Tiempo en Capital Federal

20° Max 15° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 47%
Viento: Este 19km/h
  • Miércoles 28 de Octubre
    Cubierto14°   20°
  • Jueves 29 de Octubre
    Despejado11°   17°
  • Viernes 30 de Octubre
    Despejado11°   17°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Crisis educativa: paro docente sumado a las tomas

Los maestros reclaman aumentos salariales y mejores condiciones laborales.

Por Franco Spinetta
Email This Page

El conflicto estudiantil que desde hace casi 40 días tiene en jaque al ministro de Educación porteño, Esteban Bullrich, tiene su correlato con el paro docen­te de 48 horas. Agrupados en la Unión de Trabajadores de la Edu­cación (UTE) y en la Asociación de Docentes de Educación Media y Superior (Ademys), los educado­res iniciaron la medida en reclamo de mejoras salariales y también en apoyo a los estudiantes, que desde hace 36 días mantienen un conflicto abierto con el Gobierno por la situación edilicia de los es­tablecimientos educativos.

Los gremios reclaman «la in­mediata resolución de los proble­mas edilicios y creación de nuevas escuelas, pago en tiempo y for­ma de los salarios, adelanto del cronograma de pagos, recompo­sición salarial y jerarquización de los cargos de conducción». El aca­tamiento de la medida fue alto y, según fuentes gremiales, alcanzó el 97% de los trabajadores afec­tando a unos 700 mil alumnos. ministro de porte­ño, Bullrich, dijo que «no entiende» la medida. «Se quieren sumar a la marcha por La Noche de los Lápices, por lo cual enten­demos que es un paro más políti­co que institucional», indicó.

«Obviamente es un paro políti­co, pero no partidario», respondió Alejandro Demichelis, secretario adjunto de UTE-Ctera. «Estamos exigiendo políticas de educación pública porque desde que Macri está en el gobierno la única políti­ca es el ajuste», señaló.

El reclamo incluye el aumen­to del presupuesto educativo, que hoy se sitúa en el 26% del total de la masa presupuestaria de la Ciu­dad. En este sentido, el secreta­rio general de UTE- Ctera, Eduar­do López, señaló que «el piso de la inversión presupuestaria es del 35% en el país». López recor­dó que el presupuesto educativo porteño ocupa el puesto 16, res­pecto del resto de las provincias.

Según informó Esteban Bullrich en el programa televisivo Duro de domar, nunca hubo tantos aumen­tos salariales a los docentes como durante la gestión PRO. «Hemos subido los salarios un 148%», de­talló. Sin embargo, los docentes aseguraron que en dos años y me­dio el aumento fue del 55%.

Bullrich consideró innecesaria la huelga y dijo que han llamado a conciliación obligatoria. «Es una chicana», aseguró Demichelis. Se­gún UTE, la conciliación obligato­ria no la puede dictar el Gobierno de la Ciudad porque «no se puede ser juez y parte en el conflicto».

Los docentes aseguran que hay atrasos de pagos de hasta ocho meses y se han cerrado cur­sos que tenían profesionales con­tratados irregularmente mediante contratos basura, en los que obli­gan al trabajador a anotarse como monotributista. Los gremios so­licitan la estabilidad de docentes interinos de nivel medio y terciario y de los trabajadores de la educa­ción contratados.

El secretario adjunto de Ade­mys, Néstor Miglia, informó que exigen un aumento de $500 al sueldo básico y un salario ini­cial para el docente de jornada simple de $2.200. En febrero, los gremios docentes acordaron con el gobierno porteño un au­mento del 23%, con lo cual el salario básico pasó en marzo de $1.510 a $1.800, y en julio llegó a $1.900. Recordemos que en agosto, el salario mínimo, vital y móvil se elevó hasta $1.840, algo que desde varios sectores -como la CTA- consideraron «insuficiente».

«Exigimos también la renun­cia del funcionario Roberto Angri­sani, que envió el memorándum solicitando la lista de alumnos que tomaron colegios para entregar a la policía», añadió Di Miglia.

Como adelantó Diario Z, los gremios docentes no acatarán la intención del Gobierno de realizar clases durante febrero, algo que desde el PRO piensan impulsar con fuerza. «Este año y los anteriores se han perdido decenas de días de clases porque los problemas edi­licios impiden abrir las puertas a muchas escuelas; la diferencia en­tre esos días que se perdieron en silencio y éstos es la visibilidad por la participación estudiantil», se 7quejó Eduardo López, secretario general de UTE-Ctera.

Los que no tienen voz

Mientras los conflictos de las escuelas secundarias acaparan la atención de los medios, otro gra­ve problema aqueja a la educación porteña en su nivel inicial y prima­rio. Todos los años, entre 4.000 y 6.500 chicos están en «listas de es­pera» por falta de vacantes, mien­tras en algunos distritos escola­res -sobre todo en la zona sur- se registra sobrepoblación y haci­namiento con alumnos que son reubicados en establecimientos alejados de sus hogares, a los que asisten en micros contratados por el Gobierno de la Ciudad.

El Distrito Escolar 19 compren­de Pompeya, Villa Soldati y el Bajo Flores, barrios que concentran la mayor proporción de pobreza de la Ciudad. Allí, de 23 escuelas, tres no tienen gas, y en las demás existen problemas graves en las cañerías, los techos sufren filtraciones, hay calderas inhabilitadas y baños clau­surados. Daniel Mazzi, supervisor de ese distrito, aseguró que tam­bién los establecimientos de esos barrios sufren una superpoblación de estudiantes y no se respeta el re­glamento que indica que debe ha­ber un alumno cada 1,35 m2. «Es necesario construir tres o cuatro es­cuelas más», añade Mazzi.

En el Distrito 21, hace años que esperan la finalización del Polo Educativo en la Villa 20 de Lugano, que comenzó a construir­se durante el gobierno de Aníbal Ibarra. El polo albergará a jardines maternales y escuelas de nivel ini­cial, primario, secundario y tercia­rio. El 30 de abril de 2009, el jefe de Gobierno visitó las obras jun­to al entonces ministro de Educa­ción Mariano Narodowsky. Macri hizo hincapié en que el comple­jo escolar significaría «un cambio enorme para Villa Lugano y para la zona sur de la Ciudad», donde las escuelas hoy «se encuentran sobrecargadas, con falta de espa­cios y con un índice de alumnos por aula que es excesivo».

«Nos dijeron que iba a estar lis­to a principios de este año, luego en junio, pero todavía estamos es­perando», aseguró una fuente vin­culada al sector educativo. El minis­tro de Educación informó que esa obra estará terminada en octubre. Sin embargo, la semana pasada, miembros de la comunidad educa­tiva intentaron ingresar al Polo para comprobar el avance de la cons­trucción, pero personal del lugar no les permitió el acceso. Además, la misma fuente destacó la existen­cia de un déficit importante en re­lación al personal auxiliar y además aseveró que las viandas son «una lánguida feta de jamón en un pe­bete seco». Padres y maestros de la escuela primaria Nº 2 D. E. 5º y el Jardín de Infantes Integral Nº 8 D. E. 5º, en Parque Patricios, denun­ciaron que como consecuencia de las recurrentes obstrucciones en las instalaciones cloacales del edificio escolar, el Ministerio de Educación decidió instalar 10 baños químicos en el sector correspondiente a la escuela primaria y otros cinco en el sector jardín de infantes.

De esta manera, 400 alumnos deben utilizar esas precarias insta­laciones, «con el agravante que los mingitorios de los sanitarios p.ara varones vienen con la altura están­dar para personas adultas y no fue­ron adaptados para que pudieran ser utilizados por los niños», según constató la Defensoría del Pueblo. En tanto, a principios de este mes la Escuela Primaria Nº 24 y el Jar­dín de Infantes Integral Nº 3, ubi­cados en Flores, debieron suspen­der las clases por falta de agua. En abril, la Defensoría había adverti­do al Ministerio de Educación so­bre las deficiencias detectadas en ese establecimiento, que incluían el mal estado de las instalaciones eléctricas y sanitarias, desprendi­mientos de revoques de cielorraso y filtraciones.

El Polo Educativo de Saavedra es quizá el emblema de la des­preocupación macrista por la po­lítica de educación pública. Des­de mediados de 2007, la obra se encuentra totalmente paraliza­da y afecta a unos 3.200 chicos. El proyecto original fue impulsa­do por el ex jefe de Gobierno Aní­bal Ibarra en 2003 y comenzó a construirse a fines de 2005 con el financiamiento parcial del Banco Interamericano de Desarrollo.

Cuando el PRO asumió el Go­bierno, el Polo ya estaba construi­do en un 50%. Sin embargo, las obras se frenaron y desde enton­ces no se registra ningún avance. «La situación es grave, y para gra­ficarla cabe citar el caso de la Es­cuela Especial Nº 1, para chicos con discapacidad motriz, cons­truida en un primer piso de un edificio cuyos ascensores no fun­cionan», explicó Carlos Pisani, miembro del Observatorio de De­rechos Humanos de la Ciudad de Buenos Aires (ODH).

Según consta en el pliego lici­tatorio, el Polo Educativo incluye el traslado, construcción e integra­ción de escuelas, jardines, talleres, un auditorio, parques, un estacio­namiento y un natatorio cubierto. Todo centralizado en un predio de cuatro hectáreas en la inter­sección de la avenida Crisólogo Larralde y la calle Galván. Mien­tras tanto, a sólo diez cuadras, el Gobierno está construyendo un «precinto policial» para la Policía Metropolitana, para lo cual desti­nó $10 millones. Si un país mide su esperanza con la educación el futuro está bien lejos.

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario