Tiempo en Capital Federal

31° Max 24° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 49%
Viento: Nordeste 27km/h
  • Viernes 29 de Enero
    Cubierto20°   28°
  • Sábado 30 de Enero
    Cubierto con lluvias20°   26°
  • Domingo 31 de Enero
    Cubierto con lluvias20°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

El fútbol se pone otra vez los largos

El regreso del campeonato anual es una justa receta para coronar al mejor equipo local.

Por Alejandro Fabbri
Email This Page
6130864-boca_campeon_2011.jpg

Debe ser muy complicado para aquel que quiera entender la lógica de la organización del fútbol argentino. Porque una cosa es sentir adoración por Maradona, Kempes, Batistuta, la Brujita Verón, Riquelme o Palermo y otra mucho más difícil es comprender cómo y por qué se hace lo que se hace desde la Asociación del Fútbol Argentino (AFA).

El futbolero nuestro de cada día ya se enteró de que los campeonatos fueron todos iguales entre 1931 y 1966, con partido y revancha, en un solo formato que tuvo 14, 16, 18 o 29 equipos. Después llegó Valentín Suárez (dirigente de Banfield, pero hincha de Independiente) con su esquema de dos nuevos campeonatos: Metropolitano y Nacional. Esta situación se prolongó hasta 1985, cuando los Nacionales pasaron a mejor vida y la participación acotada del fútbol del interior del país se trasladó al flamante campeonato Nacional B y la Primera División.

Como ni Boca, ni San Lorenzo ni Racing podían ganar esos campeonatos largos, se estableció que para la temporada 1990/91 hubiese dos torneos cortos, pero con una final entre los ganadores y un único campeón. Newell’s obtuvo la primera parte, Boca la segunda y la final quedó para los juveniles rosarinos de Marcelo Bielsa. Entonces, la AFA aumentó la apuesta: dos campeonatos cortos (Apertura y Clausura) con dos campeones. Boca consiguió el suyo en 1992 (tras once años de espera), San Lorenzo lo hizo en 1995 (después de 21 años) y Racing llegó ¡por fin! el título que se le negaba desde 1966 y el mítico Equipo de José.

Las 19 fechas de un campeonato quemaron infinidad de entrenadores, fabricaron largos ciclos exitosos de Vélez y River en los 90 y del Boca de Bianchi a fines de siglo. En esos torneos reincidieron Estudiantes, Newell’s, Argentinos Juniors, los otros grandes, más Lanús y Banfield que debutaron en la A con una vuelta olímpica histórica. Irrumpieron Tigre y Godoy Cruz, Belgrano le devolvió el alma al fútbol cordobés y se produjo el hecho más impactante: el descenso de River, en una Promoción en su propio estadio Monumental.

Así, con la conmoción deportiva provocada por una revolución de resultados inesperados, la AFA decidió retomar los torneos largos con argumentos de peso y algunas excusas livianas. Que así un campeonato tiene menos tensión, que los técnicos pueden durar más, que los planteles deberían trabajar menos presionados y bla, bla, bla. Eso sí, se habla de mantener los promedios, aunque con una medida saludable: reducir los años para contarlos, de tres temporadas a dos, lo que significaría una ventaja para quienes ascienden y necesitan superar el cepo de los 45 puntos.

Las terribles Promociones siguen quedando para el análisis, aunque hay opinión mayoritaria en quitarlas para establecer tres ascensos y descensos directos, algo mucho más saludable y menos tensionante. Todavía no se sabe si será para la próxima 2012/13, aunque se supone que así ocurrirá. En el primer cajón del principal escritorio de AFA, descansa la idea escrita de sumar cuatro equipos más a la Primera A, no sea cosa que los nuevos descensos atrapen a algún poderoso inesperado. En teoría, el torneo largo beneficiaría a aquellos equipos que cuentan con planteles más numerosos y billeteras más abultadas. Incluso podrían jugar dos torneos a la vez.

San Lorenzo, con una crisis económica muy grave y divisiones entre sus directivos, es el principal candidato histórico a sufrir hasta el final la lucha por permanecer en la Primera A y quizá Independiente pueda seguir el mismo camino si no mantiene la senda invicta de siete partidos que pudo realizar en la parte final del reciente Apertura que ganó Boca.

Las buenas campañas de los cuatro clubes ascendidos han provocado una situación inesperada en la tabla de los promedios. Belgrano fue, sin ninguna duda, el equipo revelación del año: no solamente porque mandó a River al descenso en un choque directo, sino porque derrotó a San Lorenzo y a Racing como visitante e hizo lo propio con el Rojo, al tiempo que empató con Boca en la propia Bombonera. Con 31 puntos, necesita sumar 20 para escapar de todo riesgo, algo que parece bastante sencillo.

Los sanjuaninos de San Martín y Atlético de Rafaela hicieron 26, Unión se quedó en 25: repitiendo sus campañas en la segunda rueda, zafarán de todo. Esto hunde a Tigre salvo que supere la barrera de los 36 puntos y complica muchísimo a Olimpo y a All Boys, que necesitan recuperarse para no descender directamente. En el caso de San Lorenzo, si los ascendidos llegan a 51 puntos, necesitará 35 para alcanzarlos. Queda claro que las miradas azulgranas se posarán en Bahía Blanca, Floresta y Victoria para verificar si hay futuro, con o sin Tinelli, con o sin regreso al Viejo y querido Gasómetro.

 

DZ/LR

 

Fuente Especial para Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario