Tiempo en Capital Federal

26° Max 20° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 66%
Viento: Sureste 30km/h
  • Domingo 28 de Noviembre
    Cubierto con lluvias17°   23°
  • Lunes 29 de Noviembre
    Muy nuboso15°   28°
  • Martes 30 de Noviembre
    Despejado16°   25°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 27/11/2021 18:09:56
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Cuidarse del sol: Adiós al bronceado Caribe

Ni bronceadores ni aceites. Es mejor evitar las horas críticas e indispensable protegerse con filtros y sombreros. Así se previenen manchas, arrugas y lesiones que pueden derivar en cáncer de piel.

Por Valentina Herraz Viglieca
Email This Page
DSC_5551

 No hay nada más lindo que la piel bronceada, brillosa y combinada con la ropa clara o de colores. El sol y el verano ayudan a sacarse el gris del invierno, y aun­que uno camine por la ciudad el calorcito dice: “vacaciones”, “des­canso” y “buen humor”.

Las imágenes en la televisión muestran personas de todas las edades y sexos tiradas en las pla­zas tomando sol, en Buenos Ai­res se inauguraron “playas secas” para que se pueda tomar sol en continuado desde las 10 y hasta las 20 horas. Pero no, no y no: no tomes sol entre las 11 y las 16 ho­ras. No uses bronceador ni acei­tes. No vayas a la cama solar. “No”, dice Miguel Allevato, jefe de la división Dermatología del Hospital de Clínicas.

El sol es lindo y en la medi­da justa ayuda a procesar vitami­nas que consumimos a través de los alimentos. Así como las plan­tan necesitan de sol y agua para crecer, algo parecido nos pasa a las personas. Pero el exceso y la exposición en los “horarios no permitidos” tienen como conse­cuencia “una mayor cantidad de arrugas, de manchas, de líneas de expresión. Además el enveje­cimiento prematuro hasta llegar a lesiones premalignas y cáncer de piel”, enumera el Dr. Allevato.

Las precauciones son pocas y no son difíciles de cumplir. Sólo hay que vencer el prejuicio que generan para empezar a tener­las en cuenta. “El color broncea­do, en realidad, aparece porque el organismo lo produce, lo hace para defender al núcleo de la cé­lula de la radiación U.V. Ya que a largo plazo puede conllevar al de­sarrollo de cáncer de piel”, dice Allevato.

Probablemente aquellas perso­nas muy preocupadas por su bron­ceado sean las que luego estarán muy preocupadas por sus arru­gas o manchas. Prevenir la primera preocupación redunda en prevenir la segunda. No es que no se pueda estar bronceado, es que hay que saber cómo broncearse y cómo no. Para los días en la ciudad, el Dr. Allevato recomienda: “Usar pro­tector solar en las zonas de foto­exposición: rostro, escote, cuello, orejas y manos. Además usar man­ga larga y sombreros o gorras”.

Los más chiquitos

Los niños son un capítulo aparte: hasta los 6 meses, su cuer­po no está preparado para recibir absolutamente nada de sol. Nada. Y no es el mismo sol el que recibi­rán quienes hayan nacido en la úl­tima década que el que recibieron sus padres y abuelos.

Por eso pensar que “yo me la pasaba en la vereda todo el vera­no y no me ponían nada”, no vale para los niños y niñas de ahora. Si bien las recomendaciones son parecidas, en el caso de los filtros solares para los más chicos hay que tener en cuenta que diga “ni­ños”, ya que esos están compues­tos especialmente para su orga­nismo. Al igual que con los filtros de los adultos, siempre tiene que ser mayor a 30 y si es hidratante, mejor aún.

Trabajar alaire libre

Las personas que trabajan en la calle –cadetes, vendedores am­bulantes, mensajeros, etc.– tie­nen que tomar precauciones todo el año: usar filtro solar cada 2 ho­ras y colocárselo 30 minutos an­tes de exponerse al sol, usar ropa clara y de mangas largas, sombre­ro y anteojos, beber mucho líqui­do, comer frutas y verduras, etc. Unos que en general no se dan cuenta de que su cuerpo está ex­puesto todo el día al sol son los choferes de taxi o colectivo, que apoyan el brazo en la ventanilla durante 9 o 14 horas.

Los mismos recaudos valen para aquellos que están de vaca­ciones y programan todo el día al aire libre, inclusive para las mamás y los papás que aprovechan para ir a la plaza.

Si no se tiene reloj, una bue­na forma de saber si hay que re­fugiarse es calcular el largo de la sombra: no hay que exponerse al sol cuando la sombra es más cor­ta que la estatura. Hay que cui­darse del sol desde chiquititos para poder aprovecharlo el resto de la vida.

 

Recomendaciones

• Evitar exponerse al sol entre las 11 y las 16 hs.

• Usar protector mayor a 30 cada 2 horas (co­locarlo media hora antes).

• En la ciudad, usarlo diariamente en rostro, escote, cuello, orejas y manos.

• Usar sombreros o gorras.

• Ropa clara y de manga larga.

• Beber abundante líquido.

• Tener protector adecuado para niños.

• Rehidratar la piel cuando cae el sol, usar cre­mas con aloe vera, pero no la planta porque no tiene principios activos.

• Volver a colocar protector luego de meterse al agua o transpirar,  no importa que el envase diga lo contrario.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario