Tiempo en Capital Federal

27° Max 18° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 51%
Viento: Nordeste 27km/h
  • Sábado 28 de Noviembre
    Cubierto con llovizna21°   29°
  • Domingo 29 de Noviembre
    Parcialmente nuboso con lluvias21°   32°
  • Lunes 30 de Noviembre
    Cubierto con lluvias16°   22°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Cómo se reforzarán los equipos para el próximo torneo

Todos los clubes quieren reforzar los equipos con nuevas figuras pero el dinero no abunda.

Por Alejandro Fabbri
Email This Page
brujita Brujita Verón

Arancó la pretemporada y todavía no despegaron las ilusiones de los hinchas que quieren ver a sus equipos en la pelea por un nuevo título. Es que a las limitaciones que imponen las leyes del fútbol argentino, se agrega la falta de dinero para incorporar figuras que convoquen. Se sabe que cada club puede traer dos nuevos jugadores, pero todavía las negociaciones son mínimas.

River hizo los deberes rápidamente: reincorporó a Fernando Cavenaghi, quien había dicho que volvería cuando Passarella dejara la presidencia del club. Conservó a Teo Gutiérrez y aún no se sabe si podrá traer algún otro refuerzo. Suena a poco, tomando en cuenta la pésima campaña del último torneo Inicial. La nueva dirigencia optó por mantener a Ramón Díaz, pero le marcó límites al ubicar a Enzo Francescoli con un cargo de poder equivalente.

Los hinchas millonarios creen que con el cambio de directivos, más el regreso de Cavenaghi y el soplo de pasión que le brindan los ídolos ocupando tareas en el club (Francescoli, Alonso, Fillol, Amadeo Carrizo) puede alcanzar para pelear un título. Deberían pensar que esos cracks no juegan más, que River está en terapia intensiva por la gigantesca deuda que dejó el Gran Capitán y porque el equipo mostró no ser más que casi nadie en el último campeonato.

San Lorenzo vive una mezcla de alivio, alegría y preocupación al mismo tiempo. Un combo raro, pero real. El alivio es porque finalmente ganó el torneo por el que tanto luchó. La alegría la generó ese título, la vuelta a la Copa Libertadores y lo que siempre significa ser el primero en algo. Especialmente en la Argentina, país resultadista si los hay últimamente.

La dirigencia que encabezan Lammens y Tinelli resolvió rápidamente el abrupto adiós que dio Juan Pizzi viajando a Valencia para hacerse cargo de un nuevo desafío y trajo a Edgardo Bauza, con una experiencia aun mayor que el técnico campeón, poco habituado a las presiones irracionales que se viven en el fútbol argentino. Con Correa y con Mercier ratificados, el club de Boedo está negociando la llegada de Nicolás Blandi y algo más, seguramente. La prioridad es la Copa, todos acuerdan en lo mismo.

Carlos Bianchi vivió su peor ciclo desde que regresó a Boca. Malos resultados, defensas flojísimas, errores en las cuestiones tácticas, cadena impresionante de lesionados, todo confluyó para un año horrible, algo inusual en las dos últimas décadas auriazules. La gestión del presidente Angelici tambalea en el favor de los socios si en este primer semestre no se consigue algo. Léase un título. Boca aspira a ser el vencedor del Final 2014 y las compras han sido módicas, pensando en reforzar su talón de Aquiles, la defensa.

Llegaron el lateral derecho Hernán Grana y el zaguero Juan Forlín. No son cracks, son dos correctos futbolistas que reforzarán un sector mal defendido y muy vulnerable. Las dos grandes incógnitas son Fernando Gago y Juan Román Riquelme. Las lesiones los han marginado demasiados partidos y se verá si llegan en condiciones. Gago –sobrevalorado por la crítica de los medios audiovisuales– hizo mucho menos de lo esperado y completó, con su primer semestre en Vélez, un año muy flojo. Riquelme no rindió casi nunca, pero sus intermitencias tienen que ver con la edad, que le pasa factura, además de la falta de entendimiento con sus compañeros. No por culpa suya, precisamente.

Lanús sobresale del resto porque conservó su plantel y busca alguna figura para darle un poco más de potencialidad. Vélez también, pero ya sin Ricardo Gareca y con el interrogante que plantea el debutante José Oscar Flores, hombre de la casa. Belgrano seguirá con su coherencia y la apuesta a algunos juveniles, lo mismo que Estudiantes de La Plata, que se aseguró por seis meses más a Sebastián Verón.

Racing salió del infierno con ‘Mostaza’ Merlo y no quiere volver a padecer. La dirigencia no atina a encontrar refuerzos potables, el técnico es exigente y no parece sencillo que aparezcan los nombres pretendidos por la elemental falta de dinero. Quizás las ilusiones enciendan a los que hinchan por Argentinos Juniors, porque Claudio Borghi es Gardel allí y nadie puede dejar de creer en su capacidad para poner al cuadro de La Paternal bien arriba, aunque el objetivo sea salvarlo del descenso. Newell’s sigue confiando en Berti y Central en Miguelito Russo.

Hay varios enigmas: ¿Podrá el desconocido Jorge Almirón darle nueva forma a Godoy Cruz, que está acechado por el bajo promedio? ¿Habrá manera de que All Boys reemplace a su artillero Mauro Matos? ¿Colón está descendido por su pésima gestión dirigencial de los últimos años y el desguace de su plantel o todavía tiene tiempo de salvarse?

Todo se conocerá desde febrero. Mientras tanto, los torneos de verano son un aperitivo menor, casi intrascendente.

DZ / fs

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario

Columnistas
Diario Z
Enrique Alejandro Fabbri (Caballito, Argentina, 1956) es un periodista deportivo especializado en fútbol, de larga trayectoria en los medios especialmente en la TV. Es uno de los periodistas con...