Tiempo en Capital Federal

31° Max 24° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 53%
Viento: Nordeste 27km/h
  • Viernes 29 de Enero
    Cubierto21°   29°
  • Sábado 30 de Enero
    Cubierto con lluvias20°   27°
  • Domingo 31 de Enero
    Cubierto con lluvias20°   25°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Cuentas en rojo: la deuda porteña creció con Macri un 225%

Insaciable, ahora busca colocar otro bono por 500 millones de dólares.

Por Patricio Eleisegui
Email This Page

Con los ecos judiciales de una emisión concretada en abril del año pasado sonando sobre sus espaldas, Mauricio Macri sale nuevamente a endeudar a la Ciudad. Sucede que, a poco tiempo de las elecciones porteñas, el equipo económico del Ejecutivo apura la colocación de un bono por 500 millones de dólares que le asegurará fondos frescos a un gobierno que se lleva a marzo la concreción de obras públicas.

Pero más allá de los aspectos técnicos y de la prisa preelectoral, la decisión del PRO construye un horizonte negro para quien quede a cargo de las riendas de la Ciudad a partir de julio: el nuevo jefe de Gobierno asumirá el cargo con una deuda de 5.877 millones de pesos.

Esa cifra surge del sostenido proceso de creación de pasivo que viene alentando Macri desde 2007. «El endeudamiento de la Ciudad era de casi 1.798 millones de pesos al momento de ganar las elecciones el PRO. En cuatro años de gestión la deuda de Buenos Aires trepó más de un 225 por ciento», explicó a Diario Z Gonzalo Ruanova, diputado por Nuevo Encuentro.

«El problema no es sólo ése: la plata que, por ejemplo, se recaudó con el bono anterior (US$ 475 millones), tampoco se usó para su destino original. Y en lugar de llegar al subte ‘durmió’ un año en un plazo fijo del Banco Ciudad, para después ser reasignada a AUSA, educación y planes de bacheo», agregó.

La inmovilidad de los fondos obtenidos el año pasado fue alertada a fines de febrero por Martín Hourest, diputado por Igualdad Social. En diálogo con Diario Z, el legislador no tuvo reparos en denunciar que los dólares obtenidos por la colocación del bono extendido a principios de 2010 «nunca fueron ejecutados», y que el dinero partió de un proceso fijado «a una tasa altísima y una comisión escandalosa».

Con esta nueva deuda ¿cuál es el escenario que se abre para quien gane las elecciones? Ruanova fue claro: «La apuesta, evidentemente, es a seguir trasladando la deuda hacia adelante. Macri, con el nuevo bono, lo que está asegurándose son fondos para financiar el gasto corriente. Lo mismo hizo con el título emitido el año pasado. Lo vergonzoso es haber hecho de la Ciudad un generador de deuda cuando, históricamente, Buenos Aires jamás tomó compromisos ni le pidió dinero al gobierno nacional para hacer obras».

El nuevo bono Tango que impulsa el PRO comprende un monto de US$ 500 millones a 10 años, y a una tasa que, lo aseguraron las 17 entidades financieras que pugnan por hacerse con la colocación, oscilaría entre el 9,50 y el 10,30 por ciento. Más allá del contexto político ¿es un buen momento para endeudarse? Desde una de las sociedades de Bolsa más prestigiosas de Capital Federal respondieron de forma afirmativa. «Aunque no se le puede quitar el componente electoral, Buenos Aires está bien vista en el exterior debido a que siempre se mostró previsible. Y además cuenta con el respaldo de un gobierno nacional que, desde que inició el proceso con Néstor Kirchner, siempre pagó la deuda. La certidumbre histórica de la Ciudad se ve ahora ampliada por la certidumbre de la Nación», comentó a Diario Z un vocero de dicha organización.

Por fuera del contexto favorable, el antecedente del bono emitido en abril de 2010 enciende luces de alarma entre quienes ya conocen la capacidad de reacción del macrismo. «La posibilidad de tomar más deuda es absurda. Antes de eso, el Gobierno debería hacerse cargo de lo que tiene inmóvil. La colocación anterior terminó en un banco, y autorizar un nuevo endeudamiento porque sí sería una locura», disparó Hourest.

Ruanova fue más gráfico: «No hay subte ni autopista ribereña. El entubamiento del Maldonado lo inició (Fernando) De la Rúa, y lo mismo puede decirse del Teatro Colón. De diciembre de 2007 al mismo mes pero de 2010 la deuda porteña subió 150 por ciento. ¿Qué se hizo con los fondos? Algún que otro bajo nivel. Nunca concretó obras que se amorticen con las generaciones venideras. Ahora resta ver que otra vez no se negocie a tasas vergonzosas y se abonen comisiones inexplicables».

Con el tictac del reloj como música de fondo, el macrismo apuesta a conseguir la aprobación del nuevo bono antes de fin de julio. Siguiendo el mismo compás del año pasado, el último tango millonario de Macri promete bailarse largo rato en la Legislatura porteña.

DZ/km

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario