Tiempo en Capital Federal

17° Max 11° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 51%
Viento: Sureste 21km/h
  • Sábado 31 de Octubre
    Despejado13°   19°
  • Domingo 1 de Noviembre
    Despejado15°   20°
  • Lunes 2 de Noviembre
    Despejado16°   21°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Crítica, Los Amados: aquellos años felices

Un salón arreglado con estética de los 50, listo para bailar al ritmo de boleros, cumbias y merengue

Por Roberto Durán
Email This Page

Todo es romanticismo en los recitales de Los Amados. Antes de entrar en la Sala Siranush aparece un corazón con luces en los bordes y el dibujo de un cisne dentro. En la fila, a alguien se le ocurre sacarse una foto con su mujer, levantando la patita como para exacerbar el tono meloso de la imagen. Al rato, varias parejas los imitan.
Si todos los espectáculos de este grupo que nació hace veinte años están dedicados el amor, El danzón de Los Amados fue un paso más allá. En este salón de principios del siglo pasado, dispusieron las mesas como si fuese una boda. Hay tres hermosas arañas que cuelgan del techo, luz baja y una botella de algún líquido espirituoso. Y, claro, el Chino Amado dispuesto a cantar boleros.
En el centro de la escena -montada con estética de los años 50-, está la gran novedad de este show: una pista de baile para hacer del recital una fiesta completa o para trenzarse en algunos de los «lentos despiadados» que propone el grupo. «Éste es un gran baile de feria tropical», presentaron el espectáculo.
Cuando la orquesta comienza a tocar, aparece el Chino Amado (Alejo Viola), con sobretodo, sombrero y anteojos de sol, siempre seductor, siempre piropeador.
Con «Soy lo prohibido», de Dino Ramos, se abre la noche más romántica de Palermo. «Soy ese beso que se da, sin que se pueda comentar; soy ese nombre que jamás fuera de aquí pronunciarás; soy lo prohibido…», dice la desgarradora letra, que el cantante interpreta con pasión y gran teatralidad.
Al cabo de un par de boleros, el Chino grita «pista» y las parejas salen a bailar espontáneamente. Suena primero un merengue, después una cumbia, al rato un cuarteto y hasta el remake de una canción de la legendaria Rafaela Carrá. Los segmentos de baile se interrumpen con música de un DJ que pone esos «lentos despiadados», como «Only You», que prometieron o temas imbatibles, como una sección pop con «Fiebre de sábado por la noche» y «Can’t Take my Eyes off You».
Cualquiera sea el espectáculo de Los Amados, la propuesta será de calidad. Es una orquesta de bolero con excelentes músicos, instrumentalmente muy cuidada. Pueden sonar a pleno con vientos, percusión y piano. O lograr una versión intimista sólo con el Chino en voz y con el contrabajo de Tito Richard Junquera (Lisandro Fiks), a cargo de la dirección musical y de los arreglos.
Además de lo musical, la propuesta del grupo es teatral. Aunque el Chino es el personaje central, el piropeador y gran seductor de América, también aportan humor las acotaciones sobre el amor de Junquera; la pequeña Raquelita, un personaje que, cuenta la leyenda, viene de un kibbutz de Nicaragua; las cuerdas de Don Cristino Alberó y la trompeta de Ángel, además de la sensual Rosa Bernal.
A lo largo de la noche hay sorteos, momentos románticos en los que el Chino Amado le canta a una dama del público y mucho baile. En uno de los cortes que hacen Los Amados, la música sigue sonando. Mientras todos vuelven a sus asientos, una pareja de unos sesenta años sigue bailando cheek to cheek. Parecería que llevan varias décadas de casados. Comienzan a reírse y a besarse suavemente. El mensaje de amor de Los Amados, al menos en ellos, está dando resultado.

El danzón de Los Amados se puede ver los viernes y sábados, a las 21, en la Sala Siranush (Armenia 1353). Entradas desde $90. Informes y reservas de mesa, al 4775-2877 o escribiendo a reservas@salasiranush.com.ar.

DZ/LR

 

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario