-mercado-diaz
Email This Page

Asoma a la puerta acompañada por su perra Talita, que estará atenta a cada movimiento, a cada inflexión de la voz de esta mujer de magníficos ojos claros. La poesía de Diana Bellesi ya cumplió cuatro décadas, desde Buena travesía, buena ventura pequeña Uli (1974) hasta el imponente Poesía reunida. Tener lo que se tiene (2009), que agrupa toda su obra. Pero Bellesi prefiere comenzar por las marchas de estudiantes sin privarse de citar a la chilena Violeta Parra: «Me gustan los estudiantes», dice, y extiende el mate. En la producción poética de Bellesi, la experiencia es una marca fuerte. Tributo del mudo fue escrito desde el exilio interno en el delta durante la dictadura. Los años que coordinó talleres de escritura en la cárcel se reflejaron en Paloma de contrabando. Mate cocido (2002) está signado por el 2001 y la lucha piquetera. El jardín habla del que se atisba por la ventana y el de la isla y, así, del paso del tiempo y de la vida.

¿Cuál fue su primer contacto con la lírica?
Tenía siete años y fue una versión de la Divina Comedia en la diminuta biblioteca de una escuela primaria de Zavalla, mi pueblo de Santa Fe. Me acuerdo de que los primeros versos me dejaron helada. Anterior a eso fue la copla: yo me crié en el campo, todo se hacía a tracción a sangre y trabajaba toda la familia. Venían peones golondrinas, comíamos todos juntos y la copla en la noche o los días de lluvia eran algo maravilloso. Entonces, entre la copla que me entró por la oreja y el primer gran momento con la Divina Comedia, me quedé pegada al verso desde muy chiquitita.

En Zavalla comenzó el mundo, ¿y después?
A fines de los 60 había mucha gente en las carreteras, que recorrió el continente con el concepto de la patria grande. Fue como la escuela primaria, el conocimiento de la droga y el rocanrol. Y tener un timón, que en mi caso era la poesía. Yo siento que ese viaje no se terminó nunca. Si bien dejé de andar de mochilera, hay algo de ese espíritu de los 70 que me acompaña, que me construye.

¿Qué le produjeron las 1.200 páginas de Poesía reunida?
Me impresioné (ríe). Encontré coherencia, que cada libro marcaba una diferencia pero que también cerraba un diálogo con el anterior o con el posterior. Se volvieron muy presentes poemas que escribí en los 70… Una siempre lee lo nuevo, lo inédito. Nunca lo que ya publicó. En este caso, como es la suma de todos mis libros, los poemas adquirieron otra presencia.

¿Los reconoció?
Sí, ésa soy yo. Yo escribí esto. A veces me dan risa o cariño. Ahora no lo haría de ese modo, claro, pero uno le hace así (hace el gesto de una caricia) a aquella que era más jovencita y que escribió los poemas de la juventud.

Este año recibió muchas distinciones.
Con la ciudadanía ilustre sentí una incomodidad absoluta que resolví haciendo un discurso en contra del macrismo (véase fragmento en el recuadro). Una quiere que la gente la quiera, no que la premien. De lo contrario, que la premien con plata. Cualquier otra premiación es absurda. El ilustrísimo -es broma- fue seguido por el premio de la Fundación el Libro. Ir a la feria, escuchar a los funcionarios, poner la trucha por 5.000 pesos también me dio indignación. He tenido un año un tanto indignada con los premios. Me da un poco de vergüenza.

¿Hay un reverdecer de la poesía?
La poesía estuvo verde aún en la dictadura y gozó de una salud mayor que otros géneros gracias a que estuvo fuera del mercado porque las editoriales no la incluían en sus catálogos. Hubo, hay, una copiosa cantidad de pequeñas editoriales que sí publican. Esto le dio al poeta una extraña libertad. La libertad extraña es productiva, la gente escribió aún en las peores condiciones sociales y políticas.

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario