Tiempo en Capital Federal

21° Max 14° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 82%
Viento: Oeste 36km/h
  • Lunes 12 de Abril
    Despejado15°   21°
  • Martes 13 de Abril
    Despejado15°   20°
  • Miércoles 14 de Abril
    Despejado17°   21°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Con M de “Minita y a mucha honra”

Vera Killer no teme caer en clichés de género porque está lejos de parámetros retrógados. Ahora habla de su gusto por la cocina, el sexo y cómo le divierte no cumplir las expectativas ajenas.

Por Vera Killer
Email This Page
vera killer 5

Siempre me gustaron las muñecas. De chica tenía un montón de barbies con las que jugaba a probar posturas sexuales que me imaginaba, todavía sin saber que eso era sexo. Con mi rubia de Malibú preferida y un Ken marinero, una tarde ardorosa inventé el 69, al que llamé con tanta inocencia como practicidad “todo a la vez”.

Varios años más tarde, cuando finalmente pude hacerlo yo en vez de fantasear con mis muñecos, me pavoneé por mi imaginación candente. Me di de lleno contra la realidad cuando el chico en cuestión me explicó que eso que hacíamos era más viejo que la injusticia. Ésa fue su frase exacta, y me resultó atinada porque sentí absolutamente injusto no tener el honor para la posteridad de ser la inventora de tan perfecta postura amatoria. Y esa es mi historia con las muñecas.

¿Cocinar? Sí, me encanta. A mi chico me lo como crudo, igualmente. ¿Limpiar un poco? Claro, creo que la casa ordenada me acerca a algo parecido a dios. Siempre quiero sábanas frescas para retozar desnuda y pisos impolutos para revolcarnos tranquilos. Si mi dupla me pide algo con firmeza, me encanta decir “ok” y jugar a la geisha. Y ésa es mi historia con los mandatos hogareños.

No tengo temor de caer en un cliché porque estoy realmente lejos de cualquier parámetro retrógado. Sí, entre otras cosas consideradas polémicas, por ejemplo me depilo completa. ¿Y qué? Lo hago porque me gusta cómo se siente la piel y también para volarle la cabeza a Henry.

Empiezo este año libre, como terminé el anterior, y me niego a estar presa de tratar de no ser cautiva de los prejuicios de otros. ¿Muy abstracto el concepto? En simple: me importa tres belines lo que piensen lo demás y así como no tengo que demostrar ¿virtud? tampoco siento necesario desmarcarme de cosas para no parecer ¿oprimida?

De regalo de reyes recibí un vibrador color violeta (un conejito, muy útil, simpatiquísimo) y un juego de té (hermoso, de porcelana, con seis tazas). Estoy contenta. Porque soy todo eso y más. Una minita con los ovarios bien puestos y ganas de que todos empiecen a terminar de entender que ya basta, que por favor es hora de dejar de poner a los demás en cuadritos conceptuales. ¡Y así las cosas!

 

DZ/dp

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario