Tiempo en Capital Federal

11° Max 8° Min
Parcialmente nuboso
Parcialmente nuboso

Humedad: 43%
Viento: Suroeste 24km/h
  • Martes 14 de Julio
    Despejado  11°
  • Miércoles 15 de Julio
    Despejado  12°
  • Jueves 16 de Julio
    Muy nuboso  11°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Cronopio de celuloide

Sus cuentos fascinaron y siguen fascinando a cineastas de todos los géneros, incluidos Chabrol, Godard y Antonioni.

Por Pablo Russo
Email This Page
Historias de cronopios y de famas -Santoro

Desde los años sesenta muchos direc­tores adaptaron al cine y la TV, con resultados dispares, obras de Julio Cortázar. Entre los más reconocidos a nivel internacional se cuentan Claude Chabrol, Jean-Luc Godard y Michelangelo Antonioni. Para Week-end (1967), Godard se basa par­cialmente en el embotellamiento de La autopista del sur. La reconocida Blow-up: Deseo de una mañana de verano (1966) de Antonioni está “inspirada libremente” en “Las babas del diablo”, y Chabrol se nutre de “Los buenos servicios” para su Monsieur Bebé (1974).

En la Argentina, el director que más trabajó sobre la obra de Cortá­zar fue Manuel Antín. En los años sesenta, Manuel Antín filmó tres películas. La cifra impar (1962), utiliza “Cartas de mamá”, uno de los cuentos de Las armas secretas (1959). La película de Antín conserva los nombres, escenografía y desarrollo: Luis y Laura, pareja que vive en París, reciben cartas de la madre de Luis, quien escribe como si Nico, antiguo novio de Laura y hermano menor de Luis, aún estuviese vivo. Le siguió Circe (1964), sobre el cuento homónimo que integra Bestiario (1951), protagonizada por Graciela Borges y Alberto Argibay. El propio Cortázar colaboró en el guión. Intimidad de los parques (1965) cierra la trilogía, asociando “Continuidad de los parques” y “El ídolo de las Cícladas”, dos cuentos breves de Final del juego (1956).

Otros filmes fueron El perseguidor (Osías Wilenski, 1965), con mú­sica de Rubén Barbieri y solos de saxo de Leandro “Gato” Barbieri; Dia­rio para un cuento (1998) de la cheka Jana Bokova, filmada en Buenos Aires,y Mentiras piadosas (Diego Sabanés, 2008), adaptación de “La salud de los enfermos y otros cuentos”.

Finalmente, los diez capítulos de Historia de cronopios y de famas (Julio Ludueña, 2013) recrea escritos que Cortázar publicó en el libro homónimo en 1962. En este caso, la transposición no se realiza única­mente entre literatura y cine sino que está intermediada por las artes plásticas con el trabajo de Carlos Alonso, Daniel Santoro, Antonio Se­guí, Patricio Bonta, Crist, Ricardo Espósito, Luis Felipe Noé, Magdalena Pagano, Luciana Sáez y Ana Tarsia. Un equipo de animación lidera­do por Juan Pablo Bouza dio movimiento a los dibujos de los artistas plásticos, respetando la diversidad estética y el estilo de producción con diferentes técnicas, utilizando programas de software libre. “Elegí filmar Historias de cronopios y de famas porque sus personajes y rela­tos exploran lo cotidiano con la magia del surrealismo, combinando al mismo tiempo emociones e ideologías”, dijo Ludueña.

Por último, para ver y oír al propio Cortázar, está el documental Cortázar (1994) de Tristán Bauer, que usó entrevistas y grabaciones de los cuentos en la voz del autor, y de la miniserie documental de cuatro capítulos Memoria Iluminada: Julio Cortázar 2014), realizada por Virna Molina y Ernesto Ardito, que se estrena este mes en Canal Encuentro.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario