Tiempo en Capital Federal

21° Max 17° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 87%
Viento: Nordeste 19km/h
  • Sábado 24 de Octubre
    Cubierto17°   22°
  • Domingo 25 de Octubre
    Cubierto con lluvias18°   21°
  • Lunes 26 de Octubre
    Parcialmente nuboso14°   20°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Contraventores al grito de gol

.

Email This Page

En septiembre de 2008, el Centro de Contraventores porteño se mudó a Humboldt 350, en dependencias del estadio del club Atlanta. Esas instalaciones, cedidas gratuitamente por el club al Gobierno de la Ciudad, venían a reemplazar a las que por años funcionaron en Viamonte 1151, frente al Teatro Colón. En el club justificaron la cesión con el argumento de que ese recinto, antes abandonado, estaba tomado por la barra brava.
La función del Centro de Contraventores es albergar a los individuos que violen el Código Contravencional o cualquier otra ley porteña, y deban cumplir penas de arresto dispuestas por las autoridades judiciales locales.

Al inaugurarse, donde antes dormían futbolistas del interior que venían a jugar al club se instaló un único preso, un hombre detenido por levantar quiniela que había sido condenado a un arresto de 35 días. No existe una estadística de la cantidad de detenidos que pasaron desde entonces por ese lugar pero no debe ser muy relevante ya que la mayoría de los delitos contravencionales son excarcelables. «En 2009 hubo cuatro detenidos en todo el año, pero la mayor parte del tiempo
está desierto porque hay muchas instancias antes de quedar detenido», dijo una fuente del Ministerio de Seguridad porteño.
Aunque en su momento el gobierno porteño invirtió 40 mil pesos para reacondicionar el sitio, la precariedad de la estructura motivó un pronunciamiento de la Defensoría General Adjunta en lo Penal, Contravencional y de Faltas en septiembre de 2008.

Decía que las habitaciones tienen capacidad para alojar a cuatro personas cada una, de modo que no se respeta el derecho a la intimidad de los arrestados. Tampoco hay divisiones para el ámbito de hombres y mujeres. Las camas son de madera y con colchones de gomaespuma, «sin tratamiento contra incendios». Como no hay instalación de gas, las habitaciones se calefaccionan con un caloventor eléctrico y las duchas también son eléctricas. «No se encuentra asegurada la más mínima integridad física de las personas que deban cumplir la pena de arresto ni garantizados los derechos de las personas privadas de libertad», concluía. Al respecto, desde el Ministerio
aclararon que se compraron cuatro colchones ignífugos y adelantaron que planean trasladar el Centro de Contraventores en breve.

En un comienzo, el lugar fue custodiado por efectivos del Servicio Penitenciario Federal, pero ahora está a cargo de Policía Metropolitana.

 

 

 

DZ/LR

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario