Tiempo en Capital Federal

19° Max 15° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 47%
Viento: Suroeste 18km/h
  • Sábado 19 de Septiembre
    Despejado11°   15°
  • Domingo 20 de Septiembre
    Despejado10°   18°
  • Lunes 21 de Septiembre
    Parcialmente nuboso12°   17°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Después de las PASO: Retomar la iniciativa

El gobierno convocó al diálogo a empresarios y sindicalistas, modificó el Impuesto a las Ganancias en beneficio de los asalariados y lanzó un nuevo plan federal de seguridad. La centralidad de la Presidenta. La reapertura del canje, la discusión por la Ley de Medios y el panorama hacia octubre. 

Por Eduardo Blaustein
Email This Page
cristina_anuncio_ganancias_47195 TŽlam Buenos Aires 27/08/2013.-La presidenta Cristina Fern‡ndez de Kirchner anunci— hoy el aumento del piso del m’nimo no imponible a 15 mil pesos brutos a partir del 1 de setiembre, al abrir el segundo encuentro de Di‡logo Pol’tico en Casa de Gobierno. Foto:Raœl Ferrari/TŽlam/dsl

Obligado por el resultado adverso de las PASO, y dando señales de que intenta atender a lo sucedido y responder con nuevas políticas, el gobierno reacciona: discursos presidenciales, doble convocatoria al diálogo con empresarios y sindicalistas, una modificación importante del Impuesto a las Ganancias en beneficio de los asalariados, el lanzamiento de un presunto nuevo plan de seguridad a escala federal, la promesa de estudiar nuevas estrategias para combatir el trabajo en negro. En cada movida y tal como sucedió en la campaña electoral, la centralidad de la presidenta es absoluta. Una vez más la figura de Martín Insaurralde aparece opacada, incluso por la de Daniel Scioli. Como ya es regla, cuando el gobierno da señales de apertura, la oposición tiende a silenciar los gestos que tanto reclama. Al mismo tiempo, la convocatoria es relativa: hay representantes del poder económico que no estuvieron en las primeras citas: las patronales agrarias y AEA, por ejemplo. Faltan también las centrales de Hugo Moyano y Pablo Micheli y los representantes de los partidos opositores. En buena medida esas ausencias son más que entendibles: el gobierno no puede arriesgarse a sufrir un desaire o armar espacios de diálogo que sólo sean aprovechados por la oposición para retirarse entre gritos oportunistas.

Con estimable rapidez el gobierno anunció los cambios en el Impuesto a las Ganancias. Según los números oficiales, sólo un 10% de los trabajadores pagarán el tributo a partir de septiembre, y apenas un 1% de los jubilados. Para compensar lo que se pierde en recaudación fiscal, el gobierno debió atenerse irónicamente al eslogan “en la vida hay que elegir”. Es decir, “eligió” gravar con un 15% las utilidades por la venta de acciones y títulos que no cotizan en Bolsa y con un 10% los dividendos que las empresas repartan entre sus accionistas. Estas últimas iniciativas deben pasar por el Congreso. La opción asumida por un lado toma la vieja propuesta, opositora o no, de “gravar la renta financiera”. Pero con una salvedad importante: por un lado la precisa y por otro desnuda la conveniente vaguedad de ciertas expresiones opositoras. ¿A qué se llama “gravar la renta financiera? ¿A establecer impuestos sobre la compraventa de acciones, de bonos, de plazos fijos? Ningún opositor, ni antes de la campaña ni en su transcurso, ofreció cálculos afinados acerca de cuánto dinero dejaría de recaudar el Estado modificando el Impuesto a las Ganancias. Mucho menos se proyectaron cifras sobre lo que se podría recaudar según qué renta financiera se grave. Una vaguedad parecida expresó la UIA en la primera ronda de diálogo en Santa Cruz, siempre a propósito de la modificación del Impuesto a las Ganancias: nosotros nos lavamos las manos, que se arregle el Estado, no podemos poner un peso.

Entre dos Cortes Supremas
El fallo de la cámara neoyorquina sobre la deuda con los fondos buitres plantea un problema grave para el país y para el gobierno que sea. La presidenta respondió con iniciativa y será el Congreso el que deba decidir si apoya la propuesta oficial de reabrir el canje ofreciendo algunas nuevas garantías a los acreedores. No pocos referentes de la oposición parlamentaria mostraron sensatamente su predisposición a apoyar la propuesta oficial. No pasó lo mismo con algunos economistas emblemáticos ya sea por su trayectoria y discurso, o por su cercanía con espacios de la oposición. El caso más sonoro fue el de Carlos Melconian, antiguo candidato a ministro de Economía del último Menem (en la campaña electoral de 2003), hoy referenciado con el PRO de Mauricio Macri. Melconian equiparó las conductas de los fondos buitres con las necesidades de ahorro de cualquier hijo de vecino.

Cuando comience el debate sobre la tercera reapertura del canje de deuda será interesante atender a las posiciones que se expresen en el Congreso. ¿Qué opciones alternativas se van a mostrar? Pino Solanas, que solía plantear la revisión de la deuda externa, ¿dirá lo mismo que Alfonso Prat Gay? ¿Alguien se atreverá a decir que hay que pagar todo lo que piden los fondos buitres arriesgando que los acreedores que ya habían aceptado el canje cambien de actitud, de modo que la deuda externa vuelva a convertirse en la peor pesadilla argentina?

En la otra Corte Suprema, la argentina, mientras se escriben estas líneas, se desarrolla la audiencia pública convocada para tratar la Ley de Medios antes del fallo final. En la semana el gobierno recibió apoyos de la Iglesia, del relator especial para la Libertad de Expresión de la ONU, Frank La Rue, y de la Coalición para una Comunicación Democrática. Hay razones para creer que los jueces supremos apostaron a dilatar de manera elegante un poco más su decisión. Será interesante saber cómo se las ingenian los magistrados para redactar una sentencia –que seguramente contendrá algo más que votos en disidencia– que sea coherente con sus planteos anteriores, cuando dijeron que la ley no es inconstitucional ni afecta la libertad de expresión, aunque sí toca intereses patrimoniales. En conjunto, los cortesanos fueron funcionales a la estrategia de la corporación mediática más poderosa: dejar pasar el tiempo para fallar en un momento de debilidad relativa del kirchnerismo.

Panorama complicado
Parece difícil que el oficialismo pueda remontar en forma notoria los resultados de las PASO en octubre, aún cuando los nuevos anuncios y los que se sumen acaso modifiquen esta percepción. Algunas hipótesis parecen confirmarse. Parte del voto bonaerense a Francisco de Narváez, según consultores cercanos al oficialismo, efectivamente irán a Sergio Massa, que podría rondar el 40% de los sufragios. En Capital, Gabriela Michetti seguramente se beneficiará con votos a Alfonso Prat-Gay y otros referentes de Unen. Daniel Filmus podrá crecer en algunos puntos, pero su techo es menos flexible que el de Pino Solanas, con lo cual esa senaduría del kirchnerismo está en peligro.

Es tan difícil saber si el kircherismo podrá remontar en los dos años que faltan para el 2015 como creer en las capacidades de gobierno de los que se presentan como alternativa nacional. Si es por las promesas de un nuevo republicanismo y de mejor calidad democrática, se hace más arduo aún creer en ellas cuando algunos opositores amenazan con tomar por asalto el Congreso ignorando las tradiciones institucionales. O cuando tiran frases como “Cristina Kirchner es Isabel Perón” (Elisa Carrió) o bien “O Cristina cambia o va a tener que dejar el gobierno” (Jorge Yoma). Los referentes del socialismo y del radicalismo no conservador han sido los más prudentes en esa materia.

dz/lr 

Fuente Especial para Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario

Columnistas
Diario Z
Periodista, escritor, autor de Decíamos ayer. La prensa argentina bajo el Proceso.