Tiempo en Capital Federal

22° Max 17° Min
Muy nuboso
Muy nuboso

Humedad: 66%
Viento: Este 25km/h
  • Jueves 2 de Diciembre
    Nubes dispersas17°   23°
  • Viernes 3 de Diciembre
    Muy nuboso18°   24°
  • Sábado 4 de Diciembre
    Cubierto con lluvias20°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 01/12/2021 20:44:06
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Defensores de la memoria

Un mural para Ricardo Marcos Zucker, hincha y militante desaparecido.

Email This Page

Es un rostro pícaro, con una mirada viva, el pelo ondulado y la pose de un hincha que viste los colores de su equipo, que son los suyos. Así luce el mural que fue pintado en el acceso a la tribuna local del estadio Juan Pasquale, la techada, la que lleva su nombre desde 2001. A casi 32 años de su secuestro y desaparición, los dirigentes de Defensores de Belgrano volvieron a homenajear a Ricardo Marcos Zucker, el Pato, un militante de Monto­neros a quien las fuerzas militares impi­dieron volver a pisar, acaso, su lugar en el mundo. El mural fue obra de Matías Morales, profesor de Bellas Artes, y en el descubrimiento estuvieron miembros de organismos defensores de los derechos humanos. «Nuestro club acompaña des­de siempre las políticas en defensa de los Derechos Humanos, en busca de verdad y justicia», expresó Marcelo Achile, presi­dente de la entidad de Núñez.

Ricardo Zucker fue uno de los diri­gentes que, entre fines de 1979 y princi­pios de 1980, formó parte de la llamada «contraofensiva», un plan que determinó el retorno del exilio para enfrentar a la dictadura. Su historia fue escrita por su hermana, Cristina Zuker, en el libro El tren de la victoria.

Ricardo había nacido el 24 de febrero de 1955, y en 1977 estuvo secuestrado 46 días hasta que logró exiliarse en San Pa­blo junto a su madre y su hermana. Sólo su padre, Marcos, el actor que siempre lo buscó, quedó en el país. Cuando regre­só clandestino a Buenos Aires, lo estaban esperando: el 29 de febrero de 1980 fue raptado cerca de la estación Miserere. Se­gún algunos sobrevivientes, estuvo vivo hasta diciembre, cuando fue fusilado.

Diecisiete años después, seis miembros del Batallón de Inteligencia 601 del Ejér­cito fueron condenados a penas de entre 20 y 25 años de prisión por la desapari­ción de Zucker y otros cinco militantes. Hace dos semanas, el recuerdo de Pato volvió a hacerse presente, esta vez en un mural. Ahora, su rostro en una pared del bajo Núñez, recibe a los hinchas locales en la tribuna que lleva su nombre.

DZ/km

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario