Tiempo en Capital Federal

21° Max 14° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 50%
Viento: Sureste 34km/h
  • Martes 1 de Diciembre
    Despejado17°   26°
  • Miércoles 2 de Diciembre
    Cubierto con lluvia20°   28°
  • Jueves 3 de Diciembre
    Nubes dispersas19°   29°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Día Mundial de la Diabetes: A ganar la batalla del movimiento

Un programa integral para personas con diabetes, hipertensión y sobrepeso que las ayuda a modificar

Por Fernando Molero
Email This Page
790403-salud_deporte_diabetes.jpg

El conocimiento sobre la incidencia que tienen los hábitos y costumbres en la salud de las personas se remonta a los orígenes mismos de la medicina. Las primeras referencias las hizo el griego Hipócrates, padre y fundador de la ciencia médica, hace 2.400 años.
Podríamos decir entonces que tuvimos tiempo para «trabajar» la cuestión. Se trata, sin embargo, de un área donde todos -no sólo los médicos- tenemos planteados desafíos muy importantes. Es que no es fácil modificar conductas que tenemos internalizadas desde hace décadas y que se fueron forjando durante generaciones y generaciones. La vida moderna -con sus automóviles, computadoras y comidas rápidas, con su ritmo frenético y la televisión omnipresente- nos condujo a un estilo de vida sedentario, con mala alimentación y poco espacio para el ocio, el ejercicio físico y el tiempo al aire libre. La cuestión es que todo esto está convirtiéndose en un gran problema a nivel mundial. El sedentarismo, por ejemplo, ya se considera un factor de riesgo al mismo nivel que el tabaquismo. La diabetes tipo 2, la obesidad y la hipertensión son enfermedades no transmisibles que están ligadas a nuestros hábitos y costumbres.
Una iniciativa muy interesante al respecto es la que tomó Osperyh, la obra social de los encargados y encargadas de edificios, que adoptó un programa integral llamado Calidad de Vida para atender este aspecto de la salud de sus afiliados.
Calidad de Vida arrancó en 2007 como un programa dirigido a la atención de la diabetes, a partir de un relevamiento entre los afiliados al Suterh -el sindicato de encargados de edificios- que dio como resultado un listado de 2.700 casos. Esto nos lo cuenta María Fernanda Vidal, a cargo de la coordinación de los programas de actividad física de Calidad de Vida. Diario Z la entrevistó en las modernas instalaciones del gimnasio Megatlón del barrio de Almagro, que es administrado por el Suterh. Allí, en una atmósfera deportiva teñida de olor a cloro de pileta y con los sonidos del chapoteo en el agua y la música marchosa característica de los gym, Fernanda nos explicó en qué consiste el programa y repasó sus progresos.
«Empezamos trabajando sobre la diabetes. Como está relacionada con la obesidad, el sedentarismo, la poca actividad física y los malos hábitos alimenticios, el programa se fue abriendo a todos esos temas. La obesidad, por ejemplo, tiene una relación directa con la diabetes tipo 2, que se puede controlar muy bien con dieta y ejercicio físico. De lo contrario, las consecuencias pueden ser graves». La diabetes tipo 2 puede ocasionar pérdida de la vista, problemas cardíacos y circulatorios muy severos.
El programa apunta además a los casos de sobrepeso e hipertensión. Está a cargo de un equipo multidisciplinario que se reúne quincenalmente y hace un seguimiento exhaustivo paciente por paciente. La importancia que fue adquiriendo dentro de la vida del sindicato se refleja en el hecho de que su secretario general, Víctor Santa María, participa personalmente de esas reuniones. Están involucrados 150 médicos de distintas especialidades y son cerca de mil los pacientes que participan actualmente.
Los pasos del programa son los siguientes: una vez que el médico de cabecera diagnostica al paciente, éste es derivado a un equipo de salud mental que le brinda apoyo psicológico; luego a un nutricionista, que le organiza una dieta personalizada que deberá cumplir en forma estricta, y de allí al área de actividad física, que cuenta con cinco sedes: dos en la ciudad de Buenos Aires y tres en el conurbano. «Ahí entro yo», dice Fernanda con una sonrisa. «La actividad física es fundamental. Con solamente empezar a moverse, ya comienzan a modificarse los valores y a disminuir los niveles de azúcar en sangre. Cuando el paciente ve eso y además hay un reconocimiento, es un gran estímulo y ayuda a que se enganche.».
Esos estímulos juegan un papel muy importante en el programa, que incluye viajes y retiros a centros turísticos donde se realizan talleres, se dictan charlas y se estimula la integración del grupo. Se premian la constancia, el compromiso y el esfuerzo. Cada grupo tiene un nombre que lo identifica: el sentimiento de pertenencia y la vida social que surgen de los grupos son un gran factor de contención. «Éste es el sexto año del programa y hay gente que hace seis años que está. Es muy difícil que alguien se mantenga tanto tiempo en un gimnasio. La permanencia se logra por el trabajo de contención. Somos un equipo de diez profesores de educación física especializados en esto, que contenemos, escuchamos, nos preocupamos por el que no viene y por su estado de salud. Estos grupos requieren mucho más que lo que se aprende en el profesorado». Los pacientes concurren dos veces por semana al gimnasio, donde practican ejercicio aeróbico, complementos y media hora de natación.
«Cada vez llega más gente al programa por dos razones: porque hay más casos de obesidad, pero también porque la gente se concientiza más. Antes venían personas mayores cuando ya no tenían posibilidad de hacerse tratar. Ahora, hay más gente joven con sobrepeso que quiere prevenir.»
La obesidad y la diabetes son de las llamadas «enfermedades no transmisibles», pero lo que se transmite, sí, son los hábitos y las costumbres. ¡»Contagiemos», entonces, un estilo de vida más saludable!

DZ/LR

 

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario