Tiempo en Capital Federal

17° Max 14° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 88%
Viento: Nordeste 31km/h
  • Viernes 23 de Octubre
    Cubierto17°   20°
  • Sábado 24 de Octubre
    Parcialmente nuboso17°   22°
  • Domingo 25 de Octubre
    Cubierto con probabilidad de lluvia19°   22°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Daniel Silberfaden: ‘Buenos Aires era amable con la calle ocupada’

El arquitecto apuesta al manejo de tierras para resolver problemas urbanos.

Por
Email This Page

Buenos Aires atravie­sa un proceso comple­jo por las consecuen­cias de su autonomía con respecto a la Nación que hoy, quince años después, generan una situación de orden funcional que no termina de cerrar», dice el arquitecto Daniel Silberfaden, presidente de la Sociedad Central de Arquitectos: «Se dio un paso adelante con el Plan Urbano Am­biental aunque aún no esté regla­mentado, lo que explica la falta de soluciones, como en la Auto­pista Ribereña, que es clave».

¿En ese caso cree que falta de­cisión política?
Sí, pero no es solo un problema de la Ciudad, falta diálogo con la Nación, porque son tierras com­partidas. Buenos Aires tiene cer­ca de 400 hectáreas que son las últimas que quedan para opera­ciones estratégicas como la trans­ferencia del transporte privado al público. Todo requiere de una re­serva de tierras que la Ciudad hoy tiene, pero no tiene, y es ahí don­de falta consenso.

¿Cómo ve los estacionamien­tos bajo los parques?
Son técnicamente posibles, aunque entiendo el temor de los vecinos de perder árboles por alguna mala praxis. De todos modos hay otro problema, porque qué vas a hacer una vez que liquides todo el sub­suelo de las plazas y el tema vehicu­lar siga creciendo. Podés ensanchar las autopistas, aumentar la cantidad de estacionamientos, ¿y después qué? En realidad hay que resolver el transporte público, porque si es un martirio viajar, es difícil que la gente deje el auto.

¿Cree que podrían ampliarse los espacios verdes?
Si uno toma en términos de ciu­dad la cantidad de espacios verdes que hay, aunque en proporción está por debajo de lo recomenda­do, no está muy lejos. El problema es la pésima distribución. Si tomo el sector Belgrano o Barrio Norte parece lo mejor del mundo, pero si sumo Almagro o Villa Crespo, la visión es otra. Insisto en que hay una cantidad de tierra disponible para mejorar en parte esa proble­mática si se cuentan lo que tiene hoy la Nación y que por malas ne­gociaciones no se resuelve. Caba­llito tiene 17 hectáreas y Retiro ya tuvo un proyecto para liberar te­rrenos. Es muy posible agregar nuevos espacios verdes.

¿Le parece que las rejas alejan a la gente de las plazas?
Aunque nunca fui partidario de ce­rrarlas, confieso que desde que hay rejas muchas plazas se ven mejor, pero también creo que son todo un símbolo. Me acuerdo de las pla­zas con niños y viejos, y ahora en­contramos muy pocos niños y muy pocos viejos. Creo que es algo que se perdió por cuestiones de segu­ridad, de higiene y quizás también de rejas. Hoy los chicos juegan en sus casas y los adolescentes se re­únen en la estación de servicio o en el shopping. Ya no usan la calle como lugar de encuentro. Las nue­vas generaciones perdieron regis­tro de que Buenos Aires era una ciudad muy amable porque tenía una calle ocupada tanto de día como de noche, y no eran sólo sus bares, también eran sus plazas. Lo grave es que no hay reemplazos, esta situación vacía la ciudad y si bien la reja tenía el objetivo de cui­dar los parques, hoy también los usa mucha menos gente.

¿Cómo convive lo que se cons­truye con lo anterior?
Es un tema moderno. Empezamos a tomar conciencia del patrimonio en los 70 y la­mentablemen­te en el medio hubo muchas pérdidas. Me pa­rece importan­te la actitud de los vecinos, aunque ahora hay que trabajar bajo normativas que no congelen la Ciudad, porque debe cambiar y crecer. Hay que determi­nar cuales son aquellos edificios y áreas que merecen reconocimien­to, e incluir a los contemporáneos como la Biblioteca Nacional o el ex Banco de Londres que probaron te­ner un valor icónico muy caro a los porteños. El tema también inclu­ye la incertidumbre legal que afec­ta al derecho privado. Acá el Legis­lativo tiene que trabajar mucho, lo que está en juego es el patrimonio y el derecho de las personas de ha­cer uso de sus cosas. Se puede y conservar.

¿Qué demolería?
Voy a contestar por la negativa: no demolería el Luna Park. Fijate, es un edificio que técnicamente es un galpón, que no dice nada, salvo las boleterías del edificio ori­ginal que son Art Decó. Pero la memoria de la gente con respec­to al Luna Park indica que lo me­jor que se puede hacer es revita­lizarlo como lo que es, un centro multipropósito por el que pasaron grandes figuras.

¿Se pueden igualar zonas como Madero y Lugano?
Son extremos, también hay zonas intermedias como Almagro o Pa­ternal. El Plan Urbano Ambiental plantea la creación de subcentros: esto permitiría que crezcan los edificios en de­terminados ba­rrios, que haya más cantidad de servicios y que uno pueda desde casarse hasta vender su casa, mantenien­do las zonas residenciales y sin ne­cesidad de viajar hasta el centro. Eso es democratizar la ciudad. Por otro lado, yo aspiro a una ciudad diversa, por eso tampoco me gus­ta el proyecto de Puerto Madero, lo admiro, creo que nació con una visión de grandeza. Pero se que­dó en la postal. Me gusta la dife­rencia, las calles ocupadas, la con­vivencia, pero no la inseguridad. Me gusta la ciudad de la esquina, y no es una visión de viejo, es la de alguien que vivió toda su vida acá, y que jamás se iría.

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario