Tiempo en Capital Federal

19° Max 15° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 55%
Viento: Sureste 24km/h
  • Viernes 2 de Octubre
    Nubes dispersas10°   15°
  • Sábado 3 de Octubre
    Parcialmente nuboso  11°
  • Domingo 4 de Octubre
    Cubierto11°   16°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Cómo tener un buen debut sexual

El Dr K dice que el desconocimiento es la vedette de las primeras veces y que eso podría causar angustia. Vera Killer cuenta la suya.

Por Juan Carlos Kusnetzoff
Email This Page
Nela & Boris at Lighthouse Point complex - Collingwood, Ontario (August 2nd, 2008)

A diferencia de lo que el mito popular cuenta, o desea, la primera vez sexual suele ser una experiencia angustiosa. Y lo es, juntamente, porque se ignoran muchas cosas sobre el tema. ¿Habrá erección? ¿Podré tener orgasmo? ¿Me dolerá? ¿Y si eyaculo muy rápido? ¿Será tolerante con mi inexperiencia? ¿Podré tener una segunda vez?
Las preguntas que se hacen los chicos y las chicas son muchas y acá enumeré sólo algunas. El parlamento en las cabezas púberes o adolescentes antes de perder la virginidad es un remolino. ¿Cuánto tiempo tiene que durar? ¿Nos tenemos que sacar toda la ropa? ¿Quién desnuda a quién? ¿Me dirá que no le gusta? ¿Podré decirle lo que me gusta? ¿Qué me gusta?

El desconocimiento es la vedette de las primeras veces. En plural, sí, porque el inicio sexual no implica sólo el día del debut: es el tiempo que lleve tomar confianza.

En el 99 por ciento de los casos, en los inicios todo falla. La erección no sucede, hay dolor, la eyaculación es rápida, hay torpeza. El desconocimiento anatómico y las inseguridades de cada uno llevan las riendas del asunto. La experiencia nunca es como lo comentan otros ni como lo imaginado o visto en una película (sea romántica o pornográfica). Si esa diferencia ocupa la cabeza, aparece la angustia y el pensamiento obsesivo, que no colabora con los que emprenden su vida sexual.

Por un lado, cada experiencia es única. Pero por otro, cada uno cree que sólo a él o a ella le sucede esto y que nunca jamás a otros les ha sucedido algo así. Sin embargo, eso es lo que sentimos todos en nuestras primeras veces.
Ahora que somos adultos miramos para atrás, hacia el pasado, y una sonrisa leve, nostalgiosa y cómplice, se repite como diciendo “¡pero no sabíamos nada!”. Y así fue. Lo divertido y saludable fue ir aprendiéndolo.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario

Columnistas
Diario Z
Médico sexólogo clínico. Director del Programa de Sexología Clínica del Hospital de Clínicas. Jefe de Cátedra Libre Sexología Clínica.