Tiempo en Capital Federal

27° Max 18° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 46%
Viento: Sur 20km/h
  • Viernes 4 de Diciembre
    Muy nuboso16°   24°
  • Sábado 5 de Diciembre
    Despejado15°   22°
  • Domingo 6 de Diciembre
    Despejado17°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Consejos para cuidar los pies

Hay que usar calzado adecuado, de tacos bajos. Y saber que muchos tratamientos estéticos no son beneficiosos.

Por Natalia Arenas
Email This Page
Woman feeling foot pain 01 Feb 2015 --- Woman feeling foot pain. Close-up horizontal view --- Image by © Arman Zhenikeyev/Corbis

De cada diez personas que acuden a un podólogo, el especialista en el cuidado de los pies, ocho son mujeres. Lo afirma Eduardo Cag­nacci, director de la Escuela de Podología de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Es im­portante cuidar los pies: son nuestra base de sustentación, la parte del cuerpo que nos carga, nos sostiene y nos conduce a donde queremos ir. Sin embargo, aunque parezca increíble, la mayoría de los hábitos es total­mente contraproducente.

Piedra pómez (o cualquiera de sus de­rivados). “Las callosidades son una defen­sa de la piel ante una agresión como puede ser el roce con el calzado. La piel se prote­ge de dos formas: primero hace un colchón de agua (una ampolla) y, cuando no le al­canza, empieza a acumular capas de piel, lo que se denomina callosidad”, explica Cag­nacci, y amplía: “Si vos le pasás una piedra de éstas, generás una agresión mayor, en­tonces la piel se defiende más y genera más callosidad”.

Corte de cutículas. La cutícula es un burlete anatómico que está diseñado para que no quede un orificio de entrada ha­cia el medio interno, cuando lo empujás, lo cortás, lo sacás, por ahí entran todos los bichos. “Con cepillar las uñas, alcanza”, aconseja el podólogo.

Afecciones más comunes

Uñas encarnadas (onicrocripto­sis): En general son producto de un mal corte. “La gente redondea las uñas de los pies como si fueran las de las manos, y las de los pies se cortan rectas, porque hay que permitir que salgan del surco”, explica Cagnacci y agrega: “Si el surco se levanta, se cierra y cuando la uña crece termina encarnándose”. Tampoco es conveniente cortarlas muy cortas.

Callosidades (hiperqueratosis): Son causadas por el engrosamiento de la capa externa de la piel, que está compuesta de queratina. Las callosidades, en general, se ubican en las zonas de mayor apoyo, al­rededor del talón. Cuando se forma una ca­llosidad en la parte anterior de la planta del pie es porque existe una patología previa, el vencimiento del arco anterior.

Callos. Su nombre científico es helomas –helo viene de clavo y oma de tumor–. Sur­gen en las zonas de mayor roce.

Hongos (onicomicosis): Se forman según dos condiciones básicas, que son la oscuridad y la humedad.

El esmalte. Através de la uña se gene­ra un proceso que se llama perspiración, que es cuando la humedad de abajo del lecho sale hacia la superficie. Cuando se la cubre de esmalte se impide ese proceso y se generan hongos porque “le das oscuri­dad y le sacás la posibilidad de excretar su humedad”.

Tacos altos. ”El pie está diseñado para pisar plano, para recibir el 57 por ciento del peso en el talón y el otro 43 en la zona del antepié”, detalla Cagnacci. Con un taco de 2 centímetros (como el que usan habitual­mente los varones queda 50 y 50, “pero si le ponés uno de 6 centímetros, queda un 70 y un 30 y el antepié no está preparado para ese peso”, afirma el especialista. Otro punto en contra es que muchos zapatos tie­nen la puntera en el medio y los seres hu­manos solemos tener el dedo gordo más largo que el resto. Este formato “genera una desviación, que termina en un juane­te o en un dedo martillo”. Para las platafor­mas tampoco hay perdón: “No permiten la flexión, entonces caminás como un pato”, advierte Cagnacci.

Cremas humectantes. Hay que utilizar­las de noche, para que el proceso de absor­ción sea natural. Se debe colocar sólo en la piel, no en uñas ni entre los dedos.

Polvos pédicos o talcos. El pensamien­to común es que quitan la humedad. Pero, en realidad, el polvo no desapareció, que­dó humedecido, entonces son un caldo de cultivo para generar hongos.

Secado. Los podólogos recomiendan se­car los pies con secador de pelo, porque la toalla no llega a extraer el agua que queda debajo de las uñas.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario