Tiempo en Capital Federal

21° Max 17° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 88%
Viento: Nordeste 19km/h
  • Sábado 24 de Octubre
    Cubierto17°   21°
  • Domingo 25 de Octubre
    Cubierto con lluvias18°   21°
  • Lunes 26 de Octubre
    Nubes dispersas14°   20°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Dalma Maradona: “De mi viejo heredé el carácter explosivo”

La actriz reestrenó el biodrama donde cuenta con mucho humor cómo se vive siendo la hija del más grande.

Por Paula Sabates
Email This Page
dalma_maradona

Un año antes de su nacimiento, luego del Mundial de México ´86, una publicación dijo que su papá, Diego Maradona, era más famoso que Jesús. Con esa carga nació Dalma Nerea, la primogénita del mítico 10 de la Selección Nacional. Y aunque mucha gente está de acuerdo con esa afirmación, la actriz –egresada del IUNA– nunca lo sintió así. “Es mi papá, simplemente, más allá de que todo el mundo lo conozca.” Entonces, para “bajarlo a la Tierra y demostrar que es un ser humano”, Dalma escribió en 2012, junto a su amiga, la dramaturga Erika Halvorsen, un relato en primera persona irónicamente llamado Hija de Dios, que ahora reestrenó en el Centro Cultural San Martín. La obra cuenta con la participación del actor Mariano Bicain y videos del archivo personal de la familia, que Dalma tuvo que arrancarle a su mamá: “Nos dio todo menos el del parto. Tiene razón, algo tenía que quedar para la intimidad”, se ríe. En clave de humor, Dalma cuenta jugosas anécdotas que vivió con su padre. Como cuando a los 12 le regaló un auto y ella, sintiéndolo inútil, devolvió el regalo y Diego se enojó. O cuando vivían en un séptimo piso y él le cantó una serenata con un grupo de mariachis para deleite de todo el edificio. “Todas las cosas que cuento son buenas, pero también soy crítica”, aclara la mayor de las Maradona, que además conduce FansWorld, un programa de entrevistas que se emite por internet.

¿Te sirvió la obra para decirle a tu papá cosas que no le habías dicho?
Sí, muchísimo. Fue un poco la excusa para eso. Y a él le encantó, dice que es el mejor regalo que le pude haber hecho. Cuando estrenamos, él no sabía nada de lo que yo decía en escena y estaba muy preocupado. Me preguntaba: “¿Hablás bien de papá?” Y yo le decía que obvio, que para hablar mal ya teníamos a todos los demás. El día que la vio lloró desde que empezó hasta que terminó.

Decís que la obra descubre un “yo soy” a partir de un “él es”. ¿Qué cosas creés que tenés de tu papá?
Hacer lo que me gusta y dejar todo por eso es algo que heredé de él, por ejemplo. También el carácter. Pensaba que era mucho más tranquila hasta que me di cuenta de que tengo una cosa un poco explosiva a veces que es muy de mi papá. Obviamente, y gracias a Dios, soy mucho más tranquila, me tomo las cosas de otra manera.

El título de la obra generó mucha polémica. ¿Por qué lo eligieron?
Porque sabíamos que todo el mundo iba a hablar de eso, pero igual me sorprendió todo lo que se dijo. Claro que es una ironía, si ven la obra se dan cuenta de que yo lo que menos pienso es que mi papá sea Dios. Es mi papá, simplemente, y todo el tiempo hago eso: trato de bajarlo a Tierra y mostrar que es un ser humano. Pero muchos no lo entendieron y hasta gente muy creyente salió a decir que era una ofensa. Nada más lejos de eso.

Muchos piensan que te cuesta menos por ser la “hija de…”. ¿Vos qué sentís?
¡Que me cuesta mucho más! Existe la idea de que estoy en el Centro Cultural San Martín porque soy la hija de mi papá y nada que ver, el teatro nos convocó a nosotros, nadie llamó. Lo mismo pasa con la obra. Siempre está el que dice “seguro es una obra de una minita hablando de fútbol”. Pero bueno, yo estoy tranquila con lo que estamos haciendo y me voy alejando cada vez más de todo eso. Al que tiene algún prejuicio le pido que por favor venga a ver la obra porque de la única forma que yo puedo defender mi trabajo es haciéndolo. En el escenario ya no le tengo que explicar nada a nadie. Y estoy muy agradecida porque la gente que ya vino a verla la supervaloró. Mi historia es la de cualquier hija con su papá, más allá de quien es él, con lo cual es una historia universal que puede disfrutar cualquiera.

¿Qué te pasa hoy con las cosas que se dicen sobre tu familia?
Hay cosas que se dicen que me duelen un montón. Antes era más de llamar a los programas para desmentir, pero de a poco voy tratando de evitar eso y pasarla lo mejor posible. Yo sé cómo son las cosas, sé qué es verdad y qué no. Y si bien me gustaría contestar cada cosa, trato de frenar porque después me veo en esa situación y no me gusto en ese lugar de discutir y gritar. No me gusta ser eso. Entonces trato de aguantar y de que pase todo lo antes posible. Porque el tiempo acomoda todo, las cosas que dicen y son mentira a la larga se saben.

Hija de Dios. Viernes y sábado a las 21, domingo a las 20. C.C. San Martín, Sarmiento 1551. Entradas: $80 y $60.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
Comentarios (1)

Deja tu comentario