Tiempo en Capital Federal

22° Max 16° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 89%
Viento: Sur 27km/h
  • Lunes 29 de Noviembre
    Nubes dispersas16°   26°
  • Martes 30 de Noviembre
    Despejado16°   25°
  • Miércoles 1 de Diciembre
    Cubierto17°   22°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 28/11/2021 09:06:07
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Volver a Boedo

El proyecto de Reparación Histórica avanza en la Legislatura.

Por Gabriel Tunez
Email This Page
1703788-san_lorenzo_hinchas.jpg
Anterior Siguiente

Cerrado momentáneamente por trabajos internos.» Así expresa, desde hace más de tres meses, un cartel en el hipermercado Carrefour ubicado en avenida La Plata 1768. En esas cinco palabras, y en una negociación que tiene a la Legislatura porteña como principal actor, ponen sus sueños y esperanzas los hinchas de San Lorenzo para concretar el ansiado regreso de su estadio al predio de Boedo que dejó hace 32 años.
En su última reunión, realizada el lunes 5 de diciembre, la Comisión Especial creada en el ámbito legislativo para analizar el tema decidió conformar equipos de trabajo que abordarán las cuestiones económicas, legales y de infraestructura vinculadas con el proyecto presentado por las autoridades del club y un grupo de hinchas. Cada equipo estará integrado por legisladores, funcionarios del gobierno porteño y representantes de San Lorenzo, pero también se ofreció participar a Carrefour. La compañía de capitales franceses, sin embargo, todavía no dejó trascender su voluntad de venta o no del predio, en el que se instaló en 1985. «Las autoridades de Carrefour, que estuvieron en la anterior reunión, aseguraron que no tienen respuesta de la casa matriz, lo que demora la decisión», dijo el legislador Bruno Screnci Silva (PRO), presidente de la Comisión. En la misma reunión legislativa, se conoció que el Banco Ciudad tasó el predio en $94 millones.
La iniciativa presentada por los representantes del club contempla, según las fuentes consultadas, que la construcción del estadio y sus instalaciones tendrá un costo cercano a los 32 millones de dólares. La cifra incluye otras instalaciones, entre ellas una escuela. Los cálculos estimados en el proyecto tienen en cuenta que los ingresos que se recibirán por la venta de abonos de plateas rondarían los 8,5 millones de dólares al año. Además, se calcula que por el esponsoreo del estadio ganaría 12 millones en diez años, mientras que se espera que la nueva cancha pueda ser alquilada para la realización de recitales. «Sólo por estos tres ítems se generará en los primeros diez años un ingreso nunca a menor a 117 millones de dólares», resumen los hinchas ilusionados.
El proyecto de ley de Restitución Histórica fue promovido a fines de 2010 por el legislador Gonzalo Ruanova (Nuevo Encuentro), fanático azulgrana «por tradición familiar».
Sin embargo, el principal impulso que ha tenido la iniciativa surgió de los hinchas, que en varias oportunidades se movilizaron en forma masiva a la Legislatura para empujar su tratamiento y acelerar el regreso del estadio a Boedo. La presión llegó incluso a la Embajada de Francia, ubicada en Cerrito al 1300, donde integrantes del denominado «comité Estratégico» presentaron un petitorio en el que solicitan la colaboración diplomática frente al reclamo. Además, el presidente de San Lorenzo, Carlos Abdo, anunció que en marzo próximo se realizará una «marcha federal» de hinchas hacia el predio de avenida La Plata. «San Lorenzo tiene una gran participación en la ciudad, queremos que por lo menos la empresa nos escuche», reclamó también Abdo a representantes de Carrefour.
«Vamos a volver…», gritan los hinchas. Muchos de ellos no tienen recuerdo del antiguo estadio que fue desmantelado «por presión de la intendencia de Osvaldo Cacciatore durante la última dictadura militar», como recuerda el periodista Enrique Escande, autor del libro Memorias del Viejo Gasómetro. Escande deja constancia de la resolución comunal que ordenó la apertura de la calle Las Casas -lo que significaba cortar a la mitad la cancha- y fue la sentencia de muerte del estadio, quedó sin efecto seis días después de la venta del predio, que se concretó en cerca de 900 mil dólares; años más tarde, Carrefour compró el lugar por ocho millones de dólares.
El último partido que se jugó en el denominado «Wembley porteño», que tenía capacidad para 75 mil espectadores, fue el 2 de diciembre de 1979: un empate sin goles ante Boca. Muy pocos de aquellos hinchas sabían que no volverían a pisar los tablones de las tribunas. Tres décadas después, la ilusión del regreso ilumina sonrisas.

 

DZ/LR

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario