Tiempo en Capital Federal

22° Max 19° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 81%
Viento: Sureste 16km/h
  • Domingo 18 de Abril
    Cubierto19°   23°
  • Lunes 19 de Abril
    Despejado18°   23°
  • Martes 20 de Abril
    Despejado17°   22°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Con pantallas gigantes, cambia el paisaje de la 9 de julio

El televisor fue inaugurado frente al Obelisco. Pretenden crear un polo publicitario.

Por jose-montero
Email This Page

Sueñan los androides con ovejas eléctricas?» se lla­ma el relato de Philip K. Dick que inspiró la pelícu­la Blade Runner, dirigida en 1982 por Ridley Scott. En el film, Harri­son Ford lucha contra los replican­tes, seres de ingeniería genética que se amotinan contra los humanos en un futuro donde las fachadas de los edificios son enormes pantallas de publicidad. Pues bien, el futu­ro ya llegó. La marca Coca-Cola in­auguró la semana pasada, frente al Obelisco, el televisor más grande de América, con 567 metros cuadra­dos, destinado a transmitir propa­ganda, partidos de fútbol, recitales y mensajes de bien público del Go­bierno de la Ciudad. Es que la ad­ministración PRO asumió esta ini­ciativa como política de Estado para transformar a la Plaza de la Repúbli­ca y sus aledaños en un centro de atracción al estilo del Times Squa­re de Nueva York. Definitivamente, la postal de Buenos cambia­rá, y el título de la historia podría ser «¿Sueña Mauricio con ocho cuadras de la 9 de Julio repletas de pantallas gigantes?». Parece que sí.

La empresa de gaseosas invir­tió siete millones de dólares para reemplazar su tradicional y baque­teado cartel de neón, sobre el fren­te del edificio de Pellegrini y Diagonal Norte, por una moderní­sima y espectacular pantalla don­de las imágenes de video se forman a partir de cuatro millones de lu­ces LED. Con su «juguete», la firma dejó chiquitas otras pantallas que ya funcionaban en la zona. Ahora son cinco los dispositivos publicitarios de LEDinstalados en 9 de Julio. Ala pantalla de Coca-Cola, con domi­cilio en Carlos Pellegrini 331 y 327, se suman dos de la empresa de pu­blicidad en vía pública Atacama en Carlos Pellegrini 431 y 461 (de 90 y 60 metros cuadrados respectiva­mente, con un costo total de un mi­llón de dólares), otra del diario Ám­bito Financiero en Corrientes 980 (de 65,80 metros cuadrados y valor no informado) y una esfera de LEDde siete metros de diámetro sobre la terraza de 989, perte­neciente a la firma Barugel, cotiza­da en 120 mil dólares.

La habilitación de estos espa­cios incluye una contraprestación. Según un folleto que lleva las firmas de Mauricio Macri y de su ministro de Ambiente y Espacio Público, Die­go Santilli, las empresas «se com­prometen a difundir (a través de las pantallas) información de interés general, campañas de concientiza­ción, estado del tránsito y acciones de interés institucional no político».

Macri estuvo presente en el en­cendido oficial del megatelevisor de Coca-Cola. Al día siguiente, un co­municado del Gobierno de la Ciu­dad informó que había inaugurado «Buenos Aires Punto Obelisco, un sistema de cartelería lumínica de úl­tima generación y alto impacto que representa una atracción turística».

«La primera etapa de este desa­rrollo comenzó en la zona del Obe­lisco y luego se extenderá por la 9 de Julio, tanto en su carril de Cerrito como en el de Carlos Pellegrini, des­de Rivadavia hasta Córdoba», preci­só la información. Si hay empresas que pongan la plata, la Ciudad au­torizará hasta ocho cuadras de pan­tallas de video de gran tamaño.

El objetivo, agregó la gaceti­lla, es que la zona se transforme en algo comparable al «Times Squa­re de Nueva York, el Picadilly Cir­cus de Londres o el distrito Shibu­ya de Tokio».

La pantalla de la gaseosa ya se había prendido durante los festejos del Bicentenario. De hecho, la fir­ma quería hacer el acto de inaugu­ración el 25 de mayo, pero después lo pospuso. ¿Acaso hubo un llama­do para que el evento de la multi­nacional no coincidiera con la fecha patria? Nunca se sabrá.

Por fin, el 31 de mayo, duran­te una presentación en un hotel de la calle Cerrito, Mariano Ros­si, gerente general de Coca-Cola de la Argentina, aseguró que tres millones de personas pasan dia­riamente por el Obelisco y recor­dó que la compañía tiene el cartel frente al monumento desde hace más de 50 años. El nuevo dispo­sitivo, aclaró, es ecológico ya que permite el paso de luz natural ha­cia el interior del edificio donde está montado y consume el 66 por ciento de la energía de un car­tel de LED convencionales.

A su turno, Santilli le respon­dió: «Se jugaron una patriada muy fuerte, éste es el tipo de inversio­nes que queremos, cuenten con este gobierno». Luego, el animador Horacio Cabak guió a los invitados, megáfono en mano, para cruzar hasta la Plaza de la República. En­tonces aparecieron Macri y su jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez La­rreta. El conductor hizo una cuen­ta regresiva y, cuando la pantalla se encendió con la canción de Sudá­frica 2010 cantada por David Bis­bal, fue un impacto enorme. Si la escena hubiese sido un dibujo ani­mado, a los presentes se les habría volado el pelo frente al brillo de las imágenes. La pantalla puede verse de día y de noche, para lo cual se regula la intensidad. Más fuerte en las horas de sol y menos durante la noche. Pero hay cuestionamientos. El legislador porteño Aníbal Ibarra pidió «un peritaje sobre la poten­cia de los carteles, especialmente el de Coca-Cola». Ajenos a las crí­ticas, voceros de la compañía ex­plicaron que muy pronto la panta­lla se usará para eventos en vivo y para transmitir recitales y partidos de fútbol. Justo ahora que empie­za el Mundial, y que la gente feste­ja en el Obelisco.

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario