Tiempo en Capital Federal

23° Max 17° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 67%
Viento: Nordeste 30km/h
  • Martes 12 de Noviembre
    Muy nuboso18°   24°
  • Miércoles 13 de Noviembre
    Cubierto con lluvias20°   26°
  • Jueves 14 de Noviembre
    Nubes dispersas21°   27°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Complejo Los Andes: al gusto socialista

Los departamentos baratos de hace un siglo, hoy son un lujo.

Por Eduardo Diana
Email This Page
los_andes

Entre pérgolas, fuentes y coloridos jardines, parece haber sido construido sin ahorrar ni un centavo en detalles de categoría y confort. Sin embargo, la historia dice que fue proyectado bajo la Ley de Casas Baratas, durante la presidencia de Marcelo Torcuato de Alvear, como parte de un programa destinado a aliviar la situación de hacinamiento que se vivía en las primeras décadas del siglo XX en los conventillos porteños.

Bucólico, distinguido y con aires europeos, está situado en pleno corazón de Chacarita, en la manzana formada por las calles Guzmán, Concepción Arenal, Rodney y Leiva. En el frente, una placa aporta datos sobre la fundación del complejo: “Barrio Parque Los Andes. Primera Casa Colectiva Municipal, 1927”. Más abajo, dice: “Ejemplo de arquitectura en vivienda ciudadana”. Otro detalle, más reciente: “Desde 1972, Administración Vecinal”. En total son 17 cuerpos de cuatro plantas con 157 departamentos de tres, cuatro y cinco ambientes.

Las viviendas tienen techo a dos aguas de tejas coloniales, habitaciones de 4 metros por 4, baño con bañadera embutida, cocinas, estufas, lavadero, agua caliente y hasta un conducto de metal para tirar la basura, que desembocaba en un depósito cerrado. Las escaleras son de mármol de Carrara y las puertas están hechas con madera de roble. Otros lujos del barrio: los pisos son de pinotea traída de Canadá y los herrajes y las baldosas fueron importadas de Francia.

Casi el 70 por ciento de la manzana que ocupa el complejo fue destinado a parques, calles internas, veredas, plazoletas, paseos arbolados y áreas de esparcimiento y juegos para chicos. En la actualidad, tiene unos 600 afortunados habitantes.

Calidad de vida

Concebido inicialmente para obreros y empleados municipales, el complejo planteaba un diseño orientado a brindar una buena calidad de vida a los vecinos. Cada bloque tiene forma de L o de T, de manera de no producir sombra entre los edificios y facilitar el paso de corrientes de aire. Además, con el propósito de alentar la vinculación social entre los vecinos, todos los pabellones se ordenan en torno a un espacio central de parque. El complejo tenía también una biblioteca y un teatro para 150 personas, donde actuaron artistas como Francisco Canaro y Mercedes Simone.

El autor de esta joyita fue el arquitecto socialista Fermín Bereterbide. Nacido en Rosario en 1895, fue reconocido por sus investigaciones para construir viviendas colectivas accesibles de buena calidad para las clases medias y obreras. Sus ideas políticas le causaron serios problemas: fue encarcelado, echado de su empleo en la Municipalidad y expulsado de la Sociedad Central de Arquitectos.

Con los antecedentes de haber construido el edificio del Instituto Pasteur y la mansión Obispo Bazán en Flores, otro importante conjunto de viviendas, Bereterbide ganó en 1926 un concurso de la Municipalidad de Buenos Aires para diseñar tres complejos de departamentos en Pompeya, Palermo y Chacarita, pero solo se hizo el último.

El 10 de octubre de 1928, cuando se inauguró, la zona era la periferia de la ciudad y no eran muchos los que querían vivir allí, cerca del arroyo Maldonado, porque la zona se inundaba. Además, estaba emplazado enfrente de la quema, a la que diariamente los carros tirapos por caballo llevaban más de 300 toneladas de basura. También generaba cierto rechazo la cercanía con el cementerio. Ante el desinterés por mudarse al barrio de los empleados municipales y ferroviarios, los departamentos se ofrecieron en alquiler. Aún así, en los primeros años, buena parte del complejo permaneció deshabitado.

Esto cambió con el paso de los años. La quema fue trasladada y se rellenaron los terrenos. El club Chacarita Juniors levantó allí su primera cancha de fútbol y el barrio se urbanizó. En ese marco, el complejo comenzó a valorizarse cada vez más. Hoy, a casi 85 años de su inauguración, se lo considera uno de los mejores ejemplos de barrios planificados que se ha construido en la ciudad de Buenos Aires.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario