Tiempo en Capital Federal

27° Max 18° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 47%
Viento: Nordeste 26km/h
  • Sábado 28 de Noviembre
    Muy nuboso con lluvias21°   28°
  • Domingo 29 de Noviembre
    Parcialmente nuboso23°   31°
  • Lunes 30 de Noviembre
    Cubierto con lluvias20°   22°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Dengue: cuidados en la Ciudad

El gobierno realiza una campaña de concientizacióm

Por Laura Ferrarese
Email This Page

Con la mayor reserva, varios organismos del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires trabajan en la prevención de un brote de dengue en los meses de verano. Por el momento, también agradecen las inusualmente frescas temperaturas que se viven en la ciudad y que evitan el temprano nacimiento de los mosquitos transmisores de la enfermedad. La estrategia oficial de prevención es grupal y se lleva adelante coordinando actividades entre el Instituto de Zoonosis «Luis Pasteur», hospitales municipales, el Ministerio de Ambiente y Espacio Público, la Universidad de Buenos Aires, la Dirección General de Defensa Civil y otros organismos. El único vocero de ese  trabajo grupal es el doctor Oscar Enrique Lencinas, director del Instituto Pasteur. Lencinas explicó a Diario Z que comenzaron el trabajo en la Ciudad cuando la epidemia de gripe A les dio un respiro, y las tareas incluyeron visitas de concientización casa por casa en distintos barrios y la instalación de 200 ovitrampas ubicadas en lugares estratégicos -y secretos- de la ciudad de Buenos Aires, que se controlan semanalmente para verificar la aparición de huevos del mosquito Aedes Aegypti, transmisor del dengue. El sigilo de estas acciones impide conocer qué cantidad de hogares fue cubierto por la medida o la ubicación de las ovitrampas que gestiona la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad de Buenos Aires junto con el Ministerio de Ambiente. Tampoco fue posible fotografiar estos dispositivos. Lo que sí se sabe es que el operativo abarcó entre 30 y 40 cuadras y se incluyeron los barrios de Villa Luro, Montecastro, Saavedra, Santa Rita, Vélez Sarsfield, Parque Avellaneda y, durante la semana pasada, Barracas. «Nos verán trabajando y habrá fumigación en los parques; yo personalmente lo he solicitado porque esto baja la ansiedad de la gente aunque el mosquito que vive en los parques y plazas sea de tipo común y no es el que transmite el dengue», dijo Lencinas. Y explicó que el Aedes Aegypti habita en los hogares y se mantiene activo en las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde. Ante él, la mejor defensa es la limpieza de depósitos de agua y la colocación de barreras físicas para su ingreso en las viviendas, como pueden ser los mosquiteros.

FALSA ALARMA
Durante la semana pasada, una persona fue atendida por  sospecha de dengue y, tras realizarse los análisis en el Sanatorio Anchorena, fue descartada la presencia del virus. Hasta el momento, ha sido el único caso sospechoso en la de Buenos en esta temporada, mientras que el año pasado tuvo más de 300 casos diagnosticados. Según cifras oficiales, en todo el país hubo 25.989 afectados en 14 jurisdicciones, 11 de las cuales jamás habían tenido casos autóctonos de la enfermedad. Para contribuir con la temible estadística, hubo por primera vez tres casos de dengue hemorrágico y cinco muertes confirmadas por el Ministerio de Salud nacional.
Las temperaturas inusualmente bajas para esta primavera, más cercanas a los 15 grados que a los 25 que resultan promedio para esta época del año en Buenos Aires, mantienen a los mosquitos transmisores del dengue fuera de circulación. Según explica Lencinas, en estos días, los únicos mosquitos activos son los silvestres, que viven aún en temperaturas de 7 u 8 grados y están presentes en plazas y parques. El Aedes Aegypti, transmisor del dengue, necesita temperaturas superiores a los 15 grados para iniciar su ciclo vital.
Además de continuar con las visitas domiciliarias y reforzar la presencia de campañas en el transporte público y medios de comunicación, Lencinas explicó que el Gobierno de la Ciudad reforzó los mecanismos de atención hospitalaria municipal, para agilizar la atención de casos sospechosos. Y también habrá una dosis extra de atención durante las fiestas, en las que muchas personas viajarán desde Buenos Aires hacia el norte del país, y viceversa, potenciando las oportunidades de exposición a la enfermedad. «La única estrategia útil de prevención es cambiar los hábitos de limpieza, hablar con los vecinos y mantener bajo control los lugares donde puede reproducirse el mosquito», repitió Lencinas.
El tratamiento médico inicial de los porteños con síntomas de dengue se realizará en todos los hospitales de la Ciudad, aunque los estudios estarán centralizados en el Hospital de Niños «Dr. Ricardo Gutiérrez». «A diferencia del año pasado, en que se derivaban todos los casos al hospital de Pergamino, este año se ha reconocido que tenemos capacidad de diagnóstico adecuado y los manejaremos aquí», apuntó el doctor Lencinas.
Héctor Coto, director ejecutivo de la Fundación Mundo Sano, que investiga desde hace 12 años la transmisión del dengue en localidades del Norte argentino asegura que, afortunadamente, el mosquito no es muy eficiente para transmitir el virus en la ciudad de Buenos Aires. «Por razones que desconocemos, aún no es eficiente y tenemos que aprovechar este momento para hacer más y mejor prevención», dijo. En ese sentido, elogió la iniciativa nacional del Ministerio de Salud en la normatización y transmisión federal de las medidas que se deben tomar.
Además de las normas propuestas desde los despachos oficiales, la iniciativa privada no se mantuvo al margen. Con un toque de colorido argentinismo, algunos vendedores salieron a promocionar soluciones «ecológicas» para protegerse de los mosquitos. Ya se están vendiendo plantas carnívoras cuya baba pegajosa atraería a los mosquitos, y otros ofrecen sapos para liberar en los patios, que se ocuparían de alimentarse de los peligrosos insectos. Ambas soluciones fueron descartadas por los expertos. Las plantas, porque atraen más moscas que mosquitos. Y los sapos, porque la altura promedio a la que  vuelan los mosquitos es de un metro. «¿Se imagina lo que tendrían que saltar esos pobre sapos?», desmitificó Lencinas con humor. Otro toque de color local lo dan los aumentos de precio en los repelentes. Una recorrida de Diario Z por varias farmacias porteñas detectó aumentos de 20% en el precio de los repelentes en aerosol.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario