Tiempo en Capital Federal

24° Max 16° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 45%
Viento: Sureste 32km/h
  • Sábado 5 de Diciembre
    Parcialmente nuboso15°   22°
  • Domingo 6 de Diciembre
    Despejado16°   22°
  • Lunes 7 de Diciembre
    Nubes dispersas18°   24°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

De qué hablamos cuando hablamos de light

Los alimentos con “etiqueta verde” son cada vez más populares y ayudan a llevar una mejor alimentación, pero no solucionan por sí solos los problemas de salud relacionados con el sobrepeso.

Por Néstor Rivas
Email This Page
salud_nutricion

Cada vez somos más los y las porteñas que, ante las disyuntivas de si entera o descremada, si con azúcar o con sacarina, si de la regular o de la light, nos inclinamos por la segunda opción. ¿Qué significa eso? ¿Qué estamos en el tránsito hacia una alimentación más saludable o simplemente se trata de una generalizada política de reducción de daños? Probablemente sea demasiado pronto para sacar conclusiones definitivas, pero podemos ir esclareciendo algunas cosas, porque la tendencia a la “etiqueta verde” está firmemente instalada entre los consumidores porteños.
Diario Z consultó a Susana Gutt, médica especializada en Nutrición, para que nos ayude a guiarnos en el incipiente mundo de las bajas calorías. Empecemos por lo primero: cuando hablamos de alimentos light, diet y bajas calorías… ¿estamos hablando siempre de lo mismo?
“La nomenclatura de los alimentos son establecidas por las áreas gubernamentales responsables, que en nuestro país, dependen del Ministerio de Salud de la Nación”, explica Susana. “Las autoridades en materia alimentaria descartaron la utilización del término diet ya que confundía a la población. En cambio, aprobó el término light (´liviano´, en inglés) para denominar alimentos en los que uno o más de sus nutrientes (hidrato de carbono, grasas, proteínas, vitaminas y/o minerales) se encuentran en menor contenido que en el alimento sin modificaciones”. Según el Código Alimentario Argentino, los alimentos dietéticos son aquellos cuya composición fue modificada para satisfacer necesidades particulares de nutrición y alimentación de determinados grupos poblacionales, lo que no siempre significa que se trate de alimentos reducidos en su valor calórico. Por este motivo, se permitió el uso del término light para diferenciar alimentos que poseen determinadas características particulares de otros similares. En general, se refiere a alimentos que fueron reducidos en un 25% o más en su contenido energético. “Los alimentos que contienen menos contenido de grasas, azúcares (hidratos de carbono) o proteínas contienen menos calorías porque son estos los nutrientes que dan el aporte calórico. Es por eso que el término light se lo asocia a bajas calorías”, redondea Susana.
Entonces bien, ¿es recomendable sostener una dieta exclusivamente basada en alimentos light? ¿Garantizan una alimentación saludable? “Sí, porque no se ve afectada la fuente principal del nutriente que se corresponde con ese alimento. Por ejemplo, un queso light tiene una menor proporción de grasa, pero sigue siendo fuente de calcio y proteínas de alto valor biológico”.
Sin embargo, nos aclara la especialista,
“comer alimentos light no significa comer libremente, porque de todos modos debemos controlar las cantidades. Debemos aprovechar sus beneficios para la salud, no para comer más cantidad”.
¿Cómo se relacionan los profesionales de la nutrición con los alimentos light? “La vida moderna y la severa ´epidemia trilliza´ de diabetes, obesidad y sedentarismo hace que los profesionales de la salud indiquemos cada vez más una alimentación con baja cantidad de grasas, azúcares, sodio y con menor valor calórica. Esto, si las personas no pueden o no quieren incorporar actividad física. ¿Quiere comer más? ¡Muévase más!”.
“Yo les digo a mis pacientes que la dieta saludable no es algo que hacemos un tiempo para lograr un objetivo sino un camino para estar más saludables y sentirnos bien. Alguien que logra bajar 15 kilos, digamos, siente que su mejor deseo es no volver a hacer ese gran esfuerzo nunca más. De lo que se trata es de modificar conductas y alcanzar un peso saludable para sostenerlo a lo largo de toda la vida”, concluye Susana.
Aprovechemos los alimentos light… ¡siempre con moderación!

 

Tostaditas y postrecitos
Consultamos con nuestra nutricionista sobre algunos de los productos-emblema de la movida light y esto es lo que nos dijo:
“La leche y los yogures descremados son en general más recomendables. La leche es fuente de calcio, tanto la entera como la descremada con calcio agregado. Eso sí, en los descremados sin agregado de calcio, este mineral puede estar disminuido”, dice Susana, pero inmediatamente agrega que “nunca deben utilizarse lácteos descremados en niños menores de cinco años”.
Sobre los panificados, Susana nos dice que “en general, son alimentos que contienen hidratos de carbono y grasas, por lo cual deben ser incorporados en cantidades limitadas. Las tostaditas light son una alternativa, porque tienen muy bajo contenido de grasa (apenas 3%) y, en poca cantidad, son muy recomendables”.
¿Y esos postrecitos tan ricos que hacen furor en las góndolas? “Hay que tener en cuenta que no pueden comerse en exceso, pero son un reemplazo interesante para evitar el consumo de postres con mayor contenido de calorías. Sirven para darse un ´gustito´, pero no está aconsejado comerlos en cantidades ya que suman grasas e hidratos de carbono.”
Preguntamos también por las gaseosas, pero –en este punto, como dicen las abuelas– Susana nos sacó vendiendo almanaques. “Las gaseosas no deberían ser consideradas como alimento sino como golosina. No son fuente de nutrientes básicos para nuestra dieta.”

Fuente Especial para Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario