Tiempo en Capital Federal

23° Max 15° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 71%
Viento: Sureste 35km/h
  • Sábado 23 de Octubre
    Cubierto con lluvias15°   19°
  • Domingo 24 de Octubre
    Despejado11°   23°
  • Lunes 25 de Octubre
    Despejado16°   27°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Cristina Banegas: El teatro como estado de alerta

Afirma que toda buena obra de arte va a estar inexorablemente vinculada a lo político.

Por daniel-castelo
Email This Page

Nos recibe en la sala que fundó hace más de dos décadas, El Excéntrico de la 18. Un honor. Allí ha interpretado textos de Gelman, Copi, Wilde, y también Woyzeck; asimismo trabajos experimentales, como la movida del Necrodrama. «El teatro está hace veintitrés años. En ese momento teníamos una obra con Alberto Ure y tuvimos que ponerle nombre al lugar, y él, que era creativo publicitario, trajo una lista de posibilidades, entre ellas la que quedó», relata. Y aclara: «El 18 es por la circunscripción electoral, no por la seccional».

Por estos días, la actriz, una de las más personales de la escena argentina, prepara una puesta con poemas de San Juan de la Cruz junto a su homónima del Uruguay, que se representará en Montevideo y Buenos Aires. Sí, hay una Cristina Banegas del otro lado del río. «Ella había ido a dar un concierto en Alemania, y le pusieron una foto mía. Ahí nació el contacto. Además, ella nació un 26 y yo un 27 de febrero», dice Banegas. La anécdota abre la charla con la protagonista de decenas de obras, que está a punto de finalizar otra electrizante temporada en el Teatro General San Martín con el clásico Medea, de Eurípides.

¿Medea es un proyecto tuyo?
Lo propuse yo al San Martín, lo trabajé más de un año, convoqué a Pompeyo Audivert para que lo dirigiera… por lo tanto es un proyecto absolutamente gestionado desde fuera del ámbito de la cultura oficial.

¿Cómo te movés en un texto tan potente y que te exige tanta energía?
Quedo en la lona, muy cansada. Es ir al matadero, agotador. Son funciones muy exigidas. Es una experiencia intensa y que implica un gasto de energía, un cansancio físico y vocal enorme. Es muy gozoso hacerla, pero muy riesgoso y complejo también.

Alguna vez dijiste que no podías trabajar con alguien con quien no concordás ideológicamente. ¿Cómo aparece eso al armar un proyecto?
Trabajo sólo con gente con la que comparto acuerdos básicos ideológicos. Aunque no estemos en el mismo lugar, estamos dentro de una misma zona. Lo pienso así en relación a esta resurrección fascista que estamos padeciendo. Hay gente con la que no trabajaría.

¿Cómo te llevás con el trabajo en una TV tan heterogénea?
Trato de participar de proyectos que me parezcan valiosos, que me den placer. No hago cualquier cosa. Tampoco mucha televisión… Procuro trabajar sólo en unitarios hechos con calidad. Tratame bien, Locas de amor, Mujeres asesinas, Vulnerables, me parecieron proyectos muy dignos, muy interesantes.

En Tratame bien compusiste a una psicoanalista. ¿Fue un guiño a tus largos años de análisis?
Hubo varios guiños. No estaba demasiado clara la tendencia de esa terapeuta y traté de aflojar un poco esas marcas del guión, pero fue muy divertido hacerlo. A mí lo que más me puede vincular con el psicoanálisis es una intención asociativa, encontrar imágenes con las cuales construir la actuación, pero no porque me ponga a interpretar.

La obra de Banegas, sus elecciones como actriz, evidencian una forma de hacer y de ser ética y militante, que vuelve inevitable la última pregunta.
¿El arte, en algún sentido, puede colaborar a cambiar la realidad?
Lo primero que se puede hacer son buenas obras. Inexorablemente eso estará vinculado con lo político. Siempre va a dialogar el arte con la realidad. Yo me encuentro en estado de alerta.

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario