Tiempo en Capital Federal

28° Max 21° Min
Parcialmente nuboso
Parcialmente nuboso

Humedad: 54%
Viento: Sur 22km/h
  • Viernes 15 de Noviembre
    Despejado19°   25°
  • Sábado 16 de Noviembre
    Cubierto con lluvias21°   25°
  • Domingo 17 de Noviembre
    Cubierto20°   28°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Juan Manuel Herbella: Un nómada intelectual del fútbol

El ex defensor central vistió la camiseta de doce equipos. Es médico, periodista y escritor.

Por Leandro Balasini
Email This Page
3405090-herbella.jpg

A Juan Manuel Herbella lo que le sobran son títulos: deportivos y de los otros, los de escritorio, los que conllevan el esfuerzo de una cursada y las tensiones de los parciales. «El desarrollo intelectual, el hecho de la práctica de la concentración, de estar predispuesto a rendir un examen, repercute positivamente en la cancha porque tomás miles de decisiones por partido. Esas decisiones se desarrollan en un tiempo muy corto y si uno puede formarse para que la cabeza funcione mejor y pueda resolver esas disyuntivas de forma más rápida, seguro tendrá mayores chances de hacer las cosas correctamente», explica el ahora ex jugador, médico (está terminando la especialidad en medicina del deporte) y periodista. Su vida siempre giró en torno a una pelota de fútbol, pero no se quedó sólo en el juego: desde chico, impulsado por los consejos de sus padres, supo que el fútbol tenía fecha de vencimiento.
El «doctor» comenzó su carrera profesional a los 20 años en Vélez. Su currículum marca que, en total, vistió la camiseta de doce equipos, entre los que figuran Godoy Cruz, Nueva Chicago, Barcelona de Ecuador, Maracaibo de Venezuela y Ferro, donde hace seis meses decidió que «su» barrio, Caballito, fuera la última estación de un largo peregrinaje. Según su propia definición, fue un «nómada» del fútbol: «Nunca quise quedarme en un club, por eso jamás vendí mi pase. A mí me interesaba ser nómada, porque me daba la posibilidad de conocer lugares, personas, costumbres. Eso era lo más rico», cuenta.
Claro que esa decisión de no permanecer y transcurrir en una institución, condiciona al futbolista en un mundo lleno de etiquetas: «Te cierra puertas cuando sos grande, te deja disfrutar menos del éxito y todo el tiempo estás bajo la lupa rindiendo examen», señala Herbella. Sin embargo, una y otra vez durante la charla con Diario Z, dirá que no se arrepiente de sus decisiones y que si pudiera volver el tiempo atrás haría el mismo recorrido.
Asegura no extrañar el día tras día con los entrenamientos y las concentraciones, pero siente nostalgia por esos cinco minutos antes de salir a la cancha «por la adrenalina y la carga emocional que eso significa». Y si bien nunca negó la realidad, esa que indica que la pelota en algún momento deja de rodar, fue inevitable que aflorara la angustia del día después: «La vida de un ex jugador es difícil. No es que de un día para otro dejás de jugar y te podés insertar en otro ámbito. Cuando tenés treinta y pico de años y en el resto de las profesiones se están lanzando, en el fútbol todo se acaba», afirma, tajante, el ex marcador central.
¿Cómo se podría trabajar para ayudar al futbolista recién retirado?
En la fundación El Futbolista damos charlas, cursos e intentamos que los chicos tengan acceso a terminar una carrera universitaria o terciaria o, al menos, a completar el secundario. Es una preparación psicológica muy dura. En lo cotidiano nadie te prepara para perder aquello que es la esencia de tu vida.
Como se dijo, el fútbol es parte primordial en la vida de Herbella, pero no conforma el todo. Por eso, en los últimos dos años, escribió dos libros. En el primero, Futboloscopía, contó en primera persona la campaña del ascenso que logró con Quilmes. Con el segundo (El último pase) se animó a una serie de pequeñas crónicas, donde describió personajes y circunstancias que trascienden un partido de fútbol. «La idea era que el que lo estuviera leyendo pudiera vivir y sentir lo mismo que yo en el momento que lo escribí», detalla Herbella, y anuncia que está trabajando en una ficción.
¿Siempre le interesó escribir?
Sí. Desde chico me encantaba contar historias. La escritura fue algo natural que brotó en mí y la lectura me acompañó en cada concentración.
¿Cómo ve al periodismo deportivo ahora que está del otro lado?
Me gusta ver los programas donde se analizan los partidos. Algunos van hacia otras cuestiones, más ligadas a los chimentos, por eso no me interesa. Particularmente, nunca me molestó la crítica, entendía que venía con el trabajo. El problema es que muchos jugadores no se bancan que los critiquen.

DZ/LR

 

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario